logo Mineducación, Ministerio de Educación Nacional - República de Colombia

Mapa del sitio
 
Facebook   Google+   Twitter   Youtube   RSS   Cvne
Inicio Ministerio La Ministra Normatividad Primera infancia Preescolar, Básica y Media Educación Superior Educación para el trabajo Atención al Ciudadano
 
Buscar
Buscar
Secciones
"Puerta de oro" a la inclusión educativa

Al hablar de inclusión y población más vulnerable se debe mencionar un centro educativo barranquillero, del barrio El Carmen, al sur occidente de la ciudad, en donde la discapacidad es una cualidad más del estudiante y no un motivo de señalamientos y prejuicios.

Todos los días el Centro de Educación Básica y Media Número 067 recibe a 527 estudiantes desde preescolar hasta grado 11°. La mayoría, unos 325 niños y jóvenes, presenta algún tipo de discapacidad, principalmente auditiva. Una escuela para todos reza el lema de esta institución pública, mandato que se cumple al conocer cómo se desarrolla su programa de inclusión.

"El reto que asumimos es optimizar la calidad de vida de todos los estudiantes, con énfasis en la población más vulnerable", comenta la rectora de la institución, Maureen Patiño, refiriéndose al programa de inclusión educativa que comenzó en 1989 y terminó en el año 2000 en lo que hoy en día es el Colegio Distrital Camilo Torres Tenorio, pero "que fue retomado por el Centro de Educación Básica y Media Número 067 a principios de 2007".

Patiño agrega que su equipo directivo y docente apunta a una sociedad más justa y democrática, brindando a sus estudiantes condiciones de accesibilidad y aprendizaje. Para ello, el Centro cuenta con docentes especializados en apoyar los procesos de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes con discapacidad: siete especialistas en educación especial, tres fonoaudiólogas, una psicóloga, una trabajadora social y una terapeuta ocupacional.

Así mismo, la institución ofrece a niños y jóvenes con discapacidad auditiva una educación básica primaria en el modelo bilingüe-cultural, para que aprendan la lengua de señas colombiana como su lengua materna. El español, en consecuencia, es su segundo idioma. En la secundaria, estos mismos estudiantes se integran con sus demás compañeros con el apoyo de un intérprete, oyente especialista en la lengua de señas.

La labor en el aula

Con este respaldo, un día de clases para un alumno con discapacidad no puede ser distinto al de otro estudiante sin esta condición. Todos comparten las aulas, los profesores y los objetivos de aprendizaje. "El aula es un espacio de interacción social y académica en donde los estudiantes con necesidades educativas especiales aprenden conjuntamente con aquellos que no las poseen", subraya Mónica del Carmen Tejera, profesora de educación especial. La única consideración es que el ritmo de aprendizaje nunca es uniforme.

Igualmente y con el objetivo de que el proceso educativo de los estudiantes con discapacidad sea pertinente y adecuado, cada grupo tiene entre 20 y 25 alumnos. Así mismo, el equipo docente ha desarrollado unas guías de aprendizaje en el aula, a través de las cuales una vez que el maestro explica y desarrolla un contenido teórico, los estudiantes deben realizar un ejercicio práctico. El currículo es diversificado y flexible y contiene los mismos objetivos para todos, dando diferentes oportunidades según las necesidades.

El emprendimiento empresarial, una materia que se dicta desde quinto grado, es otra característica de este currículo. La institución, además, tiene un grupo de talleres en formación laboral para jóvenes con discapacidad, de 14 años en adelante. La trabajadora social y la terapeuta establecen el mejor perfil laboral para cada estudiante.

En la institución hay una panadería y una chocolatería, y talleres de lencería para hacer limpiones y toallas, de manualidades y artesanías y de percusión y danza. Este último, con el apoyo de la caja de compensación Cajacopi, ha estado presente en el Carnaval de Barranquilla, obteniendo los Congos de Oro en 2002 y 2004.

Coterapeutas en el hogar

Los padres y madres de familia, a los que la institución les ha abierto un espacio importante, no se han quedado con los brazos cruzados.

Cada dos semanas, el Centro de Educación adelanta un proyecto de escuela para padres, en el que son capacitados por los docentes de la institución en apoyos a las actividades académicas de sus hijos en la casa. De igual forma, todos los sábados tienen los talleres de lengua de señas, para mejorar la comunicación con sus hijos no oyentes.

Pero las cosas no han sido fáciles. "Nos ha costado llevar a cabo este programa. La mayoría de los padres son iletrados, de estratos bajos, en donde predomina la idea de que 'loro viejo no aprende a hablar'", sostiene Carmen Tejera. A pesar de eso, con el tiempo y un poco de paciencia y motivación, ellos se han convertido en coterapeutas de sus hijos.

Este complejo proceso de la educación inclusiva no habría sido posible sin la cooperación de varias organizaciones. El Instituto Nacional para Sordos (INSOR), por ejemplo, ha estado pendiente del desarrollo del proceso de inclusión de estudiantes con discapacidad auditiva, y ha dado las herramientas para mejorarlo. "Siempre se debe velar porque la persona sorda tenga el apoyo y el servicio de su intérprete", afirma Sandra Milena Gómez, profesional de la subdirección técnica del INSOR.

Por otro lado, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) ha aportado en la capacitación a maestros y en varios talleres de formación laboral. Asimismo, la Secretaría Distrital de Educación, el Ministerio, fundaciones y diversas instituciones privadas y públicas han puesto su granito de arena.

A final de este año, 16 estudiantes sordos y 2 oyentes serán los nuevos bachilleres del Centro de Educación Número 067, un motivo de orgullo para quienes lideran el proceso de inclusión. "Tenemos un equipo comprometido. Le metemos el hombro a esto", dice Tejera. Pero, más que el hombro, este equipo le ha puesto su corazón para llevar a cabo un programa que ha convertido el respeto por la diferencia en un valor fundamental de unión, solidaridad y emprendimiento.

"Puerta de oro" a la inclusión educativa, al tablero no.43
Página Principal
Altablero No. 43, SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007
Ejemplo
En el campo, padres y madres aliados en la inclusión
¡Vivan la solidaridad y el cariño!
Conocimiento, calidez, comprensión
"Puerta de oro" a la inclusión educativa
Colombia AprendeICFESAnticorrupcion HomeColombia es PasiónTextos EscolaresGobierno en LíneaComputadores para EducarAudiencias PúblicasCentro Virtual de NoticiasICETEX

Contáctenos . Línea gratuita fuera de Bogotá: 01 - 8000 - 910122. Línea gratuita Bogotá +57 (1) 2220206. Conmutador: +57 (1) 2222800. Fax: +57 (1) 2224953 . Chat de atención al ciudadano . Lunes a viernes de 8:30 a.m. a 9:30 a.m. Dirección Ministerio de Educación: Calle 43 No. 57 - 14. Centro Administrativo Nacional, CAN, Bogotá. Horario de atención: Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. NIT 899999001-7. Términos y condiciones de uso . Código Postal para la República de Colombia: 111321