Fecha de publicación:Domingo, 04 de Julio de 2010
Medio que publica:El Colombiano de Medellín
Sección:Educación / Universidades
Género periodístico:Noticia
Autoría:Sin firmar
En la U. de M. hay un imán de universitarios

Educación
Internet
Alejandro Gómez Valencia

Permanencia con calidad, el programa para combatir la deserción en la universidad es uno de los más exitosos del país. Tiene 15 programas, 12 investigaciones y es un acuerdo institucional.

Antes resolvía los problemas de cálculo a ciegas. Hoy ayuda a ver la luz a quienes se pierden en las matemáticas y las viven como un río oscuro que desemboca en la deserción.

El segundo semestre de su último año en el colegio, Alejandro Aguirre Arroyave perdió temporalmente la vista. Le dictaban un ejercicio de cálculo, se lo memorizaba, dictaba el paso que seguía en la resolución, se lo memorizaba, dictaba el otro paso, y seguía la secuencia hasta llegar al resultado.

La habilidad que consiguió en ese momento trágico terminó en una destreza con los números que lo tiene como miembro del Semillero de Monitores de la Universidad de Medellín.

Ese es uno de los programas del proyecto Permanencia con Calidad de la institución, reconocido por el Ministerio de Educación como uno de los más exitosos del país para desinflar la deserción.

Y es que en Colombia, según el último Boletín de Educación Superior del Ministerio, la deserción para todo el sector de ese nivel de formación (técnico, tecnólogo y universitario) es del 49 por ciento.

La meta es bajarla al 45 este año y por eso el Gobierno está apoyando con recursos los programas de las IES que ayuden a llegar al objetivo.

La Universidad de Medellín venía haciendo desde 1997 estudios sobre el fenómeno para determinar las causas en el caso de la institución. Identificaron cuatro categorías que varían en injerencia en cada pregrado: económica, personal, académica y multicausal. Para combatirlas crearon Permanencia con Calidad que se implementa a través de 15 programas y 12 proyectos de investigación.

Entre los programas bandera, dijo con orgullo José Alberto Rúa Vásquez, director del proyecto, está el Semillero de Monitores del que hacen parte alumnos avanzados como Alejandro Aguirre. Allí atienden a los estudiantes que tienen dudas de las clases y las resuelven con sus pares, eso, cree Rúa, da más confianza para preguntar.

Ana Ruby Rodríguez, una venezolana que vino a estudiar a Medellín, se ha beneficiado con el apoyo de las asesorías. Está matriculada en Ingeniería Ambiental y le estaban dando muy duro el Cálculo y la Física. Con el Semillero de Monitores y el Semillero Académico, logró superar la barrera de los primeros semestre y va para el séptimo.

En la asesoría académica están los programas más significativos de Permanencia con Calidad. Desde el primer semestre de 2009 hasta el primero de 2010 los semilleros académicos tuvieron 1.730 matrículas, se dieron 9.800 asesorías en el programa Sistemático de Tutorías y 11.407 en el de Monitores.

Hay, también, asesoría vocacional, psicológica y para la integración a la vida universitaria. En la última está el proceso de inducción donde se hace un diagnóstico de los nuevos alumnos. Dura dos semanas en las que se aplican cuatro pruebas diagnosticas: pensamiento lógico, habilidades comunicativas, competencias informáticas y competencias de una segunda lengua

Los resultados se socializan con sus padres con la intención de que ellos motiven a los que les da pena o temor asistir a asesorías académicas o psicológicas.

En la U. de M. hay un imán de universitarios