Los paisajes ausentes de Jonas Moller

Jueves, 09 de Enero de 2014
imagen foto_g.jpg

Jonathan "Jonas" Moller visitó por primera vez los Andes peruanos en el año 2007. El fotógrafo y activista estadounidense se encontró con la belleza única y la historia dolorosa que encierran esos paisajes poco habitados, que aún hoy le impresionan.

Esos paisajes, en los que las personas están ausentes, hablan del último episodio de violencia en Perú. Ese que tuvo lugar entre los años 1980 y 2000, protagonizado por la guerrilla Sendero Luminoso y el Gobierno de Alberto Fujimori, que dejó al menos 60 mil muertos y 15 mil desaparecidos (esta última, una triste estadística que solo Colombia supera).

Jonas, como le gusta que lo llamen, ha viajado casi anualmente a los Andes desde entonces, inicialmente por su cuenta y luego como colaborador del Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF). Con su cámara ha retratado a los sobrevivientes del conflicto, su drama por recuperar los restos de sus seres queridos y su lucha por reivindicar su memoria.

De estos viajes han resultado una serie de poderosas fotografías, que la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia ha recopilado en la exposición "Paisajes Ausentes". Se trata de imágenes en las que arte y activismo social se mezclan para dignificar a sus protagonistas y sensibilizar al espectador.

¿Por qué el paisaje es tan importante en esta serie sobre desaparecidos de la violencia?
Jonathan Moller (J. M.): Siempre he tenido un cierto amor por el paisaje. Así empecé en la fotografía, haciendo imágenes de paisajes. Para este trabajo tuve que ir a la sierra peruana, a alturas entre los tres y cuatro mil metros, moviéndome entre aldeas pequeñas y retiradas. Allí el paisaje es impactante: grandes extensiones de tierra en las que tan solo hay rocas y algunas plantas. Para mí, es único.
Esos paisajes extensos, en los que no hay prácticamente nada, simbólicamente hablan de la violencia que los azotó entre 1980 y 2000, que generó el desplazamiento de muchos pobladores originarios, masacres y desapariciones forzadas, tanto por Sendero Luminoso como por el Ejército peruano.

Es decir, desde el mismo título la exposición alude al paisaje como testimonio de lo humano. En este caso, de la guerra. J. M.: Yo creo que sí. Esa es una de las propuestas que hizo la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional. Para mí el título "Paisajes Ausentes" se refiere a esa ausencia de personas que, en el contexto del trabajo que hice con el EPAF, serían las miles de vidas que se perdieron por la violencia.

Es importante decir que esta región de Perú está deshabitada por las difíciles condiciones de vida -bajas temperaturas, escasa agua y tierra poco apta para la agricultura-. Pero también es cierto que hay lugares en donde había pequeñas comunidades que ya no están debido a la violencia. Por ejemplo, en algunas de las fotos se ven cementerios clandestinos donde antes había aldeas.

Usted ha desarrollado la mayor parte de su trabajo en Centroamérica, ¿cómo fue trabajar por primera vez en Suramérica?

J. M.: Yo viví varios años en Guatemala y tengo una relación de dos décadas con comunidades y organizaciones de ese país. En el caso de Perú, he viajado casi una vez al año -durante cuatro o seis semanas- y el EPAF tiene un plan de lo que más o menos vamos hacer.

Llegamos a una comunidad y visitamos algunas familias. Nos presentamos y les explicamos lo que queremos hacer. Por lo general, un miembro del EPAF hace una entrevista -en unos casos en quechua, en otros en español- en la que el familiar del desaparecido cuenta un poco de su historia, lo que le pasó a su ser querido, algo de su situación actual y sus sentimientos. Yo tomo fotos antes, durante y después de la entrevista; también de la persona en sus actividades cotidianas y quizás del lugar donde está la casa.
Les preguntamos si tienen fotografías de los desaparecidos y les tomo fotos con ellas en las manos. En los viajes entre las diferentes aldeas he tomado paisajes y he caminado a otros lugares en donde hay cementerios clandestinos para documentar las exhumaciones.

Esta exposición se presenta en Bogotá antes que en Lima. ¿Por qué los colombianos deben acercarse al Claustro de San Agustín (Carrera 8 n.º 7-21) para verla?

J. M.: Esta exposición podría servir para sensibilizar al público colombiano sobre la historia reciente de Perú, la violación de los Derechos Humanos, la dignidad de los sobrevivientes, sus luchas por recuperar los restos de sus seres queridos y la memoria de lo que pasó en la violencia.

Y, al mismo tiempo, quizás serviría para que la gente aquí se dé cuenta de que no está sola, que hay casos parecidos. La historia de Perú y la de Colombia no están tan alejadas. Existen diferencias, pero hay ciertos aspectos que tienen en común en cuanto a la violencia, como que sus respectivos conflictos han durado décadas -acá, muchas más- y el tema de los desaparecidos.
Sobre el artista

Jonathan "Jonas" Moller (1963) nació en Cambridge, Estados Unidos. Estudió Bellas Artes en la escuela del Museum of Fine Arts de Boston y Tufts University. Desde los años ochenta se interesó por el papel de Estados Unidos en las guerras civiles de Centroamérica y desde comienzos de los noventa ha viajado a América Latina para documentar situaciones de violación de Derechos Humanos en medio del conflicto.

Los paisajes ausentes de Jonas Moller, fotografo, Bogotá, violencia, Universidad Nacional de Colombia, UNAL, CVN
Universidad Nacional de Colombia - Bogotá

Rector: Ignacio Mantilla Prada

Jefe Oficina de Comunicaciones
Blanca Nelly Mendivelso

agencianoticias@unal.edu.co

Teléfono: (1) 3165000
Ext. 18108/18106
Dirección: Cra. 45 N. 26-85
Ciudad Universitaria
Edificio "Uriel Gutiérrez"
Bogotá.

Página web: www.unal.edu.co
www.agenciadenoticias.unal.edu.co

Noticias Universidad Nacional de Colombia - Bogotá, Noticias de educación superior Colombia, contacto noticias UN

Nota: El Centro Virtual de Noticias, CVN del Ministerio de Educación Nacional no se hace responsable de esta información. Este contenido corresponde a un boletín de prensa enviado por:

Universidad Nacional de Colombia - Bogotá