Fecha de publicación:Lunes, 27 de Febrero de 2012
Medio que publica:El Colombiano de Medellín
Sección:Columnas opinión
Género periodístico:Opinión
Autoría:Sin firmar
Mineducación se pone a la delantera. Por: Juan José García Posada


Internet

Por: Juan José García Posada

Con cierta astucia felina que está perfilándolo cada vez más, el gobierno les salió adelante a todos los interlocutores que permanecen adormilados en el debate sobre la educación superior y sorprendió el viernes al abrir en la internet una sugestiva Mesa virtual para un diálogo amplio , donde cualquier colombiano tendrá posibilidad de opinar.

Si el año pasado se criticaba al Ministerio por el sigilo con que envolvió la propuesta de reforma de la Ley 30 de 1992, hoy varían las condiciones: Invita a rectores, educadores, estudiantes y papás y demás interesados, a formar grupos de discusión y poner sus conceptos en la nueva página (www.dialogoeducacionsuperior.edu.co), donde ofrece un espacio para la confrontación libre y reposada de puntos de vista, al menos protegido del alboroto y la vocinglería comunes a las asambleas universitarias.

En la documentación disponible en esa página oficial sobresale la iniciativa de la Asociación Colombiana de Universidades, que propone, más que reforma, una Ley Estatutaria. En sólo 32 artículos sintetiza las normas que recomienda en materias de orientación, autonomía, principios universitarios, relaciones con la sociedad, financiación e inspección y vigilancia.

La propuesta de Ascún es razonable, no obstante dos puntos que pongo en cuestión: Le falta explicitud para defender la autonomía en la investigación, la producción científica y tecnológica y la innovación, y discrimina las universidades privadas.

Colciencias no debe acabar convertido en una suerte de supremo tribunal del santo oficio de la ciencia, dotado de la potestad inquisitorial de calificar y descalificar, acreditar y excluir grupos de investigación y publicaciones indexadas, con los discutibles pretextos del impacto social y la puntuación en ránquines internacionales.

Y los rectores en su iniciativa cometen el mismo error de muchos líderes estudiantiles, al darle preponderancia al sector público de la educación y subestimar el privado, lo que es notorio en la composición del propuesto Consejo Universitario Nacional.

Con el cambio de estrategia y la apertura de la mesa virtual, parece que el gobierno les dijera a los contradictores: Con cara gano yo y con sello pierde usted. Anticipa la constancia de que esta vez sí fomenta el diálogo plural y abierto, mediante la nueva página web. Y si logra sacar avante un proyecto de ley se apuntará un éxito.

Pero si no se aprueba una ley, estatutaria o de reforma, se entrará en un limbo jurídico y, por falta de normas actualizadas, reaparecerá de modo automático la fuerte amenaza original, admitida en el primer proyecto, del ánimo de lucro y la competencia feroz por el negocio supranacional de la educación tecnocrática y mercantilizada. El pragmatismo de la Tercera Vía contraataca. Por mi parte, ya me inscribí en la mesa de diálogo. Todos cabemos en la red de la tertulia virtual.

Ir a la nota original.

Mineducación se pone a la delantera, Mineducación se pone a la delantera. Por: Juan José García Posada