Origen de Publicacion: Regional
Origen de la Noticia: Antioquia

Condicion de la Noticia: Neutra
Medio que Publica:EL COLOMBIANO MEDELLÍN

ANTIOQUEÑAS TALENTOSAS, ¡AL PODER! por BERNARDO ALEJANDRO GUERRA HOYOS


    Pagina 4A
    Opinión

    Como lo ha manifestado el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, el siglo XXI es el siglo de la igualdad de las mujeres y de los hombres, concepto que va más adelante de la simple noción de equidad de género que viene haciendo carrera entre nosotros a partir de la Constitución de 1991. En la norma constitucional se pretende asegurar una simple cuota o porcentaje de participación de la mujer en los cargos públicos, pero no brinda, por sí misma, la oportunidad de ejercer el poder, entendido como dirección de los destinos de un conglomerado social. Por ello es que la mujer oriunda de Antioquia sólo en contadas oportunidades ha llegado a las más altas esferas del mando político, en su más amplia acepción, tal vez porque se le han cerrado las puertas o ella misma no lo ha deseado.

    No obstante, en nuestro departamento la mujer viene alcanzando protagonismo como intérprete de los sentimientos y preocupaciones de la sociedad y de ello son un ejemplo la primera dama del departamento, Claudia Márquez y la primera mujer del municipio, Lucrecia Ramírez, que, discreta pero efectivamente, están librando una lucha para cambiar paradigmas y superar muchas de las injusticias sociales que nos aquejan.

    Desde remotos tiempos Antioquia fue la cuna de mujeres destacadas de las cuales podemos mencionar, a título de ejemplo, a María Centeno, cuyo nombre está vinculado a la explotación minera en la región de occidente y particularmente de Buriticá, a la cual le construyó el acueducto a principios del siglo XVII; Ana de Castrillón, ligada estrechamente a la fundación de la Villa de la Candelaria; Javiera Londoño, precursora de la libertad de los esclavos; Simona Duque de Alzate, luchadora por la causa de la independencia y quien entregó sus siete hijos a la campaña libertadora; María Martínez De Nisser, ardiente defensora de la legitimidad en la época de nuestras guerras civiles.

    Todas ellas, con justicia, ocupan un lugar protagónico en la historia de nuestro departamento.

    Más recientemente recordamos que han brillado con luz propia en el firmamento colombiano María Cano, la dirigente social que tantas batallas libró en defensa de la clase trabajadora, en los primeros treinta años del siglo pasado; Luz Castro de Gutiérrez, ferviente servidora de los humildes; María Elena de Crovo, la ministra de trabajo que dejó una huella profunda en esa cartera durante el gobierno del doctor Alfonso López Michelsen; Sofía Medina de López Villa, hasta ahora única alcaldesa de Medellín y Helena Herrán de Montoya, también primera gobernadora y Constituyente.

    Sin embargo en las últimas décadas la mujer antioqueña se ha alejado del poder político, con algunas excepciones como la doctora Piedad Córdoba que forma parte de un importante sector liberal en el Senado y la representante Liliana Rendón, nueva vocera de Alas-Equipo Colombia en la Cámara.

    Antioquia espera que una nueva generación de mujeres asuma un compromiso con lo público desde el Ejecutivo, reclama su presencia en la escena política, con un sentido de pertenencia y también de responsabilidad, porque deben ser parte de la nueva concepción de la sociedad antioqueña cuyos problemas y soluciones exigen su experiencia e inteligencia.

    Antioquia debe tener la posibilidad de contar nuevamente con gobernadora o alcaldesa de Medellín, vinculadas por el nacimiento, la sangre y el afecto a esta comarca.

    Nuestro departamento dispone para ello de una pléyade de figuras femeninas destacadas por su bagaje intelectual, capacidades directivas y probidad.

    Quiero resaltar los nombres de algunas de estas mujeres meritorias: Beatriz Londoño, saliente directora del ICBF; Ana Mercedes Gómez Martínez, directora de EL COLOMBIANO; Sandra Suárez Ceballos, ex ministra de Medio Ambiente y Vivienda; María Inés Restrepo de Arango, directora de Comfama; Lina Vélez de Nicholls, directora de la Cámara de Comercio; María Emma Mejía , ex ministra de Estado y ex consejera presidencial para Medellín; Gloria Cuartas Agudelo, dirigente política del Urabá antioqueño; Ana María Álvarez, empresaria y diputada a la Asamblea; Beatriz Restrepo Gallego , promotora del Plan Estratégico de Antioquia -Planea-; María Cecilia Vélez White, ministra de Educación; Martha Lucía Villegas, directora del Icetex; Beatriz White, Secretaria de Bienestar Social de Medellín y Aura Marleny Arcila, concejal de Medellín.

    De este abanico podría salir una excelente primera autoridad departamental y municipal y por ello propongo sus nombres al debate público a catorce meses de las elecciones regionales y locales.

    Post scriptum:

    Los antioqueños debemos reconocer la manera firme y pronta como el gobernador Aníbal Gaviria enfrentó la corrupción en la Gerencia de Megaproyectos del departamento, en los lamentables hechos que en su mismo comunicado calificó de gravísimos.

    Quedan notificados con esta ejemplar actitud los funcionarios y contratistas que puedan estar incurriendo en similares comportamientos. Es mejor que vayan solicitando vacaciones permanentes o su retiro por el bien de Antioquia y de la administración seccional.