Fecha de publicación:Jueves, 08 de Julio de 2010
Medio que publica:Revista Semana
Sección:Opinión lectores
Género periodístico:Opinión
Autoría:Lector
Golpe pensional al magisterio

Comunidades Semana
Internet
Pablo Emilio Obando Acosta

"El próximo 31 de julio dejarán de existir cerca de 100 regímenes especiales de pensiones que hay en Colombia. Con este cambio, el gobierno se ahorrará, de aquí al año 2050, algo más de 100 billones de pesos...". Así comienza el informe de la Revista Semana, en la edición correspondiente al periodo julio 5 al 12 del año en curso, bajo el titulo "fin a telaraña pensional".

En consecuencia y a partir del primero de agosto de 2010 "no podrá haber regímenes especiales, con excepción de la fuerza pública y el Presidente de la Republica". Lo anterior dando cumplimiento al Acto Legislativo 01 de 2005 que fijó un periodo de transición que precisamente se cumple el 31 de julio, en consecuencia y de acuerdo a lo legislado "los trabajadores afiliados de algún régimen especial que cumplan durante la transición con las condiciones de edad y tiempo que se les exigía para obtener la pensión pueden pensionarse con los beneficios que ya habían adquirido. También dice que aquellos afiliados que tenían en 2005 al menos 750 semanas cotizadas se les respeta la transición hasta el año 2014". A partir del año 2014 la edad de jubilación pasará a 57 años para mujeres y 62 para hombres

Preocupante este informe por cuanto en uno de sus apartes expresa y aclara que esta reforma pensional cobija "a todos los sectores del país que han tenido un sinnúmero de variantes y privilegios pensionales durante toda su vida, como el magisterio, el Congreso, el Banco de la República, Ecopetrol, la rama judicial, los empleados públicos, el ISS y hasta las empresas del sector público y privado que tenían condiciones especiales consignadas en sus pactos colectivos o convenciones laborales...". Con la entrada en vigencia de este Acto Legislativo se da una estocada de muerte a los maestros colombianos que, de acuerdo a informes presentados por los mismos entes gubernamentales, es el gremio con los salarios más bajos del país, pues gana en promedio la irrisoria suma de novecientos mil pesos. No obstante el aumento en la edad, tanto en hombres como en mujeres, para jubilarse, también el gremio magisterial se verá afectado por cuanto la liquidación de su pensión se realizará teniendo en cuenta lo acordado en el Acto legislativo 01 de 2005, lo que implica un detrimento patrimonial significativo.

No es lo mismo el salario de un alto ejecutivo de Ecopetrol, de un congresista o de un funcionario de la rama judicial que el menguado salario de un maestro colombiano, que después de cinco años de estudio, tres de posgrado y quince o veinte años de experiencia laboral devenga un pírrico salario de dos millones de pesos, de los cuales se le descuentan altos porcentajes en salud, pensión y otras gabelas y retenciones que no compensan en manera alguna los estudios realizados y el tiempo dedicado a su labor. Qué podremos decir de los maestros pertenecientes al nuevo régimen (1278) que no cuentan con estabilidad laboral ni perciben por su trabajo un salario digno y sus condiciones laborales son cada vez más exiguas y difíciles. Un país que trata así a sus maestros no puede darse el lujo de considerarse educado; con hambre y siendo considerados ciudadanos de tercera o cuarta categoría la educación jamás alcanzará el sitial de honor que le corresponde por derecho propio en una sociedad culta y civilizada. No estamos lejos del día en que a los maestros se les pagaba con cajas de aguardiente y con raciones de miseria en una sociedad todavía más hambrienta y colmada de necesidades.
Pero más preocupante aun que ya en muchas entidades los trabajadores estén presentando su renuncia para no verse afectados por las nuevas disposiciones que entran en vigencia a partir del 31 de julio, pues "hay un corre-corre de personas acelerando los trámites para pensionarse antes de que expiren los regímenes especiales"; muchos trabajadores prefieren curarse en salud y asegurar su jubilación. Se da el ejemplo de 350 funcionarios y trabajadores del Banco de la Republica que ya están adelantado su trámite para jubilarse. Lo mismo ocurrirá en el magisterio colombiano y, es posible, que estemos viendo la última generación de maestros agremiados pues sus sindicatos y representantes se desgastaron en discusiones baladíes o en campañas electorales descuidando su verdadero quehacer en defensa de los intereses gremiales. La burocracia sindical se convirtió en el seno del gremio magisterial en una especie de cáncer que carcomió sus entrañas y devoró sus ideales de justicia con educación.

Golpe pensional al magisterio, nuevo regimen 1278, regimenes especiales de pensiones, Acto Legislativo 01 de 2005,