Contenido principal

El Espectador: El 2020, año de retos y oportunidades para la educación

El Espectador: El 2020, año de retos y oportunidades

La pandemia trajo consigo retos en diferentes aspectos de la sociedad colombiana. Asegurar la formación desde la primera infancia en todo el país fue y será la premisa sobre la que trabaja el Gobierno Nacional.


El 2020 bien podría ser catalogado como uno de los años con más retos. La pandemia impactó en las dinámicas económicas, sociales y el desarrollo de actividades que confluyen, por ejemplo, en el sector con mayor presupuesto en el país: el educativo, con 47,3 billones de pesos.

Innovar y flexibilizar el sistema educativo, en el que interactúan los profesores, estudiantes y sus familias, así como las áreas administrativas y la infraestructura, fueron las herramientas de las que dispuso el Ministerio de Educación para hacer que la educación no se detuviera y evitar así la deserción.

Vale la pena mencionar que el coronavirus y las medidas para evitar su propagación llegaron en medio de grandes retos en el sistema, como cierre de brechas entre lo urbano y lo rural, mejoras en ambientes de aprendizaje, fortalecimiento del Programa de Alimentación Escolar - PAE y el desarrollo de competencias socioemocionales, entre otros aspectos.

Para garantizar la educación

Por medio de reformas normativas, el Gobierno Nacional fomentó la adecuación del proceso educativo en casa, el calendario escolar se flexibilizó, el sistema de evaluación estatal fue ajustado, se creó el Fondo Solidario para la Educación y, entre otras iniciativas, fueron generados diversos apoyos financieros dirigidos tanto a estudiantes como a las instituciones, bajo la premisa de garantizar el derecho educativo.

La innovación, adaptación y el uso tecnologías de la información y las comunicaciones han jugado un papel importante en la pandemia. El uso de diferentes herramientas se convirtió en un aliado de niños y adolescentes, con estrategias como las guías impresas, el préstamo de libros y material pedagógico, herramientas como el portal Aprender Digital: Contenidos para todos, donde se encuentran más de 80.000 contenidos académicos, y la alianza "Mi Señal", con doce horas diarias en televisión con contenidos educativos en canales de televisión regionales y más de 1.200 emisoras comunitarias, enfocadas en la ruralidad. Todo esto facilitó el acceso en todo el país.

Tal es el impacto de estas iniciativas, que el programa "Tu profe en casa", en donde los maestros orientan con ejercicios pedagógicos a los estudiantes que no tienen acceso a internet, estuvo nominado en la categoría de Estrategia de accesibilidad, en los Premios TAL, uno de los galardones con mayor prestigio de la televisión pública en el continente y al que la ministra de Educación, María Victoria Angulo, resaltó como "un material de apoyo y referencia para las actividades de los docentes en tiempos de pandemia".

Con las escuelas cerradas y las aulas vacías, los hogares se transformaron en nuevos centros de estudio y las familias se consolidaron como un eje fundamental en la educación de niños y adolescentes. Fue así como la Alianza Familia Escuela se propuso consolidar acciones de colaboración y apoyo mutuo entre las escuelas y las familias, y el proyecto "¡Juntos en Casa lo Lograremos Bien" garantizó los procesos de aprendizajes en zonas rurales.

Acciones que facilitan los procesos

La tecnología, los complementos alimenticios y las asistencias financieras son estrategias que fomentan la permanencia de los estudiantes en el sistema educativo y permitieron que durante la emergencia sanitaria la educación en Colombia fuese y siga siendo una realidad. Las acciones adoptadas abarcan todos los niveles académicos e impactan en tres partes fundamentales de la sociedad: familias, estudiantes y docentes.

El modelo de "PAE en casa" dispuso de mayores recursos para garantizar el complemento alimenticio en tiempos de pandemia, beneficiando a más de cinco millones y medio de niños y jóvenes en el país, a través de tres modalidades: ración industrializada, ración para preparar en casa o bono canjeable por alimentos.

Un aporte para incentivar la continuidad en los estudios de educación superior y permitir que más estudiantes continúen su formación fue la creación del Fondo Solidario para la Educación, que dispuso de recursos que permitieron beneficiar a 57.776 familias mediante créditos condonables para el pago de pensiones en jardines y colegios privados, se beneficiaron 111.979 jóvenes mediante el plan de alivios del Icetex, más de 6.466 jóvenes recibieron créditos condonables para matrícula o sostenimiento en instituciones de educación para el trabajo y el desarrollo humano, y 661.000 jóvenes de educación superior recibieron el auxilio para el pago de su matrícula.

Avanzar por medio de la alternancia

La educación tiene el desafío de lograr mayores momentos de presencialidad que son básicos en el desarrollo integral de niños, niñas y jóvenes, desde la primera infancia hasta la educación superior, bajo el esquema de alternancia. Este modelo resignifica el espacio educativo integrando el trabajo en casa y la presencialidad, y al mismo tiempo incorpora principios de cuidado, autocuidado y bioseguridad.

