Fecha de publicación:Jueves, 17 de Enero de 2008
Medio que publica:El País de Cali
Sección:Cuadernillo/Separata
Género periodístico:Noticia
Autoría:Sin firmar
Gestión pública de Cali 2008


Activos

Pagina 3

Memphis Viveros

El presupuesto del 2008 es muy bajo para una ciudad de más de dos millones de habitantes y con problemas socioeconómicos

El Concejo Municipal aprobó, con el visto bueno del alcalde Jorge Iván Ospina, el presupuesto de Cali para el año 2008 por un valor de un billón 231.364 millones de pesos, presupuesto demasiado bajo para una ciudad de más de dos millones de habitantes y con los problemas socioeconómicos que han generado el narcotráfico y las tres últimas administraciones municipales, en las que alcaldes y concejales fueron calificados como pésimos según los informes de los diferentes observatorios liderados por las universidades de la región.

En las consultas populares los caleños han manifestado que las tres principales necesidades de la ciudad son educación, seguridad y movilidad. El bajo presupuesto caleño será distribuido en gastos de funcionamiento (burocracia), servicio de la deuda (intereses del municipio más endeudado) y presupuesto de inversión (infraestructura y social).

En educación el municipio tuvo en los dos últimos años problemas con el sistema de cobertura educativa por la corrupción de algunos funcionarios de la alcaldía, lo que dejó a muchos niños de bajos recursos por fuera de la escuela. En seguridad, Cali no ha podido avanzar y tiene un récord de homicidios por cada cien mil habitantes en el que el Distrito de Aguablanca ocupa el primer lugar. En movilidad no ha sido suficiente la medida de pico y placa para vehículos particulares y taxis, pues ya no existe una vía en la ciudad donde no se presente un trancón a cualquier hora, inclusive los fines de semana.

Son preocupantes los comentarios emitidos por algunos medios de comunicación respecto al gabinete municipal recién nombrado por el alcalde, especialmente en Hacienda y Planeación, siendo el más crítico el ex gobernador Gustavo Álvarez Gardeazabal, otrora simpatizante de la campaña de esta Alcaldía, quien argumenta que los funcionarios no tienen experiencia ni idoneidad para estos cargos.

Lo cierto es que en Cali el sector privado tiene una visión futurista que ha permitido un crecimiento de la economía y se puede ver en el desempeño del sector de la construcción, el manufacturero y el de servicios, con el consecuente aumento de consumo en vivienda, vehículos y servicios como el turismo; pero el sector público está rezagado en ofrecer infraestructura para educación, seguridad y movilidad a los caleños. Se nota la diferencia de ritmo en la planeación, toma de decisiones y ejecución de proyectos. La rápida construcción del Centro de Convenciones es un ejemplo de eficiencia del sector privado. Esperemos que esta Administración nos demuestre gestión pública eficiente como lo ha prometido.

Gestión pública de Cali 2008