Fecha de publicación:Jueves, 12 de Julio de 2012
Medio que publica:Universidad.edu.co
Género periodístico:Entrevista
Autoría:Agencia de prensa
La Universidad de Córdoba es tierra de nadie, reconoce su rector

Portada
Internet
Adaptación de El Meridiano de Córdoba

La gobernabilidad en Unicórdoba no existe. A menos de un mes de buscarse nuevo rector, las protestas, bloqueos, parálisis de estudiantes porque no quieren que Madera continúe, daños a la infraestructura, anónimos e intereses ocultos en la nueva elección, tienen convertida a la institución en un escenario de piratas y ladrones tras un botín. Madera dice que fue retenido por estudiantes, que la autoridad no le hace caso para entrar a la Universidad y que buscará apoyo del presidente Santos.

Por su parte, el alcalde de Montería, Carlos Eduardo Correa, exigió al Consejo Superior de la Universidad de Córdoba que ataque el problema de raíz del alma mater, cuyas consecuencias son los desmanes que afectan a la ciudadanía.

El rector Emiro Madera dijo ayer que 100 estudiantes lo retuvieron y que un alumno resultó apuñado en las revueltas del martes. José Escobar, representante de los estudiantes, y Miguel Palomino, de los profesores, aseguran que el rector miente y que lo van a denunciar por generar pánico. ¿Y entonces?

En medio del despelote está quedando la ciudadanía. Perpleja observa que no hay control, y la Policía decidió apenas ayer montar dos puestos de control en las afueras de la U de Córdoba, que servirán de 'campaneros'. En caso de disturbios ingresarán a la institución.

Habla Madera

En entrevista al Meridiano de Córdoba, el rector de la Universidad se refirió a los hechos:

Usted dice que lo retuvieron en su oficina y los estudiantes dicen que estaban esperando a que bajara para reclamarle por qué está vociferando que se va a quedar por un año más.

Entre las 10:00 a.m. y la 1:00 p.m. (de ayer) unos 100 estudiantes y 3 profesores bloquearon el acceso al edificio administrativo, sacaron a los trabajadores de sus puestos y estaban esperando afuera para agredirme. Yo lo he llamado el asalto a la U por parte de los violentos y creo que se está imponiendo un régimen de terror de manera sistemática.

¿Por qué protestan los estudiantes y los profesores?

Ya no dan motivos. Algunos encapuchados, que son los que hablaron para los medios, decían que porque a mí se me había concedido un año más de rectoría, cosa que no es cierta. Yo sí interpuse un recurso en razón de una decisión del Consejo Superior, y eso se decide por la vía judicial y no ha sucedido. La verdad es que no hay ninguna razón clara. Estos movimientos se convocan a través de Facebook por parte de los estudiantes, quienes se encapuchan y salen a bloquear vías y a tirar piedras. Ayer se robaron los peces del instituto de piscicultura, se robaron las dos cafeterías, las asaltaron. Destruyeron el primer piso del edificio administrativo y algunos equipos.

¿Quién manda en la Universidad?

Administrativamente y como institución, el rector y sus instancias académicas. Estos actores violentos quieren mandar, pero eso es lo que no se puede permitir.

Pero eso es lo que está pasando. La Universidad hoy es tierra de nadie y el tema es que usted como rector no pudo controlar lo que pasa adentro, por eso la violencia se salió de las fronteras físicas de la institución y afecta a toda Montería.

Sí, yo he denunciado eso desde el 16 de abril. Ayer le mandé una carta al Presidente de la República diciéndole que la Universidad se ha convertido en tierra de nadie. Le he avisado a la Policía y al Gobernador; la Policía dice que no puede entrar a la U, no sé qué ley los ampara para eso. Dice que los agentes se quedan por fuera de la Universidad. Es decir que uno aquí adentro está expuesto a las dinámicas de estos pequeños grupos. No entiendo ni comparto ni la estrategia ni la actitud de la Policía. En el pasado fue muy útil y colaboradora, pero ahora prácticamente a mí se me comunicó por parte del coronel León que ellos de ninguna manera iban a ingresar a la Universidad, ni siquiera a garantizarme el derecho a la vida a mí, que estaba siendo violentado. Este es un asunto de estado que espero tratar en Bogotá mañana (hoy). Voy a viajar a conversar con el Presidente para ver cuál es su posición, porque estas son cosas que se me salen de las manos y al que se le está saliendo de las manos la Universidad de Córdoba es al Gobierno Nacional, no a la rectoría.

