Obesidad en infantes y adolescentes, a propósito del Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad y el Sobrepeso

Obesidad en infantes y adolescentes, a propósito del Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad y el Sobrepeso

El próximo 24 de septiembre se decretó en el país, por decisión del Gobierno Nacional, el Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad y el Sobrepeso.

El próximo 24 de septiembre se decretó en el país, por decisión del Gobierno Nacional, el Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad y el Sobrepeso, determinación que se adoptó el año pasado como estrategia para promover una alimentación balanceada y saludable dados los altos índices que esta enfermedad presenta el Colombia y en el mundo, situación que afecta las condiciones normales de salud y la calidad de vida de miles de personas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad ha dejado de ser una epidemia para convertirse en una "pandemia", es decir, es una "enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región", y los niños son entre todos, los más vulnerables; tanto es así, que la obesidad infantil es hoy en día una auténtica crisis para la salud pública.

En la actualidad, uno de cada dos colombianos adultos sufre de exceso de peso, y uno entre seis niños y jóvenes también lo padecen, datos que arrojó una encuesta realizada en el año 2010; una comparación de los datos de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de los últimos cinco años comprueba que la obesidad mórbida, exclusivamente en el rango de 15 a 45 años de edad, aumentó a nivel nacional de 0,7 a 1%.

Frente a las actuales estadísticas sobre esta patología, tanto en el mundo, como en el país, es necesario afrontar su prevención desde la más tierna infancia.

La obesidad y el sobrepeso en los niños, niñas y jóvenes es una situación que compete tanto a las familias, como a los establecimientos educativos, ya que en estos lugares los estudiantes pasan más de 8 horas diarias de su vida activa, y muchos de ellos reciben alimentación escolar.

Por esta razón, es fundamental reflexionar sobre los hábitos alimenticios que se promueven, tanto en el hogar como en los jardines infantiles y colegios colombianos, para así generar estrategias claras que permitan a las instituciones prevenir y contrarrestar los efectos del sobrepeso en infantes y adolescentes.

¿Qué son el sobrepeso y la obesidad infantil?

Según la OMS, el sobrepeso y la obesidad se definen como "una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud"; los niveles de acumulación se deben medir, para determinar si existe o no la condición.

Sin embargo, resulta difícil encontrar una forma simple de medir el sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes, porque su organismo sufre una serie de cambios fisiológicos a medida que van creciendo. Lo recomendado es tomar como pauta de medida los patrones de crecimiento infantil de la OMS, tanto para los infantes, de 0 a 5 años, como para los niños, niñas y jóvenes de los 5 a los 19 años.

¿Qué causa la obesidad infantil?

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad infantiles es el desequilibrio entre el consumo de calorías y el gasto calórico. Además, el aumento mundial del sobrepeso y la obesidad infantil se atribuye a variados factores, tales como:

  • El cambio dietético global que se ha proyectado al consumo de alimentos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros nutrientes saludables.
  • La tendencia a la disminución de la actividad física debido, por un lado al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas, y por el otro, al cambio de la forma de llegar a los diferentes sitios relacionados con la creciente urbanización.

Además, la OMS reconoce que el crecimiento de la obesidad infantil se debe a cambios sociales y se asocia especialmente a la dieta desbalanceada, pero cada vez más la situación se relaciona con el desarrollo social y económico mundial y las políticas en materia de agricultura, educación, y procesamiento, distribución y comercialización de los alimentos.

Si bien es cierto, los niños y adolescentes no pueden elegir el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen sí se puede prevenir esta enfermedad al desarrollar hábitos que favorezcan alcanzar un equilibrio calórico que se mantenga a lo largo de toda la vida, y atendiendo a recomendaciones como:

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Reducir el consumo de grasas y sustituir las saturadas, de origen animal, por las insaturadas, vegetales, aceite de oliva, pescado.
  • Reducir el consumo de azúcares, sobre todo los procesados.
  • Mantener la actividad física a intensidad moderada o vigorosa, adecuada para la fase de desarrollo e introducir actividades diversas que ayuden a eliminar las grasas.

¿Por qué se desarrolla la obesidad en los adolescentes?

Un aspecto que incide generalmente en el desarrollo del sobrepeso en los adolescentes que puede repercutir en obesidad se relaciona con los estilos de vida familiar enmarcados, o bien por el sedentarismo o al frecuentar permanentemente restaurantes de "comidas rápidas".

