Fecha de publicación:Martes, 27 de Marzo de 2012
Medio que publica:El Espacio
Sección:Judicial / Justicia / Conflicto armado
Género periodístico:Noticia
Autoría:Firmada por el periodista
¿Quiénes eran los estudiantes que fabricaban las papas bomba?

Judicial
Internet
Jeanneth Espitia Supelano

Detrás de los muchachos que fallecieron tras la misteriosa explosión ocurrida la madrugada del pasado domingo en Suba, se esconde la historia de tres brillantes universitarios. Sus amigos y familiares aún no logran entender con exactitud lo que ocurrió, pero relataron a El Espacio, cómo los recuerdan.

Daniel Andrés Garzón Riveros - 22 años.
Estudiante de quinto semestre de ciencias sociales de la Universidad Pedagógica Nacional. Le gustaba jugar fútbol con sus primos y leer. Vivía en la casa 3 del conjunto residencial Fontana Grande Reservado, con su padre Ricardo Garzón de 48 años, la mamá Blanca Alicia Riveros, de 46, su hermano menor Ricardo Alfonso Garzón Riveros, de 20 años y temporalmente con su amigo Óscar Arcos, a quien habían dado posada en este hogar desde hace unos tres meses. Anteriormente había estudiado en el mismo centro educativo, cuatro semestres de lenguas extranjeras y fue así como conoció a Lisaida Ruiz, otra de las víctimas que lo acompañaba aquel trágico día.

Lisaida Ruiz Borja - 24 años
Oriunda de Sincelejo. Terminó hace dos años su carrera de lenguas extranjeras, en la Universidad Pedagógica y laboraba como profesora en un colegio de Chía, municipio en el que vivía junto a su padre, Miguel Ruiz.

Óscar Daniel Arcos - 19 años
Aunque sus padres viven en el municipio de Sibaté, al parecer, por una discusión que tuvo con ellos, Óscar llevaba tres meses viviendo con su amigo Daniel en Suba. Al igual que él estudiaba ciencias sociales en la Universidad Pedagógica, cursaba décimo semestre y la celebración de su grado estaba programada para finales de este año. Siempre fue un alumno destacado por sus calificaciones. En su tiempo libre le gustaba leer y escuchar música de Silvio Rodríguez. Y los fines de semana viajaba a visitar a sus padres y le ayudaba en ocasiones a su papá a atender un negocio.

¿Qué ocurrió?
El día de la tragedia, Daniel, Lisaida, Óscar y Ricardo se encontraban en una habitación del tercer piso cuando hacia la 1:30 de la madrugada una fuerte explosión acabó con la vida de los tres primeros y dejó gravemente herido a este último.

Según las autoridades, los muchachos se encontraban ingiriendo licor en el lugar y a la vez tratando de fabricar papas explosivas, al parecer con el fin de realizar atentados el primero de mayo próximo.

Sin embargo, estas versiones fueron desmentidas por todos los familiares y allegados a los jóvenes quienes pidieron que no se les tilde como terroristas y se les respete su dolor.

Dolor, luto y rabia

Para Javier Garzón, tío de Daniel (fallecido) y Ricardo (herido), estos muchachos siempre fueron muy aplicados y juiciosos. En medio del drama que hoy debe afrontar su familia, lo recordó con estas palabras, "Daniel era el ejemplo de la familia en cuanto a estudio, era un joven muy dedicado, a pesar de su corta edad ya tenía dos carreras encima, salió de 15 años del colegio y desde allí no hizo más que estudiar".

Para él lo más difícil de todo esto es que además del dolor que tienen que vivir, adicionalmente las autoridades estén tildando a sus sobrinos y a los amigos de pertenecer a grupos subversivos o al margen de la ley. "Queremos que el General que dio esas declaraciones, se retracte de lo que habla, que revise la hoja de vida no solamente de ellos sino de toda la familia... Nosotros somos solamente gente de trabajo, mi hermano Richard es una 'mula' de trabajo, lo que dicen las autoridades es una mentira y eso nos está afectando en la parte social porque nos tildan de subversivos guerrilleros", exclamó.

