logo Mineducación, Ministerio de Educación Nacional - República de Colombia

Mapa del sitio
 
Facebook   Google+   Twitter   Youtube   RSS   Cvne
Inicio Ministerio La Ministra Normatividad Primera infancia Preescolar, Básica y Media Educación Superior Educación para el trabajo Atención al Ciudadano
 
Buscar
Buscar
Secciones
Isabel Fernandes C. (*)
Fortalezas y dificultades de los estudiantes de básica según sus desempeños en saber 2009

Uno de los resultados más interesantes de SABER 2009 desde el punto de vista pedagógico, son los niveles de desempeño alcanzados en cada una de las pruebas. Las descripciones de cada nivel corresponden a afirmaciones sobre lo que los estudiantes saben y saben hacer y están íntimamente relacionadas con los estándares básicos de competencias definidos por el Ministerio de Educación Nacional. Es por ello, que el análisis de los porcentajes de estudiantes ubicados en cada nivel de desempeño debe referirse necesariamente a estas descripciones y vincularse a lo esperado desde el punto de vista de la formación en cada área.

Una buena evaluación debe sustentarse en instrumentos con alto grado de validez, de manera que puedan establecer con precisión qué saben y saben hacer los estudiantes. En concordancia con ello, las pruebas aplicadas en SABER 2009 se estructuraron bajo la metodología conocida como diseño de especificaciones basado en el modelo de evidencias, que consiste en un proceso que parte de la identificación de las competencias que serán evaluadas y llega hasta la definición de las preguntas, de forma tal que éstas se constituyen en las evidencias de los conocimientos, habilidades o capacidades que se miden. En todos los momentos de este proceso participaron docentes en ejercicio y expertos en evaluación.

En términos generales, una prueba está compuesta por preguntas con distintos grados de complejidad y dificultad. Cada pregunta demanda ciertas competencias del estudiante para resolverlas, las cuales están descritas en términos de acciones cognitivas y dominios conceptuales, según el área a la que correspondan. El grado de complejidad de la pregunta y de la competencia requerida para resolverla determina el nivel de desempeño. Es por eso que cada nivel está asociado con un aspecto cognitivo y uno del dominio evaluado. En SABER 2009 se establecieron cuatro niveles de desempeño: avanzado, satisfactorio, mínimo e insuficiente. Estos niveles tienen tres características:

Son globales, pues están definidos para la prueba total y no para competencias y componentes específicos.

Son jerárquicos, porque tienen complejidad creciente. Por tanto, el nivel avanzado es más complejo que el satisfactorio y, a su vez, este último es más complejo que el mínimo.

Son inclusivos, porque para ubicarse en un nivel determinado es necesario superar los niveles precedentes.

Lo que puede hacer un estudiante situado en un determinado nivel de desempeño varía según el área y el grado evaluado; no obstante, se parte de una descripción general de los cuatro niveles que se presenta en la Tabla 1 .

Los siguientes apartados presentan los resultados nacionales de SABER 2009, en cuanto a porcentajes de estudiantes ubicados en cada uno de los niveles de desempeño definidos para cada área y grado. Estos resultados fueron obtenidos del operativo muestral realizado bajo la supervisión del ICFES, que se llevó a cabo paralelamente al censal. Consistió en la aplicación de las mismas pruebas a una muestra probabilística de estudiantes, conformada por cerca de 102 mil de 5° grado y un poco más de 87 mil de 9°, de ambos calendarios académicos. Estos resultados difieren levemente de los que fueron estimados a partir del operativo censal, puesto que una aplicación controlada propicia las condiciones para minimizar los sesgos y errores de medición en los que naturalmente se incurre cuando una aplicación no es controlada.

Los aprendizajes en lenguaje

Tanto en 5° como en 9° casi la mitad de los estudiantes (43%) quedó en el nivel mínimo de desempeño. El nivel satisfactorio fue alcanzado por el 26% en 5° y el 36% en 9°. En el avanzado se encuentran el 9% de los alumnos de 5° y el 4% de los de 9°. Alrededor de la quinta parte de los estudiantes de ambos grados no alcanzó el nivel mínimo ( Gráficos 1 y 2 ).

Los estudiantes de 5° tienen facilidad para deducir el significado de las palabras, inferir información global o local del texto para elaborar resúmenes y sacar conclusiones, e identificar en el texto las acciones, el tiempo y el espacio donde se desarrollan las situaciones y lo que les ocurre a los personajes. En contraposición, las tareas más complejas se relacionan con identificar la función que cumplen las partes del texto y los signos de puntuación, inferir la intencionalidad del texto y evaluar la pertinencia de su contenido en relación con su posible lector.

