Contenido principal

Las rondas y las cintas de colores transforman la enseñanza en Cerinza (Boyacá)

Las rondas y las cintas de colores transforman la enseñanza en Cerinza, secretaira de eduacion de boyaca, cerinza, santa rosa de viterbo, ministerio de educacion, becas docentes, uptc, boyaca

04 de octubre de 2017

Las rondas y las cintas de colores transforman la enseñanza en Cerinza, secretaira de eduacion de boyaca, cerinza, santa rosa de viterbo, ministerio de educacion, becas docentes, uptc, boyaca

Las chispeantes voces infantiles que provienen del aula multigrado de la Institución Educativa Cerinza, sede rural Cobagote, entonando ‘La ronda de los ángulos’ anuncian que está a punto de comenzar una de las clases más coloridas y que más atención acapara: la de matemáticas.

“Agudos, rectos y obtusos ángulos serán, según la medida que harás sin parar. Levanta la mano y te das la vuelta y así tendrás un ángulo recto de noventa”. (Fragmento de la Ronda de los ángulos)

imagen recurso_02.jpg

Las chispeantes voces infantiles que provienen del aula multigrado de la Institución Educativa Cerinza, sede rural Cobagote, entonando ‘La ronda de los ángulos’ anuncian que está a punto de comenzar una de las clases más coloridas y que más atención acapara: la de matemáticas.

Son 18 los estudiantes en esa aula, enclavada en las frías montañas boyacenses, quienes bajo la orientación del profesor Orlando Parra Rojas se desplazan por el aula, giran, brincan y entonan el cántico que les ayuda a comprender qué es un ángulo, cuántas clase hay y qué los caracteriza. Es, sin duda alguna, una de las clases de matemáticas más divertidas que puede haber para estos niños entre los 6 y los 10 años: mientras juegan, adquieren conocimientos.

Pero no es todo en ese salón. Con cintas de colores atadas a un palo de escoba y con un enorme transportador, el ‘profe’ Orlando, ayudado por sus intrépidos alumnos, va marcando en el piso ángulos de todas las formas como cintas de colores tiene; así también recrea lo que sus alumnos acaban de cantar.

hdr
hdr
Licenciado Orlando Parra Rojas

Hace un año el ‘profe’ Orlando llegó a ese colegio proveniente de la Institución Educativa Novare y se ganó el corazón y la atención de los alumnos. Es evidente el buen ambiente que reina en esa aula, en la que cuelgan del techo figuras móviles con el número del grado al que pertenecen los 2, 3 o 4 niños que bajo ellas se sientan. En esta institución, a la que se llega tras recorrer tres (3) horas en carro desde Tunja, solo hay un profesor que debe atender desde preescolar hasta 5 grado. Es lo que se denomina una escuela unitaria.

Desde las 7 de la mañana, después de atravesar un gran pastizal que comunica su casa con la escuela y enfundado en sus botas, el ‘profe’ llega a atender a los 18 pequeños que viven diseminados por la vereda Cobagote. Son hijos de finqueros propietarios o arrendatarios, patrones o labriegos, quienes producen quesos, cuidan animales y realizan todas aquellas labores de campo que les permiten a los citadinos tener los alimentos.

imagen recurso_01.jpg
Corregimiento Cobagote - municipio Cerinza - Boyacá

Cobagote, ese pedacito de tierra boyacense perteneciente a la Provincia de Tundama, caracterizada por extensos pastizales como si fueran un tapete de variadas tonalidades de verde y cubierto por un inmenso cielo azul, es uno de los tantos lugares hasta donde ha llegado el efecto transformador del programa ‘Becas para la excelencia docente’, del Ministerio de Educación Nacional, que ofrece una maestría de profundización en pedagogía en universidades acreditadas en alta calidad.

De eso da fe el profesor Orlando, uno de los beneficiados con el programa y quien para adoptar su forma de enseñar tomó como referente el contexto bajo el cual viven sus alumnos e involucra diversos tipos de acciones pedagógicas en las que sus estudiantes participan activamente. No es la clase magistral de “tablero y tiza”, como se dice.
    
“En los dos años de la maestría nos enseñaron cosas muy novedosas y aquí estamos aplicando los conceptos que aprendimos”, afirma Orlando quien cursó la maestría con la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia -UPTC. El pasado 10 de agosto, en el auditorio de la Cámara de Comercio de Tunja, se graduó junto a 110 compañeros de todo Boyacá.

imagen recurso_04.jpg
Institución Educativa Cerinza sede principal

Omaira Cecilia Rodríguez, rectora de la Institución Educativa de Cerinza, dice ser testigo de que el programa ‘Becas para la excelencia docente’ ha incidido en la calidad de la educación para los estudiantes y en la motivación de los profesores. Ocho profesores de este colegio se han beneficiado con la iniciativa del Gobierno nacional

“Los docentes han adquirido disciplina y una motivación por la formación muy grande. Ellos están interesados en hacer cosas diferentes, en participar en los eventos, en hacer actividades que conduzcan a la investigación y en experimentar cosas nuevas”, explica la rectora Omaira.

imagen recurso_9.jpg
Institución Educativa Cerinza sede Cobagote

Y se nota. El ambiente que vive este colegio es diferente, explica la rectora Omaira, pues el rol que han asumidos los docentes en el aula es más activo y la actitud de los niños es otra. “La formación en los profesores es definitiva”, asegura la directiva docente.