El modelo alternancia combina clases presenciales con trabajo académico en casa. Esto quiere decir que los estudiantes van unos días al colegio a recibir clases y otros días las toman desde sus hogares, cumpliendo las medidas sanitarias para garantizar el bienestar de estudiantes, docentes, directivas y administrativos.

Ya se han destinado recursos que permiten la implementación de la alternancia a las secretarías de Educación. Es así como el ministerio asignó recursos adicionales $400.000 millones del Fondo de Mitigación de Emergencias - FOME, y realizó un primer giro que permite continuar con los procesos de aprendizaje y hacer un regreso a las aulas gradual, progresivo y seguro, siguiendo los protocolos de bioseguridad.

A la fecha, 50 Entidades Territoriales Certificadas en Educación del país avanzan en procesos de alternancia (52 % de las 96 existentes). Es así como 24 departamentos y Bogotá ya cuentan con procesos de alternancia, lo que equivale al 75 % del territorio nacional, y ya todas las Secretarías de Educación del país presentaron lo que será el Plan de Alternancia 2021 y cuentan con los recursos para cumplir con los protocolos de bioseguridad.

"Iniciar el proceso de alternancia es voluntario. Las autoridades locales empezamos a recibir los protocolos de bioseguridad de las instituciones oficiales. Con expertos resolvimos las dudas de los padres de familia, docentes y directivos… Yo creo que eso es primordial, porque cuando este tema se hizo público, muchos se imaginaban que los niños debían asistir con trajes médicos, cuando lo cierto es que es un tema de concientización del autocuidado, materiales de bioseguridad y distanciamiento", afirma sobre su experiencia Alexandra Peláez Botero, secretaria de Educación de Antioquia.

Por su parte, Adela Silva, secretaria de Educación de Piedecuesta (Santander), afirma que la alternancia fomenta momentos de interacción presencial, que son básicos en el desarrollo integral de los niños y jóvenes, algo que "le da importancia a esta estrategia". Del mismo modo, resaltó la relevancia de seguir los lineamientos para fortalecer el modelo y garantizar el bienestar de los estudiantes, maestros, instituciones y las familias. A la vez indicó que el reto para el 2021 son los aprendizajes y de competencias socioemocionales.

De la transición a un nuevo futuro

La pandemia generó desafíos y oportunidades en el sector educativo. Las iniciativas tomadas por el Ministerio son respuesta a la coyuntura que afronta gran parte del mundo y generan expectativa respecto al futuro de la educación en el país.

Se ha evidenciado la necesidad de hacer mejoramientos a las infraestructuras educativas con especial énfasis en zonas rurales. Por eso el Ministerio de Educación tiene actualmente 668 proyectos que se encuentran en curso en todos los departamentos del país, con una inversión de más de $191 mil millones.

Asimismo, avanzar en conectividad como factor de equidad fue otra de las prioridades para el Gobierno Nacional. Por ello, el Ministerio de las Tecnologías de Información y Comunicaciones está redoblando esfuerzos para avanzar a nivel regional tanto en conectividad, lo que permitirá llegar a 2022 conexión en 10.000 escuelas rurales, así como en la entrega de dispositivos digitales, lo que contribuye también al cierre de brechas.

Del mismo modo, se desarrollaron actividades como las Pruebas de Estado virtuales y otras medidas de aprendizaje que adoptan medios digitales en los procesos de evaluación y estudio.

"Las acciones del sector están concentradas en promover y proteger el derecho a la educación de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, y en favorecer trayectorias educativas completas a partir del reconocimiento de las condiciones de los hogares y la flexibilización de los planes de estudios, acompañar a los maestros y directivos para liderar todos estos procesos, avanzar en integrar a la agenda educativa el trabajo en materia socioemocional y, a través del sistema Evaluar para Avanzar diseñado en conjunto con el ICFES y de muchas de las estrategias en calidad, avanzar en cerrar las brechas de aprendizajes", indicó la ministra de Educación María Victoria Angulo.

Es por esto por lo que durante este año se han evaluado a más de 900 mil personas en todos los rincones del país, de las cuales cerca de 154 mil presentaron la prueba Saber TyT, de manera electrónica, 660 mil estudiantes realizaron las pruebas Saber 11 de manera presencial.

Para el próximo año, el sector educativo desde la educación inicial y hasta la educación superior ofrecerá condiciones seguras y adecuadas para que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes puedan asistir y participar de sus clases presenciales, combinadas con trabajo académico en casa bajo el modelo de alternancia, para lo cual tomarán los aprendizajes y experiencias del retorno gradual y progresivo que se han implementado desde el presente año.

Sin duda, 2020 fue un año de enseñanzas para todos los sectores. Muchas de ellas se verán en los años venideros, donde se resaltará el trabajo en equipo entre el Gobierno Nacional, los entes territoriales, los docentes, estudiantes y familias, acompañadas de nuevas metodologías que permiten llegar con educación a todas las regiones del país.


https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/el-2020-ano-de-retos-y-oportunidades-para-la-educacion/

El Espectador: El 2020, año de retos y oportunidades