Fecha de publicación:Miércoles, 16 de Noviembre de 2011
Medio que publica:El Colombiano de Medellín
Sección:Educación / Universidades
Género periodístico:Reportaje
Autoría:Agencia de prensa
Evitar el acoso escolar empieza desde los padres

Educación
Internet
Efe Reportajes

EL BULLYING O acoso escolar es una situación que, si los padres y profesores no están atentos para evitarlo, puede causar consecuencias irreversibles en los pequeños.


"Insultar es lo corriente, te persigue, te amenaza. Una vez me empujó, y me agarraron entre dos. Me quitaron los zapatos, los tiraron, al igual que la mochila. En otra ocasión, entre él y otro quisieron bajarme los pantalones en el autobús".

"Me sigue diciendo 'te voy a amargar la vida, te voy a matar'. Yo intento hacer como que no me importa. He dejado de ir en el autobús. Pienso todas las noches, ¿mañana que me hará?".

"Tengo un 5 por ciento de esperanza en que no tenga que sufrir más y en que apruebe, que salga adelante y que venga de nuevo a mi aquella sonrisa que una vez tuve, para que vuelva a ser feliz y no mire las cosas malas de la vida sino las buenas?"

"Estas frases las escribió una de mis pacientes, una chica de 14 años. Es solo una muestra de lo que igual que ella, sufren miles de niños en esta sociedad. Ella expresa mejor que nadie lo que siente uno de nuestros hijos, de nuestros niños, cuando es víctima del bullying , del acoso escolar", señala la psicóloga clínica Isabel Menéndez Benavente, en una entrevista con EFE-Reportajes.

Según Menéndez, una de las mayores expertas en psicología infantil y juvenil, "en las páginas de los periódicos suelen publicarse episodios de violencia en los centros escolares que parecen tener una gran capacidad para atraer la atención pública, causando alarma social".

Algunos casos son tan extremos como el de un alumno de secundaria de 14 años que se arrojó desde la muralla de un pueblo de Guipúzcoa, en el norte de España, tras verse contra las cuerdas. "Otro grupo de estudiantes se reían de él y le hacían literalmente la vida imposible, hasta que acabó con su vida sin que nadie pudiera evitarlo", recuerda la experta.

Muchos episodios de acoso escolar suelen comenzar en el patio del recreo del colegio o la escuela, con un rumor entre los niños, un elemento de la cultura infantil que, según una reciente investigación americana, "a menudo se ve inofensivo, pero que es capaz de causar un daño real". Y muchas veces los profesores y los padres se dan cuenta cuando ya es tarde.

El rumor, antesala del acoso
Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington (UW) en E.U. ha demostrado que reducir los rumores maliciosos que se generan entre los alumnos de educación primaria previene la aparición del acoso escolar en los centros educativos.

"Los rumores son un elemento de intimidación que puede llegar hasta la violencia física, y para los niños, en ocasiones puede llegar a ser tan doloroso como la intimidación física", según el profesor de Psicología de la Educación Karin Frey, de la UW.

Gracias al desarrollo de un programa anti-bullying , aplicado en Seattle (E.U.) y en el que un grupo de profesores enseñaron pasos básicos para fomentar la empatía en los alumnos durante tres meses, se eliminaron en un 72 por ciento los rumores, burlas, insultos y todas las formas de intimidación que preludian el acoso escolar, según el trabajo de la UW.

Algunos de los factores que evitan una mayor victimización y ayudan a los niños a salir del acoso y hacen que tengan más posibilidades de combatir el bullying , son el tener amigos que les apoyen y no escoger la represalia, señala el estudio.

Según Menéndez Benavente, "la palabra bullying se utiliza "para describir estos diversos tipos de comportamientos no deseados por niños y adolescentes, que abarcan desde esas bromas pesadas, el ignorar o dejar deliberadamente de hacer caso a alguien, los ataques personales, e incluso los abusos serios. A veces lo hace un individuo y otras un grupo o pandilla".

Para la psicóloga, lo más importante no es la acción en sí misma, sino los efectos que produce entre sus víctimas: "fracaso y dificultades escolares, alto nivel de ansiedad, fobia escolar, déficit de autoestima, cuadros depresivos, autoimagen negativa, baja expectativa de logro, indefensión aprendida e incluso intentos de suicidio".

"Las situaciones de acoso, intimidación o victimización -explica - son aquellas en la que un alumno o alumna está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a las acciones negativas de otros compañeros, tanto las cometidas verbalmente o mediante contacto físico, como las psicológicas de exclusión".

"Si miramos la mente de los agresores por dentro, todos tienen algo en común: algo o alguien los hace sentir inseguros, y ellos fanfarronean y agraden, para sentirse mejor ellos mismos", señala la experta quien trata la prevención, detección, tratamiento y pautas para padres en casos de bullying , en un capítulo del libro Terror en las Aulas: como abordar el acoso escolar.

Agresores, víctimas y padres
Por su parte, el perfil de la víctima es el siguiente: tiene muy poca confianza en sí misma y no parece poder defenderse sola, y su personalidad tiene rasgos de inseguridad, baja autoestima, debilidad, sumisión, introversión, timidez, dificultades de relación y de habilidades sociales, aislamiento e inmadurez.

La doctora Isabel Menéndez recomienda a los padres estar atentos a los indicios de un posible bullying en sus hijos, como "cambios en el comportamiento y el humor, tristeza, llantos o irritabilidad, pesadillas, cambios en el sueño o en el apetito, pérdida o deterioro de sus pertenencias escolares o personales, aparición de golpes, hematomas o rasguños, negativas a relacionarse con sus compañeros o en excursiones del colegio".

Los padres cumplen una función activa para la prevención.

Ver nota original .

Evitar el acoso escolar empieza desde los padres,