logo Mineducación, Ministerio de Educación Nacional - República de Colombia

Mapa del sitio
 
Facebook   Google+   Twitter   Youtube   RSS   Cvne
Inicio Ministerio La Ministra Normatividad Primera infancia Preescolar, Básica y Media Educación Superior Educación para el trabajo Atención al Ciudadano
 
Buscar
Buscar
Secciones
Programa de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía
Principios conceptuales de los proyectos pedagógicos

Los principios conceptuales que articulan el Programa de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía son: ser humano, género, ciudadanía, educación, sexualidad, educación para la sexualidad y construcción de ciudadanía.

El concepto de ser humano hace referencia al carácter igualitario de todos los sujetos, independiente de la época y el lugar. Esta igualdad se basa en la dignidad propia de todos y cada uno de los integrantes del género. Es el fundamento para una concepción universal de los derechos humanos¹ y puede ser comprendida en tres aspectos globales interrelacionados. Primero, vivir como uno quiera, es decir la dignidad entendida como la autonomía o la posibilidad de diseñar un plan de vida propio. Segundo, vivir bien, tener unas ciertas condiciones materiales y sociales de existencia; y tercero, vivir sin humillaciones, poder tener integridad física y moral².

Así, los derechos humanos "son los derechos que poseen todas las personas en virtud de su común humanidad; son derechos relativos a vivir con libertad y con dignidad. Otorgan a todos exigencias morales frente a la conducta de individuos y frente al diseño de las prácticas sociales vigentes. Los derechos humanos son universales, inalienables e indivisibles. Expresan nuestros más profundos compromisos por garantizar a todas las personas la seguridad en el disfrute de los bienes y libertades necesarias para vivir dignamente"³. "Con mis pares aprendimos esto", dice Adriana Mendoza, estudiante de grado 10° de Bucaramanga, "Tus derechos son mis deberes... Porque cuando nosotros tenemos un derecho, al mismo tiempo tenemos un deber, entonces, en el momento en que nosotros respetamos ese derecho, debemos hacerlo cumplir y, al hacerlo, se hace un deber para todos".

Esta concepción de ser humano tiene una mirada implícita de género. Así, comprende a hombres y mujeres como libres e iguales en dignidad y, por consiguiente, igualmente sujetos activos sociales de derecho. Reconoce sus relaciones sociales como producto histórico y cultural que ha instituido roles diferenciados en desmedro de la situación y posición de las mujeres. Por eso propende la equidad entre hombres y mujeres mediante el desarrollo de competencias ciudadanas. Así, cambian las relaciones democráticas entre hombres y mujeres y se reconoce de otra manera las circunstancias y el potencial de ambos para, por ejemplo, la promoción de nuevos y diferentes comportamientos culturales de género. "Trabajar en esta propuesta me posibilitó, como padre y como hombre, pensar de manera distinta mi relación con mis hijas mujeres y mi masculinidad", afirma Daniel Fernández, del Proyecto del Fondo Mundial en Colombia/OIM.

La educación contemporánea promueve la construcción de conocimiento que adquiera significación a partir de una razón de ser y de una utilidad para la vida del educando, así como de su relación con problemáticas más cercanas al estudiante y de mayor actualidad.

Los objetivos del aprendizaje y las metodologías de los proyectos pedagógicos parten de temas relacionados con la cotidianidad, para atraer el interés de los estudiantes e involucrarlos en la toma de decisiones concernientes a su entorno. Por eso, se busca el desarrollo de aptitudes y capacidades que les permitan actuar de manera constructiva y flexible, lo cual exige un análisis de las prácticas cotidianas: las motivaciones para la acción y las consecuencias de las decisiones, las emociones involucradas, las habilidades comunicativas comprendidas en el ejercicio de la convivencia, la participación, el respeto por las demás personas y la valoración de la pluralidad y las diferencias. "La homofobia era muy marcada en mí. Hoy día, después del proyecto, considero que la orientación sexual es un derecho y es mi deber respetarla", explica Nidia Herrera, psico-orientadora de San Juan Nepomuceno, Bolívar.

Entendida así, la educación es un medio para el cambio personal y social pues brinda los medios y las herramientas para que las personas se apropien de la construcción de su destino, teniendo en cuenta a los demás y propendiendo al bien común. Es, en resumen, el proceso por el cual se promueve el florecimiento pleno y libre de la personalidad, ya que en la medida en que este sea cada vez mayor, acorde con el desarrollo cognitivo, emocional y del juicio moral, la persona estará en condiciones de dar más y mejores aportes a la vida en comunidad.

Ciudadanía es la condición desde la cual las personas participan en la definición de su propio destino como individuos y como sociedad, en consonancia con la idea de que "todos los derechos humanos tienen su origen en la dignidad y el valor de la persona humana y que ésta es el sujeto central de los derechos humanos y las libertades fundamentales, por lo que debe ser el principal beneficiario de esos derechos y libertades y debe participar activamente en su realización"4.