A su vez, en 9° las tareas de menor dificultad se refieren a dar cuenta de elementos explícitos que pueden ser extraídos del texto a partir de una lectura superficial, evidenciar la intencionalidad del texto, identificar los significados de palabras o frases, descripciones, explicaciones y relaciones espaciales, temporales, de causalidad y semejanza. En cambio, las de mayor complejidad corresponden a la comprensión de la función de los elementos lingüísticos que aportan a la coherencia y cohesión de los textos y la construcción de hipótesis a partir de la información contenida en los mismos.

No hay diferencias sustanciales entre los resultados alcanzados por niños y niñas; sin embargo, en ambos grados hay un menor porcentaje de mujeres en el nivel insuficiente (18% frente a 23% entre los niños en 5°, y 15% y 20%, respectivamente, en 9°) y son más elevadas las proporciones de mujeres en los niveles satisfactorio y avanzado (38% contra 33% en 5°, y 42° y 38% en 9°).

En general, los resultados de los estudiantes que asisten a colegios privados, donde la mayoría tiene condiciones socioeconómicas más favorables, son mejores que los de quienes lo hacen en establecimientos oficiales. A su vez, entre los oficiales, los desempeños de los que están ubicados en las zonas urbanas superan a los de las rurales, que es donde se concentra la mayor proporción de alumnos en peor situación económica. Este patrón se presenta en las tres áreas y en ambos grados evaluados.

Mientras que en las instituciones oficiales urbanas el 34% (5°) y el 37% (9°) se ubicaron en niveles satisfactorio y avanzado, en los rurales estos porcentajes bajan a 21% y 25%, respectivamente. En contraste, en los planteles rurales el 31% de los estudiantes de 5° y el 26% de los de 9° no demostraron los desempeños mínimos exigibles en el área, frente al 20% y 18% en los urbanos. ( Gráficos 1 y 2 ).

Los aprendizajes en matemáticas

En esta área se observan las mayores debilidades en lo que a resultados se refiere, pues el 44% de los alumnos de 5° y el 26% de los de 9° se ubicaron en el nivel insuficiente, y sólo el 25% (5°) y el 22% (9°) cumplen o superan los requerimientos establecidos ( Gráficos 3 y 4 ). Esta situación debe ser tenida en cuenta al momento de diseñar estrategias de mejoramiento, las cuales deberán poner un marcado énfasis en esta área, especialmente en básica primaria, a fin de avanzar hacia más y mejores aprendizajes.

En 5° las tareas que los estudiantes acometen con mayor facilidad son aquellas relativas a resolver problemas, a partir de la información presentada en una o diferentes formas de representación extraídas de contextos cotidianos o de otras ciencias, interpretar y utilizar condiciones necesarias para solucionar problemas aditivos, calcular o usar la media aritmética y la moda en la solución de problemas e interpretar qué indican estas medidas acerca del conjunto de datos, reconocer la congruencia entre figuras planas, identificar las relaciones numéricas representadas con los signos =, > y <, y utilizarlos para referirse a la relación entre dos cantidades, identificar distintas maneras de representar una fracción y leer e interpretar información presentada en diagramas de barras o pictogramas.

Por su parte, las más complejas corresponden a reconocer la existencia de diferentes procedimientos para hallar el área de una figura plana o el volumen de un sólido, identificar propiedades y características de sólidos y figuras planas y completar la información necesaria para solucionar problemas aplicando propiedades de figuras planas o sólidos, realizar conjeturas acerca de la posibilidad de ocurrencia de eventos, identificar cuando un número es múltiplo o divisor de otro, describir la forma y características de un conjunto de datos y comparar conjuntos de datos relacionados en cuanto a su distribución, interpretar cualitativamente datos sobre situaciones del entorno escolar y seleccionar unidades estandarizadas o no convencionales apropiadas para diferentes mediciones.

En 9° las tareas más fáciles se refieren a construir argumentaciones formales y no formales sobre propiedades y relaciones de figuras planas, usar e interpretar medidas de tendencia central para analizar el comportamiento de un conjunto de datos y hacer inferencias, calcular la probabilidad de eventos simples, interpretar y utilizar conceptos de media, mediana y moda y explicitar sus diferencias en distribuciones diferentes, establecer relaciones entre propiedades de los gráficos y propiedades de las ecuaciones algebraicas, reconocer patrones en secuencias numéricas e identificar características de gráficos cartesianos en relación con la situación que representan.

