Perfiles

El anochecer de la soledad

Viernes, 27 de Enero de 2012
imagen foto_g.jpg

Autor: Nicolás Mauricio Restrepo Caicedo
Colegio: Colegio San Francisco Javier (Pasto)
Categoría 2: Estudiantes de octavo a grado once
E-mail: nicolas.lula@hotmail.com

El argumento de la historia radica en la descripción de un sentimiento abstracto y el miedo que puede desencadenarse en cada uno de nosotros al sentir la soledad. Es un cuento que está narrado en primera persona para hacer sentir al lector ese mismo miedo y esas mismas sensaciones.

En la historia, sobresalen las descripciones de los diferentes lugares y entornos que se dan en contextos determinados. No describe un tiempo o eventos que la anteceden, por ende no contiene ninguna descripción del personaje para que el lector se pueda identificar con él y reciba los sentimientos y pensamientos que abarcan la historia del cuento.

Nicolás Mauricio Restrepo Caicedo

A diferencia de sus anteriores creaciones literarias con las cuales se inspiró a través de imágenes y contextos de su entorno, el cuento de Nicolás Mauricio Restrepo fue una inspiración que surgió de pensar en cómo se sentiría en cierto momento, si experimentara una sensación de soledad y su mente lo sumergiera en ideas que lo llevaran a pensar que está acompañado.

La gran motivación para participar en el Concurso Nacional de Cuento, fue pensar en que personas conocedoras de la literatura pudieran leer algo de sus creaciones literarias. "Algo me decía en la mente que debía ser constante para ganar el Concurso, tenía la certeza de poder lograrlo y lo envié pensando en tener la oportunidad de que conocieran mi forma de crear", comenta este joven de 15 años para quien su sueño es poder publicar sus cuentos, fábulas e historietas como un gran escritor.

A Nicolás le gusta leer y escribir y dedica la mayor parte de su tiempo a esto. Desde pequeño le ha gustado imaginar y plasmar en el papel todo lo que inventa. "Mi mente me lleva a mundos fabulosos, me inclino por obras fantásticas y ficticias", cuenta.

Actualmente, escribe un libro de ficción llamado la "Flecha envenenada" en el cual mezcla la fantasía con guerras medievales. Para escribir sobre estos temas se fundamenta con material histórico para saber más acerca de las costumbres y tradiciones de tiempos pasados; sin embargo, el cuento que envió al Concurso fue una coincidencia entre su pensamiento y gusto por plasmar sus ideas. "Yo clasificaría mi cuento en la categoría de suspenso, aunque nunca me había dedicado a este género. Lo escogí porque genera en el lector distintos sentimientos y esto es justamente lo que yo buscaba", afirma este nuevo escritor.

Además de la literatura, Nicolás también dedica su tiempo a actividades artísticas y deportivas. En la actualidad, estudia en una academia donde aprende violín, pues a su parecer, la música va de la mano con la literatura ya que es una forma de expresión del alma en donde no se necesitan palabras. Asimismo, asiste a una academia de artes marciales para aprender kung fu. "Muchas personas piensan que el kung fu es pelea y se aprende para pelear, pero en realidad es un arte espiritual con el que desarrollo mente y cuerpo simultáneamente. También es una motivación para escribir, ya que aprendo técnicas chinas milenarias y esto me inspira aun más", sostiene.

Le gustan obras de ficción y novelas como: "Las crónicas de Narnia" y "Trilogía cósmica" de Cs Lewis; "Harry Potter" de J. K. Rowling; "Crónicas de una muerte anunciada" y "Los doce cuentos peregrinos" de Gabriel García Márquez; "Crónicas de Spiderwick" de Holly Black; y "Ami el niño de las estrellas" de Enrique Barrios.

Desde sus estudios de primaria, Nicolás recibió mucha motivación para la escritura por parte de sus profesores y se muestra agradecido por ello. Igualmente, su madre, Luz Elina, siempre ha sido su motivación e inspiración. Por esta razón, a ella le dedica este triunfo, pues asegura que ha sido su apoyo y su compañía, y que desde pequeño le leía y personificaba sus cuentos. También a su padre, Ricardo Mauricio, quien aunque se encuentra lejos siempre ha estado muy pendiente de él; a sus abuelos Margarita, Ricardo y Julio, quienes siempre le han brindado su amor y a su madrina Nelly Caicedo, por su cariño y confianza.

El anochecer de la soledad, Nicolás Mauricio Restrepo Caicedo,