En esto coincide el Ministerio de Educación Nacional, que creó este programa con dos objetivos básicos: incentivar a los profesores y mejorar la calidad de la educación. En los municipios de las 95 Entidades Territoriales Certificadas (ETC), 7.710 docentes de colegios oficiales iniciaron en 2015 su formación en maestría de profundización en pedagogía.

imagen recurso_03.jpg

¿Qué tiene de novedoso este programa? Esa pregunta la responden con una mezcla de emoción y certeza los docentes beneficiados, porque, coinciden, es el cambio de visión sobre su ejercicio, es el reconocimiento a la labor del docente, es entender que la educación transforma en el aula de clase y también que es una decisión del Ministerio de Educación para privilegiar la formación como un paso más para alcanzar la meta de hacer de Colombia el país mejor educado en 2025.

“Hemos descubierto que a los niños sí les gusta leer y esto es un paso básico para mejorar la formación de los estudiantes”, afirma, entusiasta, Lyda Marcela Benavides. Ella y Lady Nancy Gonzales son las dos docentes de la sede principal del colegio de Cerinza que desarrollaron un proyecto basado en relatos de la tradición oral llevados a textos escritos.

Su tesis en la maestría fue laureada por la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia de Tunja, por la calidad del trabajo que realizaron.

imagen recurso_07.jpg
Municipio Santa Rosa de Viterbo - Boyacá

Y estos descubrimientos se extienden a otros colegios oficiales como la institución educativa Carlos Arturo Torres, de Santa Rosa de Viterbo. Allí, los docentes Deisy Katerine Estupiñán Angarita y Medardo Ortiz Sandoval centraron sus esfuerzos en desarrollar el proyecto ‘Ambientes de aprendizaje para la enseñanza de la termodinámica’, un tema que generalmente puede convertirse en un lío para los estudiantes.

La institución Carlos Arturo Torres es grande, concentra casi dos mil estudiantes de preescolar a media, estos niños y jóvenes viven en un ambiente de ciudad, es decir, están en un contexto diferente al de Cerinza, pero de igual forma sus docentes han adaptado a sus necesidades y su contexto la forma de enseñar a los estudiantes.

imagen recurso_08.jpg
Licenciado Medardo Ortiz, rector Luis Guillermo Medina y licenciada Deisy Katherine Estupiñán de la Institución Educativa Carlos Arturo Torres

“Es que el programa nos ha permitido explorar nuevas estrategias de formación pedagógica, que desarrollan y potencian en el estudiante factores socio-afectivos, cognitivos y físico-creativos, que ayudan a mejorar el proceso de enseñanza en la termodinámica, pero que puede ser aplicable a otros escenarios”, asegura el profesor Medardo Ortiz.

Aquí no le cantan a los ángulos ni usan cintas de colores. Los chicos aprenden sobre fenómenos físicos pero desde una metodología más activa, más vivencial y ajustada a su cotidianidad, todo gracias a que los docentes también han sido tocados por el programa ‘Becas para la excelencia docente’.

En Boyacá, una tesis laureada
Proyecto ‘De los relatos de la tradición oral a la producción de textos narrativos escritos’
Institución Educativa Cerinza sede principal
imagen recurso_05.jpg
  • Lyda Marcela Benavides Tamayo: ‘La maestría transformó mi práctica docente’

“Ha sido un espacio de autoevaluación, de mirar cómo venía trabajando y al consultar teóricos definitivamente empecé a revisarme, para saber cómo estaba enseñando lenguaje y encontrar que hay otras posibilidades.
“La maestría me transformó el imaginario sobre lo que creemos de los niños. Para ellos la escritura es libertad, es expresión, pero nosotros los profesores con las actividades de copiar y dictar les matamos el gusto por escribir”.

imagen recurso_06.jpg
  • Lady Nancy Gonzáles Gutiérrez: ‘Ahora soy el mejor ejemplo para un adolescente, mi hijo’

“Volver a las aulas después de un tiempo es duro, por eso siempre le digo a mis estudiantes que no dejen de estudiar porque esto es un proceso. La vida es de retos, es demostrarme a mí misma qué capacidades tengo y hasta dónde puedo llegar y demostrarles a los estudiantes que uno puede.
“Hacer la maestría también me enseñó que una clase no es solo conceptos, es encontrar lo que hay en el fondo de cada una de esas personitas que están ahí sentadas”.

Programa ‘Becas para la excelencia docente’

En 2015 el Gobierno nacional creó este programa con el fin de impulsar la formación de los docentes colombianos, a nivel de programas de maestría enfocadas a mejorar sus prácticas pedagógicas y desarrollar acciones al interior de la institución educativa a las que están vinculados.

Se trata de una maestría de profundización en pedagogía a la que acceden los docentes nombrados en carrera o en provisionalidad de instituciones de educación oficial y que dictan las áreas de matemáticas, lenguaje y ciencias naturales. Los docentes son becados y deben realizar su trabajo de grado ejecutando un proyecto al interior de su colegio y para ello cuentan con el acompañamiento de tutores de la universidad que dicta la maestría.

Este programa ha permitido que 24 universidades acreditadas en alta calidad lleguen tanto a ciudades capitales como a los territorios más remotos del país a ofrecer formación con un enfoque que privilegia las prácticas pedagógicas en el aula de clase y con acompañamiento en el colegio, para el desarrollo de los proyectos de grados de los docentes beneficiarios mediante visitas in situ.

Es así como a 2017 se han abierto cuatro cohortes de las que se benefician 7.710 docentes de todo el país; este año se empezaron a graduar los docentes de las cohorte I y II que han logrado cumplir la totalidad del programa.

A la fecha son 400 docentes que se han graduado en: Universidad La Salle, Universidad Autónoma de Bucaramanga, Universidad de Medellín, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Universidad Santo Tomás, Universidad de La Sabana y Universidad Tecnológica de Pereira.

Las rondas y las cintas de colores transforman la enseñanza en Cerinza, secretaira de eduacion de boyaca, cerinza, santa rosa de viterbo, ministerio de educacion, becas docentes, uptc, boyaca