Fecha de publicación:Domingo, 04 de Diciembre de 2011
Medio que publica:El Colombiano de Medellín
Sección:Educación / Universidades
Género periodístico:Noticia
Autoría:Firmada por el periodista
En vacaciones hay que aprender con lo cotidiano

Educación
Internet
Daniel Rivera Marín

Es tiempo de descanso. El momento que los estudiantes esperaban para dormir hasta tarde, salir a jugar fútbol, ver televisión y no hacer tareas.

Las anheladas vacaciones ya llegaron y los padres se polarizan. Están los que desde octubre o noviembre ya tenían inscritos a los hijos en vacaciones recreativas, clases de arte, refuerzos y semilleros en las universidades. En el otro lado están los que esperan que los niños estén de relajo y que solo se diviertan porque para eso se esforzaron todo el año.

Recomendaciones
Hay que mantener el equilibrio. Expertas dan sus posiciones, recomiendan desde sus perspectivas y desde la experiencia de trabajo de cada una.

Por ejemplo, para Claudia Teresa Muñoz, licenciada en dificultades del aprendizaje escolar y directora de la institución Recordar para el acompañamiento escolar, que desde hace 20 trabaja con estudiantes de la ciudad, algunos de ellos con problemas escolares, cree que para esta época hay que saber manejar el tiempo.

Si lo padres quieren que sus hijos no pierdan la continuidad académica hay que fijar orden, dice la licenciada, pues a los estudiantes no les sirve mucho que les hablen de vacaciones, piscina, fútbol y playa mientras están repasando o estudiando.

La motivación es crucial, "pero si les hablan de salidas y paseos solo están creando una premura en los niños". Y cuando Claudia se refiere a esas actividades típicas de las vacaciones, no hace referencia a que hay que anularlas, si no a que todo tiene su momento.

"Recalcar que hay que sacarle tiempo a todo, incluso al estudio", pero hay que saberlo hacer, no como una orden ni como una cuestión de premios y castigos, sino como parte de la disciplina.

Sobre todo con los muchachos que ya están en bachillerato, recalca la experta, hay que recordarles que es bueno tener conceptos claros de lo que se vio en el año, no solo de materias en las que estuvieron flojos, sino también de asignaturas que tienen una continuidad marcada.

No obstante, Liliana Mejía Acosta, psicóloga del Colegio Marymount, cree que las vacaciones son para instaurar unas rutinas muy diferentes a las que se tienen durante el año escolar, "es el tiempo en el que los estudiantes quieren descansar".

"Hay padres que antes de que los niños estén libres ya los tienen en un montón de cursos y en vacaciones recreativas", dice la psicóloga, para agregar que eso puede ser en algunas ocasiones contraproducente porque se pierden una oportunidad de descansar, de tener tiempo libre sin determinar regímenes de labores.

La idea es que los estudiantes hagan algo por lo que se sientan atraídos, "tener alternativas de actividades, que no se sienta presionados por cómo usan el tiempo libre". Según Liliana las vacaciones son para jugar, recrearse, pintar, dibujar, "creo que no se deben hacer cosas académicas".

Actividades recomendadas
Quién no quiere jugar en vacaciones, salir hasta tarde, sudar persiguiendo un balón o por qué no, dedicarse con énfasis a ganar y conquistar el más reciente videojuego... Ese tipo de actividades son las que recomiendan las expertas.

"Ellos quieren estar con los amigos y jugar, entonces hay que pensar en actividades recreativas con las que aprendan de manera más lúdica", esa es una de las estrategias, dice Claudia, que aplican en Recordar para el acompañamiento escolar, de esa manera no saturan a los estudiantes y les ofrecen una manera de aprender diferente a la del colegio.

Claudia recomienda juegos de mesa, sobre todo cuando los niños necesitan trabajar matemáticas. Puede ser ajedrez, dominó, parqués o algunos de estrategia. "Donde hayan fichas, números, mejor dicho, que se apliquen las cuatro operaciones".

Las competencias, dice la educadora, siempre significan un reto para los niños, "pueden ser con los mismos padres", y así van repasando sin darse cuenta, aplicando lo que ven en la institución a la vida cotidiana, ahí encuentran el sentido de la academia.

En cierta medida, la psicóloga del Colegio Marymount concuerda con la posición de Recordar, pues señala que cuando a un estudiante la va mal en el estudio, en algunas ocasiones, se debe a fatiga por lo que hay que intentar no saturarlos. "Podemos decir que el cerebro tiene un interruptor que a veces se dispara, por eso hay que dejar que recargue y no generarle tensiones".

Con su tesis, Liliana propone que al niño hay que ofrecerle una buena cantidad de actividades lúdicas como generar espacios en la unidad residencial si es el caso, que puedan convivir con los vecinos, organizar partidos de fútbol o una tarde para jugar con las muñecas en el caso de las niñas o practicar cualquier deporte. "Otras actividades que estimulen la parte creativa son muy importantes, que pinten, que recorten, que peguen, que ayuden con las cosas de la Navidad".

Padre de familia, piénselo bien. Hay que descansar y que este tiempo sea para dejar reposar el cerebro, sin embargo, alguna ayuda con las materias y la continuidad académica no viene mal.

Contexto

Actividades gratuitas para todos
El secretario de Educación de Medellín, Felipe Andrés Gil, cree que en vacaciones es bueno que los estudiantes tengan tiempo para realizar actividades lúdicas que les permitan seguir un aprendizaje distinto, que desarrolle otras habilidades en ellos.

Por esa razón, la Alcaldía tiene diferentes actividades en todos los parque biblioteca de la ciudad estas vacaciones.

Todos los días habrá acceso a internet, visitas guiadas, ludotecas, jornadas de literatura, murales infantiles, aeróbicos, veladas literarias, carruseles navideños, mesas de trabajo para participar en eventos culturales de cada zona, actividades de memoria de la ciudad por medio de las nuevas tecnologías; también, este fin de año el Parque Explora abrirá nuevas salas y tendrá exposiciones diferentes.

Vea la nota original.

En vacaciones hay que aprender con lo cotidiano