Ir al Contenido principal

Contenido inicial

Buscador general

Inicio

El retorno a la presencialidad una prioridad en la agenda de equidad: continuaremos trabajando en equipo para mitigar los impactos de la pandemia en los aprendizajes y el desarrollo integral de los niños y jóvenes

ACCIONES, CALIDAD, MINISTERIO DE EDUCACION, EDUCACION, COLOMBIA, PANDEMIA, INDICE POBREZA MULTIDIMENSIONAL, COLOMBIA, COVID-19

Actualizado: 10 de septiembre de 2021

En este mes de septiembre las instituciones educativas, alcaldías municipales y secretarias de educación han programado espacios académicos y toda esta conversación será llevada al Foro Educativo Nacional el 13 y 14 de octubre, para seguir movilizando discusiones sobre las estrategias que se deben fortalecer para contribuir al cierre de brechas de aprendizaje de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

  • Igualmente invitamos a los docentes a usar las herramientas de aprendizajes que ofrece Evaluar para Avanzar, las cuales están disponibles para aplicación de instrumentos diagnósticos hasta finales del mes de septiembre.

Bogotá D.C., septiembre 3 de 2021.Conocida la declaración de la Organización Mundial de la Salud respecto de la pandemia generada por el Coronavirus Covid 19, y la de emergencia sanitaria del Ministerio de Salud y Protección Social, el Ministerio de Educación Nacional emitió los decretos legislativos, directivas y circulares para hacer posible la educación en casa y así garantizar el derecho a la educación y seguir acompañando a todos los estudiantes en su proceso de aprendizaje. Para este fin, se tomaron medidas inmediatas relacionadas con la flexibilización del calendario académico, el Plan de Alimentación Escolar en casa, estrategias de evaluación y calidad, la creación del Fondo Solidario para la Educación, así como herramientas dirigidas a las familias y los maestros para el trabajo en casa y la asignación de nuevos recursos para fortalecer los fondos de servicios de cada colegio público.

Es así que, con el fin de que los niños y jóvenes del país de las distintas regiones pudieran continuar con su proceso educativo, se fortaleció el proceso de acompañamiento técnico a cada una de las secretarías de Educación de las Entidades Territoriales Certificadas y se puso a su disposición herramientas como el portal Aprender Digital con más de 80 mil contenidos digitales, el canal Exploremos, siendo el primer canal educativo en TDT, el programa Profe en tu casa de emisión diaria, y el trabajo coordinado con los canales regionales de televisión en el desarrollo de la franja educativa Territorio Mágico. Se implementó la estrategia Contacto Maestro y se diseñaron los materiales impresos Juntos lo Vamos a Lograr y el programa Todos a Aprender, para estudiantes y docentes. Estas herramientas educativas y de apoyo pedagógico se articularon a las producciones propias de cada región para configurar una oferta educativa acorde con las condiciones y posibilidades de cada territorio.

Este proceso requirió apoyos financieros y presupuestales adicionales para lograr su implementación, por eso el Gobierno Nacional entre las vigencias 2020 y 2021 asignó a las Entidades Territoriales Certificadas en Educación más de $1,2 billones adicionales para garantizar la prestación del servicio educativo, así: $187.976 millones girados directamente a los colegios oficiales para fortalecer el trabajo académico en casa; $75.009 millones para fortalecer el Programa de Alimentación Escolar durante el tiempo de trabajo en casa; $627.050 millones del Fondo de Mitigación de Emergencias - FOME - ($400.050 millones en 2020 y $227.000 en 2021), para concurrir en la implementación de los protocolos de bioseguridad en las sedes educativas oficiales del país, orientado a generar las condiciones para el regreso inicialmente bajo el esquema de alternancia y ahora para el regreso a la presencialidad; $165.000 millones para la financiación del Fondo Solidario para la Educación a través de créditos condonables para los padres de familia de colegios privados de preescolar, básica y media, y estudiantes de educación superior afectados por la pandemia; y $200.000 millones para el mejoramiento de la infraestructura de las sedes educativas del país.

