Fecha de publicación: Sábado, 04 de Agosto de 2007
Medio que publica: El Heraldo de Barranquilla

Sección: Local
Genero periodístico: Noticia
Autoría: Sin firmar
No todos están de acuerdo con que a la institución la administre otro

Locales
Página Internet
Tatiana Velásquez A.

Año de ‘vacas flacas’ en el Inem

Para la personera Viviana Gaona este año ha sido el más particular de los cuatro que ha estudiado en el Instituto Nacional de Enseñanza Media (INEM) ‘Miguel Antonio Caro’. Desde que inició clases en febrero pasado ha tenido continuas interrupciones. Ella califica el 2007 como un periodo de "incertidumbre, zozobra y muchas intrigas".

La institución primero vivió una parálisis académica de tres semanas por el posible retorno del docente Lácides Vargas, quien hasta diciembre de 2006 se desempeñó como rector; luego, durante 10 días, las aulas estuvieron vacías debido al paro nacional de profesores por la nueva Ley de Transferencias Regionales; y ahora, a pesar de no estar suspendidas las clases, hay expectativa por el interés que ha mostrado el Instituto Tecnológico de Soledad (Itsa) en administrarlo.

El Inem es considerado el baluarte educativo del municipio de Soledad. Funciona desde 1970 y desde hace cinco años atraviesa una de sus peores crisis. Durante la década de los 80 alcanzó una población de seis mil estudiantes y ahora solo cuenta con 3.800. Sus 14 talleres están desarrollándose con maquinaria obsoleta y su número de profesores, 115, podría reducirse debido a la baja cobertura.

Viviana ingresó a esta institución en 2004. Antes estuvo matriculada en el Inem de Bucaramanga y por circunstancias del trabajo de su padre debió cambiar de ciudad. En la capital santandereana, aseguró la adolescente, todo era diferente. "Allá no hay tantos problemas como aquí".

El pasado 15 de mayo, con pancartas que decían ‘No a Lácides Vargas’, estudiantes del Inem protestaron por el posible regreso a su institución de quien fuera hasta diciembre del año pasado su rector. Por mala administración dijeron no quererlo. Bloquearon durante 30 minutos autopista al Aeropuerto para manifestar su inconformidad con un fallo de tutela del Juzgado Penal del Circuito de Soledad que le ordenaba a la Alcaldía nombrar nuevamente a Vargas como rector del Inem. Las clases estuvieron a media marcha durante los días siguientes.

La Alcaldía, a través de su Secretaría de Educación, lo trasladó a otro colegio y en su reemplazo nombró a Edwin Lozano, quien continúa desempeñándose como rector.

Vargas interpuso una tutela al considerar que su derecho al debido proceso le fue vulnerado. Según él, debió ser trasladado a una institución educativa de iguales condiciones como las otras tres públicas Industrial, Caldas y Politécnico que funcionan en la Autopista y no a una más pequeña como en la que se encontraba en aquel momento.

"El Inem venía disminuyendo día a día su cobertura estudiantil y presentaba continuamente problemas de indisciplina que hicieron necesario relevar a Lácides de su cargo", explicó Elizabeth Del Río Polo, secretaria de Educación de Soledad en ese momento.

Sin tener una idea clara sobre la institución en la que comenzaría a estudiar, Viviana inició clases y se encontró con una realidad que la impactó. Recién llegada presenció una riña entre algunos de sus compañeros y los de la institución vecina, el Colegio Francisco José de Caldas.

Durante años, los estudiantes del Inem se han enfrentado, al inicio y al final de las jornadas escolares, con los del ‘Caldas’ utilizando piedras, ‘papas’ explosivas y hasta armas blancas para hacer respetar sus respectivos territorios. Quien pise los predios del contrario puede estar en serios problemas. En lo que va corrido del año no se han conocido enfrentamientos porque, según la Personera, los promotores de las trifulcas ya se fueron del colegio.

Viviana recordó que en aquel momento lo primero que hizo fue coger un taxi para que la llevara lo más rápido posible a su casa. "Había bastantes ‘pelaos’ con la cabeza rajada".

Como personera, esta adolescente de 17 años ha tenido la oportunidad de entender mejor el funcionamiento de su institución. A ella lo que en estos momentos más le interesa es que su rutina escolar pueda desarrollarse sin tantos contratiempos como lo hacen los matriculados en cualquier escuela pública o privada del país. "Estamos dando clases normales desde el 16 de julio que regresamos de vacaciones de mitad de año. Ya no queremos más problemas".

Sin embargo, el interés que tiene el Itsa en administrar el colegio ha desembocado en rumores sobre el futuro del mismo. La propuesta que ha dado a conocer el rector de la institución de educación superior, Carlos Prasca, busca que el Inem mejore su infraestructura física y su nivel académico.

En el documento que el Itsa le enviará al Ministerio de Educación el próximo año se plantea la necesidad de un nuevo modelo educativo. El Rector aseguró no enviar su iniciativa en lo que queda de 2007 debido al cambio de gobierno municipal que vivirá Soledad en enero de 2008.

Prasca cita como ejemplo los colegios bogotanos en concesión. Estas instituciones reciben de la Secretaría de Educación una suma mensual por niño atendido y los padres deben pagar los mismos derechos de matrícula como en cualquier colegio oficial. "La administración de los recursos y los proyectos pedagógicos son responsabilidad del concesionario, bajo supervisión estatal", aseguró.

Sin embargo, en el Inem los rumores no cesan. Algunos dicen que el colegio será cerrado y otros que el Itsa quiere las instalaciones del ‘Miguel Antonio Caro’ para utilizarlas como suyas. Son solo runrunes que no se acercan a la verdad. "Estamos hablando del colegio más importante de Soledad. Queremos dar nuestro aporte para que mejore y salga de la crisis", explicó el rector Prasca.

Mientras tanto, el actual rector del Inem, Edwin Lozano, dijo que todo marcha bien en su institución. "Mucho se dice, pero nosotros estamos trabajando normal. Hay que esperar lo que pase con la propuesta del Itsa", concluyó.

No todos están de acuerdo con que a la institución la administre otro;Año de ‘vacas flacas’ en el Inem