Así, la ciudadanía se asume y se ejerce. Se asume cuando la persona se reconoce como integrante de un ordenamiento social y parte de las instituciones propias de ese ordenamiento, mediante la comprensión de los valores, costumbres, tradiciones, normas, formas de interacción y comunicación del contexto (familia, localidad, sociedad) en que habita. Se ejerce al participar activamente en la construcción, transformación y mejoramiento de tales contextos. Así lo comprenden los estudiantes de San Juan Nepomuceno, que realizaron el Panel Municipal de políticas Públicas sobre Juventud y Derechos Sexuales y Reproductivos, cuyo propósito fue "crear una conciencia ciudadana en una sociedad que valore no sólo la mayoría sino también la participación de unos pocos como interlocutores válidos; en este encuentro queremos dialogar y formular propuestas de solución a los problemas más comunes [...] Abrir espacios de integración que le permitan a jóvenes y adultos conocer, respetar y hacer valer sus derechos".

El reconocimiento de la dignidad inherente a toda persona permite y obliga a respetarla e integrarla a la sociedad a partir de su diferencia. Así, se forja una cultura de los derechos humanos, en la construcción de ciudadanía. "Para que un derecho pueda cumplirse se necesita un titular, que es quien lo ejerce, y un garante, que es quien se hace cargo de que sea provisto por los distintos responsables y vigila que no sea violado. El garante de que el derecho sea provisto en una red de responsabilidades compartidas con la familia y la comunidad es siempre y exclusivamente el Estado. Al aceptar la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Internacional de los Derechos del Niño, los Estados se han comprometido expresamente a garantizar, promover y vigilar los derechos humanos. Gracias a su responsabilidad de garantía, el Estado tiene la potestad de orientar y vigilar sus responsabilidades propias y también las de la familia y la comunidad"5.

Los proyectos pedagógicos de educación para la sexualidad asumen a los niños, niñas y jóvenes como sujetos sociales activos de derechos. Personas en proceso de desarrollo, con capacidades evolutivas que deben ser respetadas, protegidas y potenciadas para su desempeño como miembros actuantes de una sociedad incluyente, cuyo quehacer debe estar orientado a garantizar integralmente a todos las condiciones para el disfrute y el ejercicio legítimo y pleno de sus derechos fundamentales.

La sexualidad es una construcción social simbólica que parte de la realidad de las personas: seres sexuados en una sociedad determinada. Esta dimensión comprende aspectos biológicos, psicológicos, culturales, históricos y éticos, que afectan el desarrollo de lo emocional, comportamental, cognitivo y comunicativo, tanto en el plano individual como en el social. "Con este proyecto nos pudimos arriesgar a hablar tranquilamente de la sexualidad como una dimensión humana; este proyecto toca la vida, toca las relaciones humanas", sostiene Anadelfa Muñoz, docente de La Cruz del Mayo en Nariño.

El programa de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía identifica los componentes y las funciones primordiales de la sexualidad. Entre los primeros sobresalen: la identidad de género, los comportamientos culturales de género y la orientación sexual que, constituidos en sistema, juegan un papel rector en los procesos de inducción, orientación y regulación psíquica de las funciones de la sexualidad (reproductiva, erótica, afectiva y comunicativa-relacional). Dichas funciones se manifiestan en los contextos en los que se desenvuelve el ser humano: individual, familiar, de pareja y social.

Los desarrollos de la educación sexual en el país llevaron a interrogar sobre cómo formar personas con una capacidad reflexiva y crítica, para que manejen y resuelvan mejor las situaciones que se les presentan en relación consigo mismas, con los demás y con su entorno. Personas que, mediante el ejercicio pleno de la sexualidad, se desarrollen como ciudadanos y, de esta forma, crezcan como seres humanos. "Siento que el actual programa ha cambiado mi vida personal; pude revisar los mitos y las creencias que desde niña me impusieron... Aprendimos que es indispensable que se hable un lenguaje universal de la sexualidad, y ese es el del reconocimiento de las personas como sujetos activos de derecho", concluye la Hermana Marelvi Buelvas, psicoorientadora de Florencia, Caquetá.

Por eso, la educación para la sexualidad incentiva la promoción de conocimientos, habilidades, actitudes, valores y comportamientos, que favorezcan la dignidad humana mediante el ejercicio de los derechos humanos sexuales y reproductivos, y el logro de la salud sexual y reproductiva, a partir de personas autónomas que establecen relaciones humanas cada vez más pacíficas, democráticas y pluralistas. Esta propuesta pretende "asegurar que las escuelas favorezcan la vida saludable, el ejercicio de la ciudadanía y los aprendizajes básicos para la vida". ( ver recuadro Competencias ciudadanas y sexualidad ).

Los proyectos pedagógicos de Educación para la sexualidad y construcción de ciudadanía asumen el desarrollo de competencias como un proceso activo, social y creativo7. Lo primero, porque el conocimiento y la comprensión se adquieren activamente. En vez de tan sólo oír, leer y trabajar por medio de ejercicios rutinarios, los estudiantes discuten, debaten, formulan hipótesis y sostienen e intercambian puntos de vista. Lo segundo, ya que el conocimiento y la comprensión se construyen socialmente y no se logran de manera individual sino mediante el diálogo con otros. Lo tercero, debido a que el conocimiento y la comprensión se crean y recrean. No es suficiente que los estudiantes sean activos, se necesita además que inventen, reinventen y construyan conocimientos socialmente.

