logo Mineducación, Ministerio de Educación Nacional - República de Colombia

Mapa del sitio
 
Facebook   Google+   Twitter   Youtube   RSS   Cvne
Inicio Ministerio La Ministra Normatividad Primera infancia Preescolar, Básica y Media Educación Superior Educación para el trabajo Atención al Ciudadano
 
Buscar
Buscar
Secciones
Usar la evaluación en el aula para mejorar

¿Puede la evaluación subir los estándares? Investigación reciente ha mostrado que la respuesta a esta pregunta es un sí inequívoco.

La evaluación es una de las herramientas educativas más poderosas para promover el aprendizaje efectivo, pero debe usarse de manera adecuada. No hay evidencia de que aumentar la cantidad de pruebas lo reforzará; en lugar de ello, el foco debe estar en ayudar a que los profesores usen la evaluación como parte de la enseñanza y del aprendizaje, de tal modo que aumente los logros de los estudiantes.

Este artículo es sobre cómo se puede hacer esto, acerca de la necesidad urgente de examinar la política y práctica actuales a la luz de importante evidencia de investigación reciente que demuestra que la evaluación, como elemento regular del trabajo en el aula, contiene la clave para un mejor aprendizaje. Dichos trabajos nos dicen que éste es exitoso cuando los aprendices tienen la pertenencia de sus aprendizajes; cuando entienden las metas a las que están aspirando; cuando son motivados, de forma crucial, y poseen las habilidades para lograr el éxito. Estas son las características esenciales del aprendizaje efectivo en el día a día del aula, e ingredientes para que sea exitoso a lo largo de la vida.

Mucha práctica corriente en el aula es deficiente en cuanto a proporcionar evaluación para el aprendizaje. Debería hacerse una distinción clara entre la evaluación del aprendizaje para propósitos de calificaciones y reportes, la cual tiene sus propios y bien establecidos procedimientos, y la evaluación para el aprendizaje, que requiere prioridades diferentes, nuevos procedimientos y un nuevo compromiso. Aquella que se diseña explícitamente para promover el aprendizaje es la más poderosa herramienta que tenemos para, a un mismo tiempo, subir los estándares y empoderar aprendices a lo largo de la vida.

El valor que puede tener la evaluación en el proceso mencionado, como también para calificar el trabajo y registrar logros ha sido ampliamente reconocido. Es uno de sus varios roles, entre aquellos a los que se les ha dado relieve en el Currículo Nacional para Inglaterra y Gales y, en reformas paralelas, en Escocia e Irlanda del Norte. Su importancia ha sido reconocida en muchas declaraciones oficiales, como lo ilustran los siguientes ejemplos:

"A fin de subir los estándares de logro de cada uno de los estudiantes, se necesita, además, reconocer y desarrollar la decisiva contribución de la evaluación diaria del profesor para planear el avance durante toda una etapa clave". (Curriculum and Assessment Authority for Wales report to The Welsh Office, 1997).

"La evaluación debe ser un poderoso instrumento para el aprendizaje, no tan sólo una solución política para los problemas percibidos sobre los estándares y la rendición de cuentas". (Association of Teachers and Lecturers, Doing our Level Best, 1996).

El propósito de la evaluación es mejorar los estándares, no tan sólo medirlos.

Si realmente se va a utilizar para ayudar al aprendizaje, las respectivas iniciativas han hecho poco en cuanto a la necesidad de cambiar la práctica. Esto no es negar que los maestros precisen respaldo con su trabajo de calificaciones, pero aquí la preocupación es argumentar que se necesita ayuda de índole diferente a fin de fomentar la evaluación para el aprendizaje, y que es a esa clase de ayuda a la que no se le ha dado suficiente atención.

La evidencia desde la investigación

Las iniciativas diseñadas para reforzar la efectividad en los modos en que se usa la evaluación en el aula para promover el aprendizaje, pueden elevar los logros de los alumnos.

La investigación indica que mejorar el aprendizaje a través de la evaluación depende de cinco factores, que "no son tan pan comido":

  • Proveer retroalimentación efectiva a los estudiantes;
  • Que se involucren activamente los alumnos en su propio aprendizaje;
  • El ajuste de la enseñanza para que dé cuenta de los resultados de la evaluación;
  • Un reconocimiento de la profunda influencia que tiene la evaluación en la motivación y en la autoestima de los educandos, que son influencias cruciales en el aprendizaje;
  • La necesidad de que los estudiantes sean capaces de evaluarse ellos mismos y entiendan cómo mejorar.

Es conveniente resumir las características de la evaluación que promueve el aprendizaje. Estas son:

  • La evaluación está encajada en una visión de la enseñanza y del aprendizaje de la cual es parte esencial;
  • Implica compartir las metas de aprendizaje con los alumnos;
  • Apunta a ayudarlos a que sepan y reconozcan los estándares a los que se están dirigiendo;
  • Involucra a los educandos en la autoevaluación;
  • Provee retroalimentación conducente a que ellos reconozcan los pasos siguientes y cómo tomarlos;
  • Está apuntalada por la confianza en que cada estudiante puede mejorar;
  • Involucra tanto al maestro como al alumno en la revisión y reflexión sobre los datos de la evaluación.