En coordinación con el MinTIC, en abril de 2020 se lanzaron 3 estrategias orientadas a apoyar a los hogares más vulnerables del país: La primera orientada a facilitar el acceso de conectividad a docentes, padres de familia y estudiantes de zonas rurales y urbanas del país, a través de una opción de navegación gratuita de la versión móvil de la Plataforma Aprender Digital - Colombia Aprende -, sin consumir datos. La segunda estrategia denominada Hogares Digitales para la Educación, enfocada a llevar internet a bajo costo a hogares de estrato 1 y 2. Con la tercera estrategia, Computadores para Educar, se entregaron a docentes y estudiantes de zonas rurales 83.345 computadores con contenidos educativos a lo que sumo más de 7 mil equipos del proyecto de educación rural. Finalmente, desde el Ministerio de Educación Nacional y con el apoyo de las Entidades Territoriales, haciendo uso de los recursos del Sistema General de Participaciones (SGP), para la vigencia 2020 se asignaron $94.000 millones y para el 2021 se han dispuesto recursos del SGP por valor de $98.663 millones para que las secretarías contraten la conectividad en las sedes educativas. Adicionalmente, MinTIC estructuró el proyecto de Centros Digitales que tiene presupuestado beneficiar 13.708 sedes rurales.

Según el reporte de las secretarias de Educación durante el tiempo de trabajo académico en casa, el 63% de los estudiantes del sector urbano tuvieron como primera opción el uso de portales, televisión y radio y talleres impresos entregados por las instituciones educativas y el 37% usaron solo material impreso, guías y talleres y televisión; mientras que en el sector rural, el 71% de los estudiantes usaron guías y talleres impresos y radio, y el porcentaje restante contenidos de radio y televisión y guías.

Asimismo, el reporte que realizan los rectores en el Sistema Integrado de Matrícula (SIMAT), se estimó la deserción total en 2,7% para el 2020. Por ello trabajamos con las secretarias de Educación en procesos de búsqueda activa, caracterización de la población en riesgo de deserción y por fuera del sistema, y seguimiento a niños y niñas en riesgo de desertar.

De igual forma, se desarrolló con el ICFES un programa para cerrar brechas mediante la recuperación y aceleración de aprendizajes. Como parte de este programa, el pasado 9 de junio se lanzó Evaluar para Avanzar con el fin de contar con información que contribuya a medir los efectos de la pandemia, valorar los aprendizajes de los estudiantes y con ello poder determinar oportunidades de fortalecimiento en procesos de aprendizajes a partir de los rezagos encontrados de grado 3 a grado 11 en las distintas áreas del conocimiento y definir las acciones que permitan dinamizar los procesos de aprendizajes. Lo anterior acompañado de la formación de maestros, la producción de contenidos, la red de tutorías y programa de liderazgo escolar. En paralelo se trabajó en el diseño de las pruebas de tercer, quinto, séptimo y noveno grado, pruebas que serán aplicadas en el mes de septiembre del 2021 y que se constituyen en información relevante para la implementación del programa en cada una de las secretarias de educación. Es de anotar, que entre los temas priorizados y evaluados se incluyeron los temas socioemocionales que son claves para el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes.

Por otra parte, se conocieron las cifras de la medición del Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) donde una de las variables es el indicador de inasistencia escolar, el cual registró un incremento de 13,7 puntos porcentuales, señalando los grandes retos en regiones del país como Vaupés, Amazonas y Vichada, entre otros.

El cálculo del indicador de asistencia escolar del IPM 2020 aporta elementos adicionales a los de la medición habitual que buscan dar cuenta de las estrategias pedagógicas para el aprendizaje en casa. Particularmente, la metodología se fundamentó en cruzar la información de la Encuesta de Calidad de Vida con la del Sistema de Matrícula (SIMAT) y el formulario C-600 del DANE. Este cruce tuvo como objetivo identificar los estudiantes matriculados por establecimiento educativo (SIMAT) respecto de las estrategias de aprendizaje no presencial que aplicaba cada institución educativa según su reporte en el C-600, dentro de las cuales se encuentran plataformas virtuales o aplicaciones de comunicación, llamadas telefónicas y visitas presenciales.

Con base en lo anterior, se compartieron los datos de inasistencia en el país frente a los cuales se reitera la importancia de seguir trabajando de forma coordinada y oportuna por la presencialidad, la permanencia y el cierre de brechas.

Ante la estimación, es importante señalar que se tiene en cuenta para esta medición la combinación entre estas estrategias y los denominados por el DANE como habilitadores y complementos, sin embargo, esta propuesta metodológica no logra recoger las diferentes estrategias impulsadas e implementadas por el sector educativo en el marco de la autonomía de cada entidad territorial certificada. A manera de ejemplo, el seguimiento por parte de las secretarías de Educación a las guías físicas de contenido no se realizó exclusivamente a través de llamadas telefónicas ni de visitas de los docentes a los hogares, como establece la metodología, sino también a través de entregas directas a los padres de familia en las sedes educativas cuando acudían a ellas para recibir el beneficio del Programa de Alimentación Escolar en casa. Adicionalmente, los procesos de conectividad en las zonas más alejadas del país no se organizan únicamente alrededor de los hogares sino también alrededor de las sedes educativas o espacios comunitarios y puntos de conectividad del Gobierno Nacional, donde los maestros tenían encuentros con las familias y los estudiantes.

