Fecha de publicación:Viernes, 20 de Enero de 2012
Medio que publica:El Colombiano de Medellín
Sección:Columnas opinión
Género periodístico:Opinión
Autoría:Sin firmar
No solo educación, también infraestructura, Gobernador. Por Jorge Barrientos Marín

Opinión
Internet
Jorge Barrientos Marín

Para nadie es un secreto que la educación básica de excelente calidad es el instrumento más genuino de movilidad social y de redistribución del ingreso: incrementa dramáticamente la probabilidad de acceder a la universidad y, en consecuencia, de obtener un empleo de calidad y bien remunerado. Durante la campaña el hoy gobernador del departamento, doctor Sergio Fajardo, insistió en la necesidad de llevar a toda Antioquia su estrategia de más y mejor educación para los jóvenes en cada rincón de Antioquia. No cabe duda que para Medellín la estrategia, consolidada luego por el exalcalde Alonso Salazar, funcionó, pues se mejoró en calidad y sobre todo en cobertura.

Desde luego que es encomiable la preocupación del gobernador por la educación de los jóvenes del departamento (así como por la salud y la calidad de vida). Sin embargo, considero que entre las principales preocupaciones del gobierno de Fajardo debería estar la infraestructura del departamento, en especial lo concerniente a las vías, la gran mayoría de ellas convertidas en trochas por el invierno o por negligencia. Si el departamento quiere aprovechar las ventajas que traerá las firmas de los diferentes tratados comerciales, en especial con Estados Unidos y la Unión Europea, entonces la infraestructura vial debería ser una prioridad para la nueva administración.

En materia de infraestructura vial el esfuerzo se debe dirigir a conseguir los recursos necesarios para poner en condiciones las carreteras y caminos departamentales. A diferencia de los recursos para educación (y también para la salud) que son relativamente seguros y estables, pues vienen del sistema general de participaciones y nunca pueden disminuir por Ley, los recursos para financiar la infraestructura y la construcción de carreteras no están tan seguros ni son expeditos. Entonces una de las labores prioritarias del gobernador debe estar enfocada a gestionar ante la nación los recursos suficientes para financiar proyectos de desarrollo de infraestructura vial. Esto debe complementarse con el apoyo a los municipios en la elaboración de proyectos de desarrollo vial con el objetivo de aprovechar al máximo la nueva ley de regalías recientemente aprobadas.

Es indiscutible el atraso en carreteras que tiene el país, y por supuesto los municipios y Antioquia; para sacar del atraso en infraestructura a la región es vital la coordinación y la acción conjunta de los alcaldes y el gobernador. Comunicar los diferentes municipios con Medellín, y entre ellos, no solo es importante como mecanismo para generar competitividad, es también una manera de generar desarrollo con equidad, es llevar calidad de vida a la población rural y que los beneficios del desarrollo se expandan a lo largo y ancho del departamento.

No se puede olvidar que la infraestructura es un pilar del desarrollo y es, en gran medida, responsable de la inserción de la economía regional a la economía nacional e internacional, pues permitiría la entrada y salida ágil de los productos agrícolas y manufacturados, estimularía el turismo y desde luego disminuiría los costos de transporte, un problema que en el largo plazo se vuelve un lastre para la competitividad de cualquier región.

Ver nota original .

No solo educación, también infraestructura, Gobernador,