Contenido principal

Tasa de analfabetismo en Colombia a la baja

08 de septiembre de 2018

Algunos datos en el Día Internacional de la Alfabetización, este 8 de septiembre: En 53 años se bajó esa tasa en 21,86 puntos porcentuales.

  • Actualmente, las ETC con los indicadores más altos son Arauca, Chocó. Maicao, Magangué, Tumaco, Uribia, Vichada y Vaupés, entre otras.
  • El Ministerio de Educación Nacional trabaja actualmente con dos modelos educativos flexibles para adultos. Este año la meta es beneficiar con estos programas a cerca de 38 mil personas.

Bogotá, septiembre 8 de 2018. Los esfuerzos que ha hecho Colombia para disminuir la tasa de analfabetismo arrojan sustanciales resultados, al pasar de 27,1 por ciento en 1964 a 5,24 en 2017, es decir, una reducción de 21,86 puntos porcentuales en ese lapso.

Según la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), la tasa de analfabetismo registrada el año pasado es de 5,24% lo que equivale a 1.857.000 colombianos; según el Censo Nacional Agropecuario de 2014, el 12,6% de la población de la zona rural es analfabeta.

Este sábado, 8 de septiembre, conmemoramos el Día Internacional de la Alfabetización, con el objetivo de unir a todos y cada uno de los colombianos frente al propósito común de eliminar el analfabetismo en nuestro país. 

En los últimos años, hemos avanzado, de forma conjunta con las Secretarías de Educación y con el esfuerzo y perseverancia de los participantes, en alfabetizar cerca de 700.000 personas.

Los mayores retos de reducción del analfabetismo se concentran en las zonas rurales y rurales dispersas que reportan en el Censo Nacional Agropecuario del 2014, una tasa del 12,6%. Así mismo, las cinco Entidades Territoriales Certificadas en Educación (ETC) con más altas tasas de analfabetismo para población mayor de 15 años, según el censo 2005, son Uribia, Maicao, Sahagún, Lorica, Magangué.

Los modelos de alfabetización se desarrollan para hacer la atención a los adultos lo suficientemente flexible, de tal manera que se puedan adaptar a su disponibilidad de tiempo. Adicional a esto, se procura que el proceso de alfabetización vaya mucho más allá del simple saber leer y escribir, y aprender las operaciones básicas matemáticas y logren un desarrollo integral. 

La educación para adultos nos moviliza y enruta hacia un mejor país, superar las brechas en alfabetización es un compromiso de todos y mejora sustancialmente el acceso a las oportunidades de desarrollo integral de las poblaciones, generan un retorno social y apuntan al bienestar común.