La dimensión de la sexualidad hace parte de la formación integral de todas las personas cuando sus elementos estructurales son el horizonte del trabajo en todos los grados. La propuesta pedagógica del Ministerio de Educación contiene unos Hilos Conductores, (que pueden ser encontrados en el Módulo 2 del Programa, El proyecto pedagógico y sus hilos conductores), que sirven como ejes temáticos para el desarrollo de acciones en cada uno de ellos; a la vez, aseguran que las funciones, componentes y contextos de la sexualidad estén presentes a lo largo de todo el proyecto pedagógico y hacen explícitos los temas a trabajar.

A cada hilo conductor le corresponde una competencia general, que se espera que todos los estudiantes hayan alcanzado al completar su educación media. Así, los hilos conductores son un apoyo pedagógico para que la dimensión de la sexualidad sea parte integral del proyecto de vida de los estudiantes, de manera que cada uno pueda afirmar: "Oriento mi vida hacia mi bienestar y el de las demás personas, y tomo decisiones que me permiten el libre desarrollo de mi personalidad, a partir de mis proyectos y aquellos que construyo con otros"8.

¹ "Los derechos humanos se fundan en la dignidad de la persona humana. Este es un principio fundamental en el cual se sustentan todos los derechos. La dignidad se refiere al valor intrínseco del ser humano como miembro de la especie humana más allá de toda diferencia de nacionalidad, raza, religión, nivel de inteligencia o de moralidad, de sexo; la noción de dignidad sirve como hilo conductor para descubrir nuevos derechos y organizar los ya reconocidos". UNIFEM, UNICEF, UNFPA, PNUD, CEPAL, ONUSIDA, ACNUR. Los derechos sexuales y reproductivos también son derechos humanos. Campaña de las Naciones Unidas por los derechos humanos de las mujeres. Textos Serie Módulos Pedagógicos No. 2, Promoción de los derechos humanos sexuales y reproductivos para la atención y prevención de la violencia contra las mujeres, Bogotá.

² Véase, Sentencia de tutela T-881-02. Magistrado ponente: Eduardo Montealegre Lynett.

³ Por universales se entiende que son aplicados a todas las personas sin ninguna distinción, ni condición; por inalienables, que son propios y exclusivos de cada una de las personas y por ello nadie puede perder o ceder un derecho por otro derecho, o a otra persona; por indivisibles, que todos los derechos son igualmente importantes y esenciales al ser humano; por interdependientes, que todos los derechos hacen parte de un sistema complementario, donde la posibilidad de ejercicio de cualquier derecho está directamente posibilitada por el ejercicio de los demás .CRIN (Child Rights Information Network): http://www.crin.org/resources/ y http://www.amnestyusa.org/education/about.html

4 Declaración y Programa de Acción de Viena, junio de 1993, preámbulo.

5 Véase Guía para Alcaldes: Marco para las Políticas Públicas y Lineamientos para la Planeación del Desarrollo de la Infancia y la Adolescencia en el Municipio. Ministerio de Educación Nacional, Ministerio de la Protección Social, Departamento Nacional de Planeación, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, 2007.

6 Educación para todos en las Américas. Marco de Acción Regional (Santo Domingo, República Dominicana, 10-12 febrero, 2000). Foro Consultivo Internacional sobre Educación para Todos, Dakar, Senegal, 26 a 28 de abril de 2000.

7 El desarrollo de estas ideas se basa en la propuesta de David Perkins sobre los postulados de D. C. Phillips acerca del aprendiz activo, el aprendiz social y el aprendiz creativo. Perkins, David, The many faces of constructivism, Eduactional Leadership. 57, Nro. 3 (noviembre de 1999), pág. 6-11.

8 Hilos Conductores, Propuesta pedagógica, Ministerio de Educación Nacional, 2006.

Altablero, 47, Principios conceptuales de los proyectos pedagógicos
Página Principal
Altablero No. 47, OCTUBRE-NOVIEMBRE 2008
De Coyuntura
La dimensión de la sexualidad en la formación de los estudiantes
Principios conceptuales de los proyectos pedagógicos
Educación para la sexualidad: derecho de adolescentes y jóvenes, y condición para su desarrollo
Sobre sexualidad y ciudadanía
Colombia AprendeICFESAnticorrupcion HomeColombia es PasiónTextos EscolaresGobierno en LíneaComputadores para EducarAudiencias PúblicasCentro Virtual de NoticiasICETEX

Contáctenos . Línea gratuita fuera de Bogotá: 01 - 8000 - 910122. Línea gratuita Bogotá +57 (1) 2220206. Conmutador: +57 (1) 2222800. Fax: +57 (1) 2224953 . Chat de atención al ciudadano . Lunes a viernes de 8:30 a.m. a 9:30 a.m. Dirección Ministerio de Educación: Calle 43 No. 57 - 14. Centro Administrativo Nacional, CAN, Bogotá. Horario de atención: Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. NIT 899999001-7. Términos y condiciones de uso . Código Postal para la República de Colombia: 111321