Fecha de publicación:Miércoles, 09 de Mayo de 2012
Medio que publica:El Colombiano de Medellín
Sección:Columnas opinión
Género periodístico:Opinión
Autoría:Columnista
Hay que rescatar la a la U. de A. Por: Iván Echeverri Valencia

El Colombiano
Opinión
Internet
Por Iván Echeverri Valencia

Los graves disturbios que constantemente son protagonizados por encapuchados, tanto en las afueras como en el interior de la Universidad de Antioquia, especialmente los ocurridos el pasado 18 de abril, en los que lamentablemente perdió su pierna derecha el agente del Escuadrón Móvil Antidisturbios Uriel Andrés Rincón, a causa de un artefacto explosivo lanzado por quienes participaban en la refriega, sigue generando alarma y mucha preocupación en la más importante Institución de Educación Superior del departamento e inclusive del país.

Nuestra Alma Máter, que constantemente nos sorprende por sus avances en investigación e innovación, la que alberga a más de treinta mil estudiantes, no puede seguir siendo el refugio donde se resguarden violentos y desadaptados, cuyo interés no es el de estudiar sino el de aprovechar el medio para subvertir el orden y cometer toda clase de infracciones a la Ley, enceguecidos por ideologías y caminos equivocados y mandados a recoger, en un país cansado de la violencia y que hace esfuerzos ingentes por superarla.

La autonomía universitaria, el libre pensamiento y la libertad de cátedra, han sido mal interpretados por unos cuantos que pretenden aprovecharlos para sembrar la anarquía, dando lugar a una serie de desbordamientos que desvían la institución de sus verdaderos objetivos, orientados a ser un pilar fundamental del desarrollo y de hacer de sus estudiantes unos hombres íntegros y dispuestos a participar en las soluciones a los graves problemas que aquejan a nuestra sociedad.

Suponemos que por respeto a la autonomía y por sus ocupaciones, los gobernantes de turno y presidentes del Consejo Superior, no han ejercido la suficiente presencia, acompañamiento y supervisión, y su ausencia ha dado lugar al desentendimiento y muchas veces al desconocimiento de lo que verdaderamente ocurre dentro de ese y otros claustros.

Los campus universitarios no pueden constituirse en territorios de bandidos, ni estar vedados a la intervención de las autoridades administrativas, de la fuerza pública y de la justicia, máxime cuando en su interior se presentan diversos hechos delictivos como los de lesionar gravemente y poner en peligro la vida de un ser humano y la de quienes valerosamente lo auxiliaron. Lo anterior y el encontrar en sus locaciones un verdadero arsenal propio de una guerra, son hechos inconcebibles e inaceptables que nos resistimos a creer que puedan ser llevados a cabo por jóvenes estudiantes, en quienes el gobierno invierte cuantiosos recursos públicos para que sean el futuro de una patria mejor.

Creemos que lo que falta en la Universidad de Antioquia y en algunas otras instituciones de educación superior, es autoridad, valentía y carácter, ya que sus directivos, docentes y estudiantes, por temor, pues es imposible pensar que por complicidad, omiten desenmascarar a los promotores de los desórdenes, daños y hasta actos delincuenciales, propiciando que éstos se repitan y agraven, sin señalarlos y denunciarlos ante las autoridades competentes.

La Universidad de Antioquia es un patrimonio de los antioqueños y orgullo de Colombia, por lo que no podemos dejarla sola; por el contrario, hay que apoyarla y exigirles a las diferentes autoridades, su rescate de las manos siniestras de quienes desde tiempo atrás imponen el caos y buscan su cierre definitivo.

La sociedad en general no está dispuesta a aceptar ninguna disculpa ni mucho menos muestras de debilidad en la imposición del orden y en la recuperación del control, para que continúe con la benemérita labor de más de 200 años, durante los cuales ha impartido conocimiento y llevado desarrollo a todas las subregiones de nuestro departamento.

Hoy, la universidad requiere del apoyo y la solidaridad de todos los que creemos que la educación es el medio más idóneo y eficaz para buscar las reivindicaciones sociales, la superación de tantas inequidades y un aporte muy significativo para la paz.

Consulte la noticia original aquí.

Hay que rescatar la a la U. de A.,universidad de antioquia,disturbios