En contraste, los estudiantes tienen dificultades para realizar las tareas en las que es necesario evaluar expresiones algebraicas y usarlas como forma de representar cambios numéricos (generalizaciones), observar y describir la variación de gráficos cartesianos que representan relaciones entre dos variables, utilizar las propiedades de la potenciación, radicación o logaritmación para solucionar un problema, usar de manera pertinente instrumentos y unidades para determinar medidas de superficies y volúmenes, describir características de objetos tridimensionales, justificar conclusiones sobre propiedades de las figuras planas y de sólidos utilizando ejemplos y contraejemplos, comparar el grado de posibilidad de dos o más eventos de un mismo espacio muestral a partir de sus valores de probabilidad y utilizar distintas técnicas de conteo para asignar probabilidad a eventos simples.

En 5° no se observan diferencias sustanciales por género, aunque es menor la proporción de niños ubicados en nivel insuficiente (42% frente a 45% de las niñas) y más alta la de los que alcanzan o superan el nivel satisfactorio (28% contra 23%). En 9° las brechas son amplias y favorecen a los hombres: mientras el 28% alcanza o supera el nivel satisfactorio, sólo el 17% de mujeres lo hace. Además, en el nivel insuficiente estas proporciones son 21% y 30%, respectivamente.

Son significativas las diferencias entre colegios privados y oficiales. En matemáticas, 5°, el 43% de los estudiantes de planteles oficiales urbanos y el 60% de los de instituciones rurales se situaron en el nivel insuficiente y sólo el 24% y el 12%, respectivamente, lograron o superaron el nivel satisfactorio. En 9° las brechas también son preocupantes: el 21% de los estudiantes de los colegios oficiales urbanos y 38% en los rurales están en nivel insuficiente, y cerca de la mitad solamente alcanzó el nivel mínimo ( Gráficos 3 y 4 ).

Los aprendizajes en ciencias naturales

En ciencias naturales, un poco más de la mitad de los estudiantes de ambos grados se ubicó en el nivel mínimo; en 5° el 26% y en 9° el 30% logró cumplir o superar los requerimientos del área. De manera similar a lo observado en lenguaje, cerca de la quinta parte no demuestra los desempeños mínimos definidos ( Gráficos 5 y 6 ).

Las tareas que los estudiantes de 5° resuelven con mayor facilidad son aquellas relacionadas con inferir cuál es el criterio relevante para clasificar un grupo de plantas o de animales, elegir y utilizar instrumentos adecuados para reunir datos, diferenciar algunos tipos de ecosistemas e interpretar y sintetizar datos representados en textos, gráficos, dibujos, diagramas o tablas, elaborar explicaciones para ciertos fenómenos empleando el lenguaje propio de las ciencias y predecir y dar razón del comportamiento de algunas sustancias frente a las variaciones de temperatura, identificar materiales a partir de sus propiedades, diferenciar los objetos creados por el hombre y elaborar explicaciones sobre su uso, analizar características ambientales del entorno, los peligros que lo amenazan y la manera de darles solución, identificar el tipo de energía que se requiere para poner en funcionamiento un aparato y valorar la importancia del sol, el aire puro y el agua potable para el mantenimiento de la salud.

Por otro lado, las tareas más complejas para este grado son las que requieren modular el paso de energía en una cadena alimenticia y reconocer el nivel que ocuparía cada animal en la cadena, relacionar un concepto con una característica, comportamiento o consecuencia observado en un ser vivo, identificar que la Tierra ha tenido cambios que han dado lugar a diferentes tipos de organismos a lo largo del tiempo y tomar decisiones sobre las necesidades de los organismos con base en los recursos del ecosistema, seleccionar máquinas simples para solucionar problemas cotidianos, determinar si los resultados derivados de una investigación son suficientes y pertinentes para sacar conclusiones en una situación dada, comprender la importancia de seguir las normas de seguridad en el manejo de plantas, animales, alimentos y otros elementos para mantener la salud propia y la de los demás, establecer relaciones entre el efecto invernadero, la lluvia ácida y el debilitamiento de la capa de ozono con la contaminación atmosférica, describir los cambios de clima para el desarrollo tecnológico y la utilidad y/o necesidad de diferentes aparatos eléctricos dependiendo del clima.