Esto contrasta con la evaluación que sencillamente añade procedimientos o tests al trabajo existente y está separada de la enseñanza, o de la evaluación en marcha que únicamente implica marcar y retroalimentar notas o marcas en los estudiantes. Aun cuando sólo sea realizada totalmente por maestros, esta evaluación ha sido crecientemente utilizada para resumir el aprendizaje, es decir, ha tenido más bien un propósito de recopilar antes que formativo.

El término 'formativo' en sí mismo está abierto a una variedad de interpretaciones y, a menudo, no significa más que evaluación que se lleva a cabo con frecuencia, y que se planea a medida de la enseñanza. Esta evaluación no necesariamente tiene todas las características que se acaban de identificar como de ayuda al aprendizaje. Puede ser formativa en ayudar al maestro a identificar áreas donde se necesita más explicación o práctica. Pero para los alumnos, las marcas o las observaciones sobre sus trabajos les podrán decir de sus éxitos o fracasos, mas no cómo avanzar hacia ulteriores progresos.

El uso del término 'diagnóstico' también puede ser engañoso, puesto que es asociado con frecuencia al hallazgo de dificultades y errores. La evaluación para el aprendizaje es apropiada en todas las situaciones y ayuda a identificar los pasos siguientes para construir sobre el éxito y las fortalezas, como también para corregir debilidades. Además, debe involucrar a los estudiantes para suministrales información sobre qué tan bien lo están haciendo, y guiar sus posteriores esfuerzos.

Mucha de esa información llegará como retroalimentación del maestro, pero alguna será a través de involucrarse directamente en la evaluación de sus propios trabajos.

La consciencia del aprendizaje y de la capacidad de los aprendices de dirigirlo hacia ellos mismos, es de importancia creciente en el contexto de alentarlo durante toda la vida.

Entonces, ¿qué es lo que pasa en el aula cuando se usa realmente la evaluación para ayudar al aprendizaje? Para empezar con los aspectos más obvios de su rol, los maestros deben involucrarse en reunir información sobre el aprendizaje de sus alumnos y estimularlos a revisar sus trabajos de manera crítica y constructiva. Los métodos para lograr tal información están bien referidos y en esencia son:

  • Observar a los estudiantes; esto incluye oírlos como describen su trabajo y sus razonamientos;
  • Interrogarlos, utilizando preguntas abiertas, o expresiones que los inviten a explorar sus ideas y razonamientos;
  • Poner tareas de modo que requieran que los alumnos usen ciertas destrezas o apliquen ideas;
  • Pedirles que comuniquen su pensamiento por medio de dibujos, artefactos, juego de roles, mapas conceptuales, como también con la escritura;
  • Discutir las palabras y la forma como son utilizadas.

El uso de la información recolectada por parte de los maestros implica decisiones sobre los pasos siguientes en el aprendizaje y acción para ayudar a los educandos a darlos. Sin embargo, es importante recordar que son ellos quienes los darán y que, entre más comprometidos estén con el proceso, mayor será su comprensión de cómo extender sus aprendizajes.

Involucrar a los estudiantes de esta forma le da un significado fresco a la retroalimentación en el proceso de evaluación. Lo que los maestros estarán retroalimentando en ellos será una visión de aquello a lo que deben apuntar: el estándar contra el que los alumnos pueden comparar su propio trabajo. Al mismo tiempo, el rol del maestro -y lo que está en el corazón de la enseñanza- es proporcionar a los alumnos las habilidades y estrategias para que tomen los pasos siguientes en su aprendizaje.

Sólo se puede esperar que los maestros hagan cambios en las prácticas, si son animados dentro de un ambiente de respaldo. Las exigencias que les hacen las administraciones y el gobierno, en consecuencia, deben facilitar estos cambios y no constreñirlos a ellos. Lo que proponemos es que las iniciativas futuras estén más claramente dirigidas a subir los estándares, mejorando la calidad de la evaluación de aula.

Sin embargo, como ya se indicó anteriormente, el foco ha sido puesto en cómo hacer juicios y no en cómo usar la evidencia de la evaluación para sostener el aprendizaje.

Creemos que muchos maestros y colegios ya aprecian la práctica efectiva en el uso de la evaluación en el aula y en todos los colegios, y que es esencial si vamos a lograr mejoramientos reales y duraderos en los estándares educativos.

(*) Si desea la versión completa de este artículo, navegue en www.colombiaaprende.edu.co , micrositio del Foro Educativo Nacional 2008.

Usar la evaluación en el aula para mejorar, al tablero no.44
Página Principal
Altablero No. 44, ENERO-MARZO 2008
Otras Miradas
Colombia: qué y cómo mejorar a partir de la prueba PISA
La importancia de compararse globalmente
Intervención para mejorar la enseñanza en Inglaterra y Gales
Usar la evaluación en el aula para mejorar
Colombia AprendeICFESAnticorrupcion HomeColombia es PasiónTextos EscolaresGobierno en LíneaComputadores para EducarAudiencias PúblicasCentro Virtual de NoticiasICETEX

Contáctenos . Línea gratuita fuera de Bogotá: 01 - 8000 - 910122. Línea gratuita Bogotá +57 (1) 2220206. Conmutador: +57 (1) 2222800. Fax: +57 (1) 2224953 . Chat de atención al ciudadano . Lunes a viernes de 8:30 a.m. a 9:30 a.m. Dirección Ministerio de Educación: Calle 43 No. 57 - 14. Centro Administrativo Nacional, CAN, Bogotá. Horario de atención: Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. NIT 899999001-7. Términos y condiciones de uso . Código Postal para la República de Colombia: 111321