Fecha de publicación:Domingo, 11 de Marzo de 2012
Medio que publica:El Colombiano de Medellín
Sección:Educación / Universidades
Género periodístico:Noticia
Autoría:Firmada por el periodista
Niños en la universidad o la nueva forma de aprender

Educación
Liliana Vélez de Restrepo
Internet

¿Por qué calienta el sol? ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios? ¿Por qué hay ricos y pobres? Se preguntan los niños desde los tres años de edad cuando entran en la etapa de los porqués en respuesta a su infinita curiosidad sobre todo aquello que los rodea.

De las respuestas que reciban dependerá, en buena parte, su interés por la exploración, la investigación y el estudio en general. Infortunadamente no siempre hay respuestas porque la educación no está entendida desde la inclusión social, afirma Tricia Jenkins, responsable del Centro internacional para la excelencia en oportunidades educativas de la Universidad de Liverpool, coordinadora del proyecto europeo SIS Catalyst: los niños como agentes de cambio para la ciencia y la sociedad, y presidenta de la Red de universidades de los niños.

Con un presupuesto de 4.5 millones de euros para los próximos cuatro años, Tricia coordina 38 universidades de los niños en 33 países, que son patrocinados por la Unión Europea. Su meta: lograr que entre todas normalicen la educación con énfasis en la inclusión social. "El acceso a la universidad no tiene que ver con quién eres, sino con el acceso a recursos y a cultura", precisa la especialista.

Agrega que "para hacer de Europa más competitiva, no podemos dejar que la gente joven se quede por fuera". Para lograrlo hay dos claves fundamentales. Primero, el acceso a la tecnología, "que cambia cada 18 meses y de su mano cambia el sistema de aprendizaje dando como resultado la transformación". Y lo segundo, "es que tenemos que aprender a escuchar a los niños".

Resaltó que la educación no se puede mirar ahora como una transmisión de conocimientos. "¿Cómo aprendemos? ¿Qué estamos enseñando? Aprendemos haciendo y así lo tienen que hacer también las universidades".

Así lo entendieron desde hace siete años en Eafit, donde se encuentra la Universidad de los niños Eafit, una de las 126 que existen en el mundo, y la única en Latinoamérica.

Un proyecto que busca cerrar la brecha existente entre la educación escolar y la educación universitaria; acercar a los niños y jóvenes a la investigación, y una nueva forma de aprendizaje.

"Yo creo que este programa ha despertado una reflexión interesante, pues el mismo quehacer de los profesores universitarios se transforma con el paso por la Universidad de los niños. Esa concepción de "dictador de clase" lleva consigo el ejercicio del poder implícito, y el poder siempre es coercitivo", afirma Juan Luis Mejía, rector de Eafit.

Eso es lo bueno de la Universidad de los niños, destaca Ana Cristina Abad Restrepo, jefe del Departamento de Comunicación y Cultura de Eafit. Y agrega: "con la Universidad de los niños se abre una forma completamente distinta, en donde no entablamos relaciones de poder ni de subordinación, sino complicidades de conocimiento".

Ella fue quien inició el proyecto junto con el rector, y quien para conmemorar los siete años del proyecto escribió el libro Sin preguntas, ¿para qué respuestas?, cuya presentación estuvo a cargo de Tricia Jenkins.

Para la investigadora y docente, el proyecto de Eafit es un modelo a seguir. "Me gusta particularmente por el acercamiento para que los niños, de todas las clases, lleguen a las preguntas y de ahí al conocimiento, y porque los profesores están reconociendo en los pequeños cómo están enseñando y pueden corregir".

Vea la nota original.

Niños en la universidad o la nueva forma de aprender, eafit,