En 9° los estudiantes demuestran facilidad en actividades relativas a modelar el paso de energía en una cadena alimentaria, reconocer el nivel que ocuparía cada animal en la cadena, relacionar un concepto con una característica, comportamiento o consecuencia observado en un ser vivo, identificar que la Tierra ha tenido cambios que han dado lugar a diferentes tipos de organismos a lo largo del tiempo, tomar decisiones sobre las necesidades de los organismos con base en los recursos del ecosistema, seleccionar máquinas simples para solucionar problemas cotidianos, determinar si los resultados derivados de una investigación son suficientes y pertinentes para sacar conclusiones en una situación dada, identificar tipos de movimiento en seres vivos y las fuerzas que los producen, comprender las relaciones que existen entre las características macroscópicas y microscópicas de la materia y las propiedades físicas y químicas de las sustancias que la constituyen, describir la utilidad y/o necesidad de diferentes aparatos eléctricos dependiendo del clima, comprender la importancia de seguir las normas de seguridad en el manejo de plantas, animales, alimentos y otros elementos para mantener la salud propia y la de los demás, establecer relaciones entre el efecto invernadero, la lluvia ácida y el debilitamiento de la capa de ozono con la contaminación atmosférica y describir los cambios de clima para el desarrollo tecnológico.

En contraste, las mayores dificultades de los estudiantes de 9° se relacionan con explicar la importancia del paso de la energía para el mantenimiento de la vida, diseñar experimentos para dar respuesta a sus preguntas, comprender la estructura y función de la célula, el tejido, los órganos y sistemas y los diferentes niveles de organización en un ser vivo, identificar los elementos mediante los cuales se puede representar una fuerza y elaborar y proponer explicaciones para algunos fenómenos de la naturaleza basados en el conocimiento científico y en la evidencia de su propia investigación y la de otros, reconocer los recursos renovables y no renovables del entorno, su importancia, los peligros a los que están expuestos y sus usos en la obtención de energía y determinar la aplicación de las propiedades de la materia en procesos y productos industriales.

En 5° no se observan diferencias entre géneros, puesto que una proporción similar se ubica en los niveles satisfactorio y avanzado (27% niños y 25% niñas) y alrededor del 21% está en nivel insuficiente. Sin embargo, en 9° las diferencias favorecen a los varones, ya que el 34% logra o supera los desempeños esperados, frente al 26% de las niñas.

En los colegios oficiales rurales el 31% en 5° y el 24% en 9° están en el nivel insuficiente, cifras que contrastan con el 21% y el 18%, respectivamente, en las instituciones públicas urbanas, y con el 9% y el 8% en los colegios privados. También es marcada la diferencia entre quienes están en los niveles satisfactorio y avanzado: en las zonas rurales sólo el 16% en 5° y 9° el 18% en 9° lo logran, en tanto que en los planteles oficiales urbanos los porcentajes ascienden a 23% y 25% ( Gráficos 5 y 6 ).

(*) Subdirectora de Análisis y Divulgación, Instituto Colombiano de Evaluación de la Educación (ICFES), ifernandes@icfes.gov.co

Fortalezas y dificultades de los estudiantes de básica según sus desempeños en saber 2009
Página Principal
Altablero No. 55, FEBRERO - MARZO 2010
De Coyuntura
Fortalezas y dificultades de los estudiantes de básica según sus desempeños en saber 2009
ICFES: Mejor saber
Reflexión acerca de los "indicios de copia"
El peso de una evaluación
Saber, aprender y mejorar en los procesos educativos
El Plan Decenal 2006-2016 y los avances en evaluación
Colombia AprendeICFESAnticorrupcion HomeColombia es PasiónTextos EscolaresGobierno en LíneaComputadores para EducarAudiencias PúblicasCentro Virtual de NoticiasICETEX

Contáctenos . Línea gratuita fuera de Bogotá: 01 - 8000 - 910122. Línea gratuita Bogotá +57 (1) 2220206. Conmutador: +57 (1) 2222800. Fax: +57 (1) 2224953 . Chat de atención al ciudadano . Lunes a viernes de 8:30 a.m. a 9:30 a.m. Dirección Ministerio de Educación: Calle 43 No. 57 - 14. Centro Administrativo Nacional, CAN, Bogotá. Horario de atención: Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. NIT 899999001-7. Términos y condiciones de uso . Código Postal para la República de Colombia: 111321