La metodología aplicada por el DANE busca aproximarse a las dinámicas de asistencia escolar realizadas en 2020 con ocasión de la emergencia, sin embargo, los elementos habilitadores para el aprendizaje en casa no se restringen solamente al entorno del hogar. Vale la pena precisar que en muchas comunidades rurales y grupos étnicos se suspendió el servicio en la institución educativa por poco tiempo o en otras ocasiones los maestros atendían a las familias en los espacios escolares o comunitarios. Este ejercicio de medición del componente de inasistencia abre escenarios de discusión y construcción para la siguiente vigencia a fin de afinar las métricas con el objetivo de que las mediciones puedan compararse entre períodos.

Dentro del IPM, la inasistencia escolar hace parte de la dimensión de Condiciones de la niñez y juventud. En esta dimensión se encuentra también la de rezago escolar, que mide el número de años de educación que deben tener los niños según su edad, un niño de 7 años debe tener al menos un año y así sucesivamente hasta llegar a los 17 años, donde deben haberse alcanzado once años de escolaridad. Si los procesos académicos no hubieran podido desarrollarse a causa de la pandemia era de esperarse un aumento considerable en el porcentaje de niños en situación de rezago y, por ende, de hogares en privación. Sin embargo, el aumento nacional de este indicador no es significativo estadísticamente e incluso se presenta una reducción significativa en las zonas rurales. De esta forma, la información del IPM en este indicador muestra un panorama bien diferente al que se indica a través de la inasistencia escolar. Adicionalmente, en los indicadores de la dimensión de Educación, como son analfabetismo y bajo logro educativo, se encuentran cambios favorables entre 2019 y 2020.

A la fecha el regreso a clases presenciales avanza a buen ritmo y contamos con la acción decidida de las secretarías de Educación que están redoblando esfuerzos para dinamizar el proceso. Registramos avances en 93 de las 96 secretarías de Educación responsables de la prestación del servicio educativo en el territorio nacional, lo que representa un 97% del país. Actualmente cerca del 80% de las instituciones educativas están en presencialidad y se reporta una asistencia de más del 67% de los estudiantes.

Todo lo anterior refrenda que el retorno a la presencialidad es una prioridad en la agenda de equidad y que debemos continuar trabajando en equipo con los entes territoriales y la comunidad educativa para mitigar los impactos de la pandemia en los aprendizajes y el desarrollo integral de los niños y jóvenes.

En este marco el Ministerio de Educación Nacional convoca el Foro Educativo Nacional, para reflexionar sobre los aprendizajes y desafíos para el sistema educativo colombiano que retorna a la presencialidad y que integra la potencia de distintos medios en procura de la calidad. En virtud de ello en el mes de septiembre las instituciones educativas, alcaldías municipales y secretarias de educación han programado sus espacios académicos y toda esta conversación será llevada al Foro Educativo Nacional el 13 y 14 de octubre, para seguir movilizando discusiones sobre las estrategias que se deben fortalecer para contribuir al cierre de brechas de aprendizaje de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Igualmente invitamos a los docentes de todo el país a usar las herramientas de diagnóstico de aprendizajes que ofrece Evaluar para Avanzar, las cuales están disponibles para aplicación de instrumentos hasta finales del mes de septiembre. Para aquellos aún no se han inscrito, se ofrece una nueva oportunidad a partir del próximo 5 de octubre. El uso de estos instrumentos de valoración además de dar información esencial a los maestros sobre las condiciones actuales de aprendizajes y condiciones socioemocionales en el retorno a la presencialidad de sus estudiantes les ofrece a los establecimientos educativos una forma amigable y gratuita de retomar procesos de evaluación y acompañamiento pedagógico en el aula.

__

Siga la actualidad del sector educativo visitando las redes del Ministerio de Educación Nacional. Visítenos en @Mineducacion (Twitter), Mineducacion (Facebook y Youtube) y mineducacioncol (Instragram).

(FIN)

ACCIONES, CALIDAD, MINISTERIO DE EDUCACION, EDUCACION, COLOMBIA, PANDEMIA, INDICE POBREZA MULTIDIMENSIONAL, COLOMBIA, COVID-19