Adicionalmente negó que los jóvenes hubieran estado ingiriendo licor, "simplemente no sabemos qué cantidad de explosivos había, si los estaban manipulando, no podemos entender cómo pasó todo esto, les damos la confianza a nuestros hijos y si supiéramos que tuvieran materiales que atenten contra sus vidas por supuesto que no lo permitiríamos.

Así mismo, el hermano de Óscar, Edison Arcos, estudiante de matemáticas en la Universidad Distrital, dijo que es normal que en estas instituciones se reparta propaganda subversiva. "Los panfletos que encontraron los tienen todos los universitarios, porque cada dos o tres días salen otros estudiantes a repartirlo. A mi hermano le gustaba el grupo M-19 pero sólo leía sobre ellos", relató. Por su parte, Lizzeth Ruiz, hermana de Lisaida Ruiz Borja, señaló que su hermana no vivía en Suba, sino en Chía y que no se explica por qué se encontraba en ese lugar en el momento que sucedió la explosión. También le pidió a la Policía no hacer señalamientos respecto a que los jóvenes estaban fabricando papas explosivas.

Recuerdos inolvidables
Andrés Felipe Garzón y Miguel Ángel Garzón, ambos de 18 años, primos de Daniel recordaron con mucha nostalgia la última reunión familiar "fue el primero de enero en la casa de nuestra abuela paterna, en el barrio La Aurora, siempre para los diciembres las reuniones eran ahí, pero a mis primos y a nosotros no nos gusta el trago, por eso no creemos que ese día estuvieran bebiendo", dijo Andrés. "Yo los veía a ellos como el ejemplo a seguir porque acabamos de salir del colegio y queríamos seguir sus pasos en cuanto al estudio", relató Miguel.

Allegados y amigos de la Pedagógica recordaron a Óscar como uno de los mejores alumnos. Uno de sus compañeros, quien pidió reservar su nombre, afirmó que "lo recuerdo como un estudiante muy aplicado, era de las personas más brillantes en la universidad, toda la comunidad académica lo recuerda por su ingenio y colaboración, jamás dejaba solo a un compañero, nunca tuvo problemas con nadie. El sábado en la noche hablamos y nos habíamos quedado de ver esta semana para hacer un trabajo, pero cuando me enteré del caso quedé asombrado, uno no cree que le pueda pasar algo así a una persona tan brillante y aplicada. Precísamente lo conocí porque en la biblioteca él estaba leyendo un libro y me explicó algo que yo no entendía, desde ahí hicimos una bonita amistad", aseguró con nostalgia.

Lo que viene ahora
Los padres de Daniel y Ricardo tuvieron que trasladar lo poco que quedó de sus pertenencias para la casa de la abuela materna en el barrio Suba Tibabuyes, allí estarán hasta que puedan empezar a recuperarse nuevamente de esta terrible tragedia.

Los vecinos del conjunto Fontana Grande Reservado, manifestaron su solidaridad con esta familia que nunca tuvo un problema ni inconveniente con nadie. A algunos se les ha dotado con tejas y vidrios, mientras que otros optaron por hacer por su cuenta las reparaciones locativas necesarias.

Por ahora, la Fiscalía 324 seccional de la URI de Suba, inició una investigación para establecer las verdaderas causas por las cuales estos jóvenes estuvieran manipulando los explosivos.

Estudiantes de la Universidad Pedagógica también se solidarizaron con el drama que viven las familias de las víctimas y manifestaron que harán una recolecta para contribuir con los gastos a que haya lugar, así mismo dijeron que posiblemente realicen una marcha pacífica desde la universidad hasta el cementerio.

Finalmente los cuerpos de los estudiantes fueron entregados anoche hacia las 7:30 p.m., las exequias se estarán adelantando durante el transcurso del día de hoy en la Funeraria Candelaria, para posteriormente conducir los restos de los muchachos a su última morada. Paz en sus tumbas.

Ver nota original.

¿Quiénes eran los estudiantes que fabricaban las papas bomba?, mueren estudiantes, accidente, explosión, fabricación material explosivo, universidad pedagógica nacional, universidad distrital, suba