Fecha de publicación:Domingo, 07 de Octubre de 2007
Medio que publica:El Espectador
Sección:Salud
Género periodístico:Noticia
Autoría:Sin firmar
Educación sexual desde preescolar genera debate


Salud
Pagina 5ª

Proyecto de ley busca implementar cátedra obligatoria de sexualidad

En Colombia, nueve de cada 100 jóvenes resultan embarazadas antes de los 18 años. La controversia ahora es si la educación sexual debe impartirse desde la primaria para prevenir el fenómeno.

De cada mil jóvenes colombianas entre los 10 y los 18 años, 90 se ven obligadas a abandonar sus aventuras de adolescente o sus juegos de niña para enfrentar la gran responsabilidad de ser madres. La alarmante cifra, que ha venido en ascenso en los últimos años y que casi dobla el promedio mundial (49,7 por cada mil), ha desembocado en un debate profundo sobre la necesidad de fortalecer la educación sexual a temprana edad.

En la mayoría de los casos, las adolescentes adquieren esta prematura condición ante la carencia o insuficiencia de información oportuna y precisa sobre sexualidad que les permita asumir una posición responsable frente a una relación sexual.

Sobre esta premisa, el representante a la Cámara Simón Gaviria presentó recientemente ante el Congreso un proyecto de ley que pretende implementar la obligatoriedad de impartir la cátedra de "Salud Sexual Integral" desde la etapa preescolar en todas las instituciones de educación básica, tanto públicas como privadas.

"Se trataría de una asignatura específica que se impartiría desde preescolar, fortaleciendo valores a través de actividades didácticas y creando la posibilidad del diálogo constante con los niños y adolescentes", explicó el congresista, quien considera que los lineamientos que actualmente sigue el Ministerio de Educación en el marco de un plan de educación sexual, no han reducido el vertiginoso incremento de adolescentes embarazadas.

Aunque la resolución 3353 de 1993 estableció la obligatoriedad de la educación sexual desde la primaria a través, no de una cátedra periódica, sino de programas y proyectos institucionales en la materia, el problema de fecundidad a edades más tempranas cada día registra un constante ascenso. Mientras en 1990 los embarazos en adolescentes tenían una relación de 70 por cada mil, en 1995 el número ascendió a 89 y actualmente se calcula que está en 90 por cada mil jóvenes.

El número es alto si se compara con el promedio regional, que está en 7,4 por cada mil, y muy por encima de países europeos o asiáticos, con promedios de 20,3 y 35 respectivamente. Esto indica que Colombia sólo estaría por debajo del promedio de países como Uganda, Liberia, Níger, Sierra Leona y Somalia, donde la cifra supera los 200 casos por cada mil adolescentes.

Según Gabriel Ojeda, gerente de evaluación e investigación de Profamilia, las cifras, extraídas de estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Celade) y de la Unidad de Adolescentes y Jóvenes de la Fundación Cardio Infantil, permiten deducir que Colombia se está convirtiendo en un país de madres adolescentes, lo que implica un gran costo social con graves consecuencias tanto para la madre como para el niño. "Ellas ven truncadas sus metas profesionales y, en el caso de los niños, es significativo que, de acuerdo con estudios, los hijos de adolescentes tengan las peores condiciones: ellos registran las mayores tasas de morbilidad, de desnutrición y de subdesarrollo", afirmó Ojeda.

EXPERIENCIAS INTERNACIONALES

En el país, el tema de la obligatoriedad de impartir educación sexual en los colegios se viene manejando desde hace muchos años, sin embargo, la legislación ha sido clara en advertir que no habrá una cátedra obligatoria para tal fin. Así lo advierte la Ley 15 del 95 en su artículo 14, el cual fue modificado el año pasado, según la cual en todos los establecimientos oficiales o privados que ofrezcan educación formal es obligatoria este tipo de formación desde preescolar, pero "no exige asignatura específica".

Cristian Roca, ginecólogo y obstetra experto en infancia y adolescencia, considera que experiencias en educación sexual de otros países donde sí existen cátedras obligatorias en la materia desde la etapa preescolar, demuestran que es una herramienta que permite reducir los embarazos en adolescentes, pues coincidencialmente, en esos países las tasas de fecundidad en menores son bajas.

En Holanda, la cifra de adolescentes embarazadas escasamente suma cinco por cada mil, hecho que según expertos del Instituto Nacional Holandés para la Investigación Social y Sexual (Nisso), es consecuencia del acceso a la educación sexual a temprana edad y de la facilidad que tienen los adolescentes de obtener métodos anticonceptivos.

En Suecia, donde el promedio de niñas embarazadas es de tres por cada mil, desde 1955 se imparte la cátedra de sexualidad con carácter obligatorio. Desde entonces el lema de esta nación es: "La educación nunca hace daño, la ignorancia sí". Alemania también es otro ejemplo de apertura a la educación sexual desde la infancia.

