Fecha de publicación:Lunes, 31 de Octubre de 2011
Medio que publica:Semana.com
Género periodístico:Noticia
Autoría:Lector
¿Las preguntas correctas?

Cartas
Internet
Diofanto Arce Tovar

En relación con el artículo 'El fantasma de Chile' (SEMANA n.° 1538), el debate central que debería guiar la discusión de las partes sobre la reforma a la Ley 30 de Educación Superior no se ha realizado, y este es determinar el papel de la universidad y de la educación superior dentro del modelo de desarrollo colombiano. Si la opción de desarrollo de nuestro país es la de capturar las industrias que el primer mundo descentraliza con el costo ambiental, laboral y de oportunidades que esto significa, entonces el camino determinado por el gobierno funciona, pues la creación, innovación y generación de conocimiento pasan a un segundo plano y convenimos en que estas acciones se realizarán en el primer mundo; por lo tanto, lo que necesitaríamos sería unos conocimientos profesionales y técnicos acordes con las industrias que llegarían a nuestro territorio.

Pero si pensamos en un modelo de desarrollo sustentable acorde con nuestra realidad, con nuestros recursos, con una opción alternativa que genere una nueva ruta de equidad e inclusión, los ítems planteados por la reforma pierden peso, pues esta y, en general, la de todo el sistema educativo, tendría que dirigirse a la generación de conocimiento, innovación, tecnología, que buscará no únicamente hablar de financiación, sino de rutas que permitan que el país ingrese a la era del conocimiento. Así, los recursos del Estado serían inversión; los aportes de los sectores productivos serían fuentes de crecimiento, pero también de responsabilidad social; los descubrimientos técnicos y científicos realizados en las IES responderían a las necesidades del país. De esta manera, la universidad jalonaría al país y no sería vista como un costo social, y tal vez la guerra sería entendida de manera inversa: como un despilfarro de dinero en la ruta del desarrollo.

determinar el papel de la universidad y de la educación superior dentro del modelo de desarrollo colombiano