Fecha de publicación:Viernes, 29 de Agosto de 2008
Medio que publica:La Tarde Pereira
Sección:Local / Regional
Género periodístico:Noticia
Autoría:Sin firmar
Peleas entre niñas no tan comunes

Local
Página 4a

Celos de amistad e intolerancia los motivos

A raíz de la riña que se conoció el pasado jueves entre varios menores del colegio Nuestra Señora de Guadalupe, LA TARDE consultó qué tanto están involucradas las niñas en las peleas escolares de los colegios mixtos y cómo interviene el Gobierno Escolar en su control, ya que en la pelea hubo presencia de varias pequeñas.

Ellas no pelean tanto

Según lo manifestó el rector del Colegio Santa Isabel, las peleas entre las niñas son las menos comunes en el plantel a pesar de que sí se dan.

"Este año se han presentado cerca de cinco peleas, una de ellas fue entre niñas, pero son las menos comunes, son raras y motivadas por impaciencias, que una le quita cosas a la otra y esas cosas", manifestó Humberto Acevedo, rector del Colegio Santa Isabel.

Eso mismo manifestó el director de núcleo Jesús Castillo, quien dijo que a pesar de que las situaciones no son frecuentes y no se tiene un estimado, las peleas entre las niñas son escasas y están motivadas "por celos de amistad y por intolerancia, no sólo los de las niñas sino las de todos en general".

Manuales de convivencia

Este tipo de comportamientos, que pueden ser comunes en ambientes escolares, generan sanciones, llamados de atención, anotaciones en la hoja de vida del estudiante, compromisos disciplinarios, suspensiones y hasta la expulsión del plantel.

Según el secretario de Educación de Dosquebradas, Daniel González Rayo, el Gobierno Escolar es la primera instancia que debe evaluar y juzgar el comportamiento de los menores.

"Cada institución educativa tiene su manual de convivencia, y sus normas, en estos casos el rector es quien debe decidir los pasos a seguir, con el debido proceso, y debe ser acompañado por el consejo directivo", dijo el Secretario.

Sin embargo, en estas aplicaciones del manual de convivencia en casos como la expulsión o suspensión, se presentan tutelas por parte de los alumnos y padres de familia, aludiendo a su derecho a la educación, al libre desarrollo de la personalidad, entre otros derechos.

El colegio Leonardo Da Vinci de Manizales es ejemplo de esa situación, pues allí dos alumnas fueron expulsadas por lesbianismo y por intermedio de tutela debieron ser reintegradas, a pesar del rechazo de sus compañeras.

 

Peleas entre niñas no tan comunes, competencias ciudadanas