Contenido principal

Actualizado el 18 de agosto de 2017

Definición, plan de lectura

Definición

Definición, plan de lectura

Desde el año 2011 y en el marco del Plan Nacional de Lectura y Escritura “Leer es mi cuento”, los Ministerios de Educación y de Cultura han implementado acciones para que, particularmente niñas, niños, adolescentes y jóvenes, incorporen la lectura y la escritura a su vida cotidiana.

En ese sentido, el Ministerio de Educación Nacional propuso el diseño y la ejecución de acciones para fomentar el desarrollo de las competencias comunicativas en la educación inicial, preescolar, básica y media, a través del fortalecimiento de la escuela y la familia en la formación de lectores y escritores. El PNLE se implementa a través de cinco líneas estratégicas:

1. Producción editorial, materiales de lectura y escritura

 El Plan Nacional de Lectura y Escritura busca que niñas, niños, adolescentes y jóvenes del país cuenten con libros y materiales de lectura de calidad que les ayuden a fortalecer sus procesos de aprendizaje y a mejorar sus competencias comunicativas. Para lograrlo, se seleccionó la Colección Semilla como una oportunidad para que las comunidades educativas de los establecimientos oficiales tengan la oportunidad de leer, disfrutar y compartir libros de literatura, arte, filosofía, ciencias, biografías, entre otros.  Estos materiales de lectura deben estar disponibles en su salón de clase, en las bibliotecas escolares y en sus hogares a través de las estrategias de circulación y préstamo determinados por cada establecimiento educativo.

Con la entrega de la Colección Semilla se fortalece la creación de bibliotecas escolares del país, entendidas como dispositivo de naturaleza pedagógica que pone al acceso de todos los miembros de la comunidad educativa de los establecimientos, una colección de materiales de lectura elegidos para ofrecer actividades y materiales de formación, recreación e información. La Colección Semilla debe contar con recursos bibliográficos y sobre otros soportes, catalogados y organizados en colecciones que sirven con equidad a todos los grados, niveles, áreas y asignaturas. Asimismo, la biblioteca escolar ofrece un programa institucional de actividades y servicios pactados para responder a las necesidades del programa escolar total, de tipo curricular y extracurricular en horarios que garanticen atención a todas las sedes y jornadas educativas del establecimiento.

El Plan Nacional de Lectura y Escritura también considera el desarrollo de colecciones dirigidas a comunidades educativas con la Serie Editorial Río de Letras, cuyo objetivo es producir material de apoyo para fomentar la pedagogía y la didáctica de la lectura y la escritura. En ese sentido, a través de las colecciones producidas con expertos y comunidades educativas se promueven espacios de acompañamiento pedagógico que se materializan en libros que fortalecen los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Por su parte, la Biblioteca 2.0 Leer es mi cuento es una estrategia virtual para acceder y descargar de manera gratuita los libros producidos y seleccionados por el Plan Nacional de Lectura y Escritura. El uso de esta biblioteca fortalece los procesos de aula de todos los docentes y estudiantes con herramientas pedagógicas para la enseñanza de las prácticas de la lectura y la escritura.

Para acceder a la Biblioteca 2.0 Leer es mi cuento se debe ingresar a: http://aprende.colombiaaprende.edu.co/leeresmicuento/2100 o en la aplicación para dispositivos móviles Android y IOS Biblioteca 2.0: Leer es mi cuento. 

En el marco de esta línea estratégica, desde el año 2013, se implementa la Campaña Cuento contigo, iniciativa desarrollada de la mano del BBVA y Fundalectura con el propósito de contribuir al mejoramiento de la calidad educativa en lo referente al acceso y el uso de colecciones bibliográficas, así como del fortalecimiento de la biblioteca escolar. Gracias a las acciones adelantadas en el marco de esta Campaña, se han entregado colecciones con libros a 9.068 establecimientos educativos ubicados en 1.118 municipios y ciudades principales de los 32 departamentos del país.