El sobrepeso en los adolescentes genera no solo desajustes en la salud, sino que ocasiona resultados adversos a nivel psicosocial que generalmente se presentan en los ambientes educativos o en los entornos residenciales, como el "matoneo", la discriminación o exclusión de actividades físicas.

Es importante recordar que los adultos son los responsables de promover las comidas saludables, y desde el entorno familiar son ellos los llamados a valorar el aspecto saludable y nutricional de los alimentos y a compartir estos conocimientos; promover horarios familiares, consumir las mismas provisiones que se les ofrece a los adolescentes y no comprar alimentos poco saludables. Es decir, en palabras del compositor Gustav Mahler, (1860-1911), "No hay más que una educación, y es el ejemplo".

Recomendaciones para una dieta balanceada en familia

  • Enfatizar el desayuno como comida importante en la rutina diaria.
  • Servir porciones adecuadas al sexo y la edad.
  • Variar el color, la forma y el sabor de los alimentos preparados y servidos en el hogar.
  • Cambiar la modalidad de cocción de los alimentos, evitando las frituras.
  • Prescindir de bebidas azucaradas procesadas (jugos envasados, refrescos, gaseosa), tanto en las comidas como fuera de ellas.
  • Evitar incorporar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Excluir golosinas y postres como alimentos para situaciones especiales.
  • No utilizar los alimentos como respuesta o premio ante cualquier requerimiento del adolescente.
  • No premiar con comestibles no saludables, (caramelos, galletas, etc.) el consumo de comidas saludables o el acto mismo de alimentarse.
  • Evitar el televisor, la computadora y los celulares a la hora de comer.
  • Asegurar un espacio de tranquilidad a la hora de las comidas.
  • Promover el mayor número posible de comidas en familia.

Al igual que el entorno familiar, el ambiente escolar hace parte del contexto para la promoción de una dieta balanceada. Por esta razón, los establecimientos educativos están en la obligación de fomentar la prevención de la obesidad y el sobrepeso, además de dar cumplimiento a la Ley 1355 de 2009.

La Ley 1355 fue promulgada, ya que, en la mayoría de colegios privados y públicos, los estudiantes tienen acceso al almuerzo y a los refrigerios que se venden en la tienda escolar. En este sentido, la política nacional, a través de esta ley ha establecido en el artículo 11º, que los colegios deben implementar estrategias tendientes a:

  • propiciar ambientes escolares que ofrezcan alimentación balanceada y saludable
  • contar con el apoyo de las empresas de alimentos para el desarrollo de estas acciones
  • fomentar la toma de decisiones adecuadas, las cuales permitan a los estudiantes cualificar sus hábitos de vida
  • estimular la actividad física, la recreación y el deporte como acciones que previenen el sedentarismo y las adicciones

Por tanto, un adecuado plan alimenticio, desde el contexto escolar, el cual garantice calidad y frecuencia en la disponibilidad de frutas, verduras, carne, pescado o pollo; frutas, quesos y hortalizas, diariamente acompañado de actividades que impliquen ejercicio físico fomentan los hábitos de vida saludables que influyen en un eficiente equilibrio entre la salud y la educación.

Por las anteriores reflexiones, la Ley 1355 establece el 24 de septiembre como el Día Nacional de Lucha contra la Obesidad y el Sobrepeso, y en las instituciones escolares éste debe relacionarse con la Semana de hábitos de vida saludable.

ENLACES SUGERIDOS

Ley 1355 de 2009 - Estrategias para promover una Alimentación Balanceada y Saludable

Semana de hábitos de vida saludable. Día nacional de lucha contra la obesidad y el sobrepeso. Ministerio de Salud y Protección Social.

Hábitos de alimentación y estilos de vida saludable. Cartilla ICBF

El papel de la escuela. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud. OMS

Diez consejos para prevenir la obesidad infantil

Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud

Obesidad en niños y adolescentes

14/03/2016 16:03

Obesidad en infantes y adolescentes, a propósito del Día Nacional de la Lucha contra la Obesidad y el Sobrepeso

destacados

Universidades de Paz
Baligrafo
Transparencia y acceso a la información pública
Convocatorias y Concursos