En América Latina, Argentina y Chile ya han avanzado en tal sentido. En el primero, el año pasado aprobaron la cátedra como obligatoria, y en el segundo, el proyecto hace curso en el Congreso.

No obstante, el Gobierno colombiano considera que no es necesaria una cátedra obligatoria porque ya existen las herramientas suficientes para enfrentar el problema desde los colegios. Según la viceministra de Educación, Juana Inés Díaz, lo que debe existir son proyectos pedagógicos construidos por las mismas instituciones educativas. Además, indicó que desde el próximo año se implementará una nueva guía sobre educación sexual que las instituciones educativas deben adoptar. El programa piloto ya se aplicó en 38 municipios con resultados satisfactorios, dijo la funcionaria.

Lo cierto es que pese a los esfuerzos que se han hecho para mitigar el problema, año tras año las cifras de adolescentes embarazadas se incrementan y no se ha logrado atacar la raíz del problema: que los adolescentes aprendan a tomar decisiones y actitudes respecto a su sexualidad de manera responsable y consciente.

Embarazos adolescentes en cifras

- Una de cada cinco mujeres de 15 a 19 años ha estado alguna vez embarazada.

- Los embarazos que terminan en aborto corresponden al 16% de las causas de muerte materna, según estadísticas del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

- Aunque no hay cifras exactas sobre abortos en Colombia por el carácter ilegal de la práctica, se calcula que se registran unos 300 mil al año.

- La tercera causa de mortalidad infantil surge precisamente de las complicaciones que se generan como consecuencia de un aborto mal practicado.

- A Bogotá le cuesta $549 mil millones al año la atención médica de los embarazos adolescentes ($221 mil millones en 20.228 nacidos vivos y $328 mil millones en 30.000 abortos anualmente).

- Se calcula que implantar la asignatura le costaría a la Nación 130 mil millones de pesos al año.

Conceptos

Linsay Valero / Embarazada a los 13 años

"Quedé embarazada tal vez por ignorancia. En ese momento uno no piensa. Yo no estaba preparada para ser mamá, pero luego la situación lo va obligando a uno a aprender. Creo que puede ayudar mucho si desde la misma primaria uno recibe información sobre educación sexual, pero además sobre principios, valores, moral y, sobre todo, acerca de las consecuencias que puede tener una mala decisión, pues uno sólo se da cuenta de lo que implica un embarazo cuando nace el bebé y se enfrenta a todas las complicaciones para sacarlo adelante".

Patricia Ortiz / Directora de la Fundación de Embarazadas Adolescentes (Fundea)

"Estamos convencidos de que es a través de una buena educación sexual temprana, dirigida por especialistas en el tema y con el compromiso de los actores de la educación y la salud, como los adolescentes de mañana se generarán espacios de autorrespeto, valores y confianza en sí mismos, redundando en mejores seres humanos, tan sólidos que sean capaces de afrontar los momentos difíciles que conlleva el embarazo adolescente.

Germán Salazar / Director de la Unidad de Infancia y Adolescencia de la Fundación Cardio Infantil

"Estas clases permitirían que los niños y los adolescentes puedan opinar y hablar de lo que es bueno y de lo que no, de lo que se debe hacer y de lo que no, de los problemas actuales en su entorno: pandillismo, drogas, alcoholismo, depresión. Si les damos esas herramientas, ellos van a poder tomar la decisión de decir No a una relación sexual o decir Sí pero asumir la relación de manera responsable. Tenemos que dejar la talleritis que se ha venido dando en los colegios y que no ha servido de nada, e impartir una cátedra periódica".

Jairo Suárez / Miembro de la Asociación de padres de Familia del Liceo La Esmeralda (Bogotá)

"Entre menos ignorancia exista en la adolescencia frente a los temas de sexualidad, ellos tendrán mas argumentos para abordar de manera responsable las decisiones frente a su sexualidad. En una sociedad como la nuestra, con los altos índices de embarazos prematuros que se presentan, las clases de sexualidad desde primaria serían un aliciente para superar el problema".

Alfredo Torres / Pastor miembro de la Fundación Cristianos por la Paz

"Toda iniciativa que tienda a ofrecer una educación sobre la sexualidad me parece buena. Lo más doloroso en nuestro país es el abuso sexual contra niños y niñas y eso obedece a una falta protuberante en la educación que viene desde la escuela, la iglesia, las comunidades y las mismas familias. Estoy de acuerdo con una pedagogía dirigida hacia la niñez para evitar tantos embarazos de adolescentes y la cantidad de abusos a menores que se viene registrando".

Educación sexual desde preescolar genera debate, Simón Gaviria, Congreso, Profamilia, Experiencias, viceministra de Educación, Juana Inés Díaz.