2. Fortalecimiento territorial de la escuela y de la biblioteca escolar.

El Plan Nacional de Lectura y Escritura, a través de acciones integrales de gestión y planificación que reconocen las iniciativas locales, brinda asistencia técnica a las Secretarías de Educación y a los establecimientos educativos para que impulsen dinámicas innovadoras y se conviertan en el semillero de las presentes y futuras generaciones de lectores y escritores.

Los objetivos de este componente son:

•          Asesorar y acompañar a las Secretarías de Educación de entidades territoriales certificadas para la institucionalización del PNLE en sus territorios, mediante su inclusión en acciones para su adecuada implementación y sostenibilidad.

•          Orientar y acompañar establecimientos educativos focalizados por el Plan Nacional de Lectura y Escritura para el fortalecimiento de la gestión que realizan en las áreas directiva, pedagógica, administrativa y financiera, y de servicio a la comunidad, orientando la formulación y ejecución de Proyectos Institucionales de Lectura, Escritura y Oralidad (PILEO), su inclusión en el Plan de Mejoramiento Institucional (PMI) y como ejes transversales del Proyecto Educativo Institucional (PEI).

•          Gestionar alianzas con los sectores público, privado y solidario para fortalecer el desarrollo de los diferentes componentes del PNLE.

3. Formación de mediadores de lectura y escritura

El PNLE trabaja en la formación de directivos docentes, maestros, familias y estudiantes para que se conviertan en mediadores que contribuyan a mejorar las prácticas de lectura y escritura que están presentes en la cotidianidad de la escuela, el hogar y otros espacios extraescolares.

En el Plan Nacional de Lectura y Escritura - PNLE, mediador es la persona que interviene con el propósito de tender puentes entre niñas, niños, adolescentes y jóvenes, y los procesos de lectura.  En algunos momentos, el mediador cumple la función de un iniciador, que consiste en despertar en otros el deseo de leer y escribir; otras veces, su función será la de acompañar y estimular el crecimiento de los lectores mediante la creación de situaciones de lectura que amplíen el horizonte de los textos y les ayuden a los estudiantes a mejorar su capacidad para interactuar con estos.  Es por esto que se adelantan acciones formativas a través de encuentros, talleres, plataformas virtuales, recursos digitales y visitas a establecimientos educativos para formar a los mediadores de lectura y escritura dejando capacidades instaladas en territorio.

4. Movilización

Leer y escribir va más allá de la escuela y de la biblioteca, debe ser una prioridad de la sociedad y un compromiso de todos. Por ello, el Plan Nacional de Lectura y Escritura adelanta diferentes actividades de comunicación y movilización que reflejan, en distintos escenarios, la importancia de la lectura y la escritura en la vida cotidiana, en la construcción del conocimiento, en el intercambio de la información, pero sobre todo, en la formación de lectores y escritores.

Con el fin de propiciar aprendizajes y prácticas de lectura y escritura en los estudiantes, el PNLE ha generado dos estrategias de movilización nacional. La primera es Maratones de Lectura, en la que estudiantes de educación básica y secundaria del país se unen para realizar durante dos meses actividades de lectura que potencian los procesos pedagógicos desarrollados permanentemente en sus sedes educativas. 

La segunda estrategia es el Concurso Nacional de Cuento RCN – Ministerio de Educación Nacional, que busca promocionar la creación literaria en establecimientos públicos y privados de educación básica, media e instituciones de educación superior en Colombia. En el 2016, se registraron 27.828 cuentos y se realizaron procesos de formación a docentes y estudiantes del país en escritura creativa.

Es así como se promueve el posicionamiento del PNLE mediante el desarrollo de acciones que movilicen el interés nacional y promocionen la lectura y la escritura como procesos educativos visibles ante la opinión pública. 

5. Seguimiento y evaluación

Este componente desarrolla las actividades propias del monitoreo, seguimiento y evaluación para rendir cuentas a la sociedad sobre las acciones adelantadas.

A través de este componente se consolida información estratégica de las diferentes líneas de trabajo para tomar decisiones que fortalezcan la formulación e implementación de las acciones del PNLE.  El monitoreo, el seguimiento y las actividades de evaluación también permiten cuantificar y cualificar los niveles de cumplimiento logrados en cada una de las líneas estratégicas y componentes del PNLE.

Definición, plan de lectura