Fecha de publicación:Lunes, 07 de Noviembre de 2011
Medio que publica:Otro
Género periodístico:Noticia
Autoría:Firmada por el periodista
En camino a reducir la tasa de analfabetismo

Noticias Aliadas.org
Colombia
Internet
Susan Abad

Cartagena se convirtió el 22 de setiembre en la primera ciudad colombiana en alcanzar el Objetivo del Milenio de reducir el analfabetismo a menos del 1% antes del 2015. Este logro se considera un paso importante para disminuir la tasa de analfabetismo en Colombia del actual 6.7 % a 5.7% para el 2014.

Gracias al esfuerzo de 800 docentes de 67 instituciones educativas, en coordinación con la Secretaría de Educación de Cartagena y la Fundación Transformemos, 33,800 cartageneros mayores de 15 años -que figuraban como iletrados en el censo del Departamento Administrativo Nacional de Estadística 2005- no sólo aprendieron a leer y escribir en los últimos tres años, sino que continúan estudios formales con miras a terminar la primaria y secundaria.

"La política del Gobierno 'Educación de Calidad, el Camino para la Prosperidad' tiene como objetivo lograr que en el cuatrenio 2010-2014, al menos 600,000 personas, de las 1'166,000 mayores de 15 años que tenemos registradas como iletradas a nivel nacional, no sólo aprendan a leer y escribir, sino que logren terminar su ciclo I y II de educación, que comprenderían los cinco años de primaria", explica a Noticias Aliadas Juana Vélez, directora del departamento de Cobertura y Equidad del Ministerio de Educación.

Para ello el ministerio viene trabajando con diversas estrategias, entre ellas "la implementación de modelos educativos flexibles que cumplen con los estándares y competencias internacionales que han permitido vincular a la educación -en el periodo 2010-2011- a 53,000 personas y esperamos vincular a los restantes [547,000] en los próximos tres años", precisa.

La funcionaria informa que "se están implementando modelos para que se pueda llegar especialmente a zonas rurales, donde el analfabetismo representa un 18.20% de la población, frente a un 5.5% en la zona urbana".

Agrega que para este propósito el ministerio cuenta con un presupuesto, a ejecutarse en los cuatro años, de US$60 millones de recursos propios, así como con aproximadamente $41 millones de la cooperación internacional.

"Esa idea de que todos los iletrados son viejitos ya es falsa en el país. Son personas de entre 15 y 45 años, es decir, en plena edad productiva. El problema es que esta población está asociada a los índices de pobreza. Todos están en los niveles de indigencia y de pobreza", afirma a Noticias Aliadas Rodolfo Ardila, director de la Fundación Transformemos, organización que jugó un papel principal en el proceso cartagenero.

La ministra de Educación María Fernanda Campo, basándose en estudios realizados en las 1.2 millones de familias que conforman la Red de Protección Social para la Superación de la Pobreza Extrema -programa intersectorial estatal creado en diciembre del 2010, que realiza seguimientos periódicos en todo el país para monitorear y medir el impacto de las ayudas del gobierno y de las modificaciones en los entornos económicos y sociales-, asegura que "entre la población más pobre, uno o dos adultos en cada familia son analfabetos, un padre o una madre".

Los excluidos

Pero en estos tiempos la problemática no se limita a no saber leer y escribir. En Colombia, según el Ministerio de Educación, de 100 personas que ingresaron al sistema educativo en la zona urbana, el 18% ya ha desertado cuando alcanza los 18 años de edad, mientras en la zona rural dicha cifra llega al 52%.

Además, señala Ardila, "hay cerca de un millón de niños y jóvenes en edad escolar que se encuentran por fuera del sistema educativo, de los cuales cerca del 70% pertenece a la zona rural. Estos son los excluidos. Los excluidos del siglo XXI son los que no han estudiado".

El especialista opina que por ello es muy importante "volver al sistema educativo y trabajar con un modelo pertinente, que les permita a estas personas terminar su educación primaria y secundaria, con una educación de calidad que los vincule al trabajo formal en el caso de las ciudades, y que les permita convertirse en generadores de desarrollo en su propia zona y sin irse del lugar en el caso rural".

Añade que es necesario replicar el modelo Transformemos, utilizado en Cartagena, que consiste básicamente en que "luego de una investigación cualitativa y cuantitativa de corte geográfico, y cumpliendo con todos los estándares mundiales de educación, se desarrolló un modelo para educación de adultos de muy buena calidad, con materiales didácticos excelentes, con computadores, con sistema interactivo, con software especial para estas personas y docentes altamente capacitados".

Las cifras oficiales indican que de los casi 1.2 millones de iletrados que hay en Colombia 624,000 son hombres y 551,000 mujeres.

"Es que en Colombia el número de iletrados de hombres y mujeres es casi el mismo, pero las mujeres tienen más interés por estudiar que el hombre", resalta Ardila

Afirma que, de los aproximadamente 100,000 beneficiarios que tiene Transformemos, "el porcentaje de mujeres es un 65%".

Piensa que "las razones son muchas. Ella está con los hijos y ella se da cuenta de lo importante que es esto. Esto nos está llevando a que poco a poco, la cualificación de la mujer en los estratos [sociales] bajos está superando a la del hombre".

Nuevas tecnologías
Y no es solamente este el cambio de vida radical que comenzaron a tener quienes han empezado a conocer la real dimensión del mundo a través de la lectura.

"Esto revoluciona los procesos en las ciudades. En el caso de Cartagena, que metió a toda su población en el sistema educativo, esto a la vuelta de uno o dos años tiene que ser una revolución en la ciudad, porque es gente que ya no está excluida, esta gente ya se apoderó de las calles, siente que tiene que pelear por el trabajo, como todos, pero que tiene derechos", asegura Ardila, mientras que la alcaldesa de la ciudad Judith Pinedo dice que "los cartageneros entendimos que la educación es lo único que nos iguala".

Aunque -como afirma Vélez- "la cifra de reducción a un 1% es significativa en términos de analfabetismo", todo indica que Colombia no logrará el Objetivo del Milenio, pero asegura que se sigue buscando "diversificar la oferta en la educación de adultos, incorporando nuevas tecnologías de la información a los procesos alfabetizadores", y anuncia que "se viene trabajando con modalidades de alfabetización virtual asistida que utilizan el computador como herramienta fundamental".

Informa que "se proyecta usar la tecnología de los celulares en el marco de la metodología de enseñanza y aprendizaje M-learning (o aprendizaje electrónico móvil) que se apoya en el uso de dispositivos móviles para alfabetizar". -

En camino a reducir la tasa de analfabetismo