Creo que se le salió de las manos a usted, rector, y la Universidad ahora mismo está manga por hombro.

No, la Universidad como Universidad no está manga por hombro. Están manga por hombro las conductas de los violentos, que no son competencia de la rectoría.

Pero estos violentos se tomaron la Universidad que usted dirige, que usted debe controlar.

Pero el control de la violencia no es responsabilidad de la rectoría, es función de la Fuerza Pública y si ella no lo hace no se le puede endilgar a la rectoría ese proceso. Yo he hecho lo que me ha correspondido. He solicitado que la Policía cumpla con su deber. Es que el deber de un rector no es controlar violentos. Quien controla violentos es la Fuerza Pública. Hay una escalada de violencia que debe detener la Fuerza Pública. Ayer fue apuñalado un estudiante.

Los estudiantes quieren su cabeza y por eso asumen esa posición violenta.

No son los estudiantes, son mis contradictores políticos. Ahí hay estudiantes, profesores y trabajadores. Las contradicciones políticas no se pueden resolver por la vía de la violencia. ¿Cuáles son las razones para que pase esto?, yo no he cometido ninguna conducta indigna o dolosa. A mí me han investigado los organismos de control.

Pero su posición de decir que van a fallar a su favor y se va a quedar un año más en la rectoría está retando a los que ya están calientes. ¿No cree que debe dar un paso al costado?

No, porque por esa vía se va la institucionalidad por la borda. No puede ser que cada que se quiera tumbar a un rector en la Universidad se va a recurrir a la vía de la violencia. ¿Dónde está el estado de derecho? Yo estoy siendo acosado laboralmente, a mí se me está violando el derecho al trabajo. La posición no puede ser: 'rector, dé un paso al lado y quítese'. Aquí las cosas son muy complicadas y el tema es político.

Todo mundo sugiere que el fondo es político por las próximas elecciones del nuevo rector, pero nadie se atreve a ponerle nombres a los que están promoviendo el desastre.

Nadie se atreve a ponerle nombres. Estamos en un oscurantismo. Nadie se hace responsable de nada.

Ni siquiera usted, rector.

Yo sí le he puesto nombre: asalto de fuerzas oscuras a la Universidad de Córdoba, y eso obedece a la dinámica política del juego por el poder de la U.

Juego en el que usted está inmerso, porque reta a todos los estamentos diciendo que va a quedarse.

No es así. Yo solo estoy cumpliendo mi periodo, al que tengo derecho y para el que fui elegido.

Dice el estudiante

José Escobar, representante de los estudiantes ante el Consejo Superior, dijo ayer que "en la U lo que hay es un enfrentamiento personal entre la Policía y los estudiantes. Todo comenzó con una protesta el día jueves porque no nos acreditaron algunos programas, pero la Policía entró y le pegó hasta a los trabajadores, profesores y a estudiantes que nunca han entrado en el conflicto. Esto dio origen a las protestas de ayer (martes). Digo que es personal porque los policías y los estudiantes se están agrediendo de parte y parte".

A raíz de la retención de la que habla el rector, dijo que "los estudiantes hicieron un mitin en el edificio administrativo para pedirle al rector que se fuera de la U, por el hecho de que los estudiantes creen que se va a quedar un año más en su puesto. Lo de la retención es totalmente falso".

Profesor se pronuncia

Miguel Palomino Cantillo, profesor de la Universidad de Córdoba, dijo que el rector Madera no está diciendo la verdad.

"Lo que pasa es que el rector se ha puesto descaradamente a desinformar a los medios de comunicación, ha calumniado y dicho mentiras, lo que ha alterado el orden y los ánimos de la gente. Vamos a denunciarlo por generar pánico dentro de la U", señaló Palomino.

"Estamos dando clases, pero el rector sigue diciendo cosas que alteran el orden, como que se va a quedar un año más", puntualizó.

¿Y la Policía?

El comandante de Policía, coronel Jaime Ávila Ramírez, señaló apenas anoche que los agentes entrarán al claustro universitario cuando se presenten casos extremos y se esté cometiendo un delito allí adentro. Indicó que no hay Policía dentro de las universidades colombianas mientras no se estén cometiendo actos delictivos. Reconoció que no tienen conocimiento de personas heridas durante la revuelta del pasado martes y que si la hubo debió ser alguna riña interna, pero que adelantarán las investigaciones del caso.

Ver nota original

La Universidad de Córdoba es tierra de nadie, reconoce su rector