Fecha de publicación:Lunes, 18 de Mayo de 2009
Medio que publica:El Mundo de Medellín
Sección:Educación / Universidades
Género periodístico:Noticia
Autoría:Sin firmar
La silla no solo sirve para sentarse

La U
Página 5b

A través de este objeto tan común en cualquier casa u oficina, se cuentan historias de países, y se demuestra los cambios tecnológicos del planeta.

La silla, ese objeto de uso diario para muchas personas que pasan su mayor tiempo sentados por su trabajo o estudio, es ahora un objeto de arte, una manera de explicar los cambios que ha tenido el mundo en su historia y la herramienta para explicar los avances de la ingeniería y del manejo de productos y materiales.

Es así como en la Universidad Eafit hasta el 12 de junio se presentará la exposición llamada "La silla, arte para uso cotidiano", la cual con la muestra de 86 asientos, presenta la evolución tecnológica del planeta, la tradición en Antioquia y las que se convirtieron en iconos del diseño mundial.

Investigación y elección

El trabajo de investigación y elección de las sillas expuestas, estuvo dirigido por dos maestros, Juan Diego Ramos y Luis Hernando Patiño, quienes laboran en la parte de ingeniería de producto de la Eafit. Ellos, realizaron una investigación que condujo luego a la publicación de un libro con la historia de las sillas que después apoyó la exposición que ahora se presenta.

Lo que dijo Luis Hernando Patiño

Muchos de los que han visto la exposición se dieron cuenta que la silla no es solo para sentarse que es también sentimiento. Estas sillas hacen parte del que los expositores llaman mobiliario vernáculo, o sea, hechas en Colombia.

"La exposición está dividida en tres épocas, si se les pueden llamar así, la primera son las sillas que son iconos del diseño, famosas por salir en revistas y publicaciones; la segunda es de mobiliario vernáculo, lo que significa que son asientos fabricados en Antioquia y Colombia, nativos de la región y la última son las que presentan el avance de la tecnología y el manejo de los productos", dijo Patiño, quien agregó que el trabajo de investigación se llevó un año así como la elección de las sillas a exponerse. "Para escoger los taburetes tuvimos ayuda de la empresa privada y de personas particulares, quienes prestaron sus asientos.

Muchos de ellos se dieron cuenta que la silla no es solo para sentarse que es también sentimiento, por ello, con la exposición le rendimos un homenaje a tan valioso objeto", indicó.

"No es solo para sentarse"

Todo el trabajo de investigación, así como de la exposición tuvo también otro aliciente, que pretende apoyar el trabajo de los ingenieros de producto, en la elaboración de inmobiliarios, como son los asientos o las mesas u otros. "quisimos mostrar a los estudiantes sobre su labor, abrirles caminos de diseño. Así mismo, queremos enseñarle a la comunidad el por qué son tan importantes las sillas, pues a través de ellas se ve la evolución de una cultura, y nos puede mostrar cómo vivía la gente", manifestó Patiño.

Marcela Velásquez, jefe de carrera de Ingeniería de Diseño también precisó que con estos trabajos se apoya además, el Semillero de tecnología en inmobiliario que se viene creando al interior de la Universidad y que desea atraer a estudiantes de 9º 10º y 11º de bachillerato para que enamoren de la ingeniería desde antes de culminar sus estudios. "Todo el trabajo de exposición como de investigación apoya la labor y creación de grupos de investigación que abren sus ojos a otros campos".

La silla no solo sirve para sentarse, EAFIT, medellín, exposición, ingenieros, estudiantes, docentes