Cuidado con la micoplasmosis aviar en gallinas ponedoras

Lunes, 21 de Febrero de 2011

Medellín, 18 de febrero de 2011 - Agencia de Noticias UN- Los productores de gallinas ponedoras de Antioquia deben estar alerta para que la micoplasmosis aviar no llegue a sus granjas.

Por eso, deben hacer diagnóstico de la presencia de la bacteria Micoplasma gallisepticum en sus sistemas de producción y si ya está presente lo mejor sería vacunar.

Esa fue una de las principales recomendaciones que hicieron investigadores de la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad de Antioquia, Fenavi-Fonav y el ICA luego de realizar un estudio en el 60 % del total de las granjas ubicadas en el departamento, el cual buscaba analizar la presencia de la bacteria que produce dicha enfermedad en pollos de engorde y en gallinas ponedoras.

Los docentes Carlos González Sepúlveda y Albeiro López Herrera, del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agropecuarias estuvieron involucrados en la investigación. Este último explicó que "con los resultados encontrados, se recomienda que en los pollos no hay que hacer choques antimicoplásmicos, ni hay que vacunar, pero en gallinas ponedoras sí se debería hacer basados en diagnósticos en granja".

En la avicultura comercial o producción de pollos de engorde para asadero y de huevos de mesa, hay una enfermedad que se llama micoplasmosis, la cual se manifiesta en el ave con problemas respiratorios principalmente.

Aunque no es mortal, es la puerta de entrada para otras infecciones virales y bacterianas como la bronquitis aviar, newcastle y gumboro, que son enfermedades que pueden matar entre un 30 y 50 % la población de aves si no se diagnostican a tiempo, lo que puede causar muchas pérdidas a los productores.

La investigación

En la actualidad hay 200 granjas avícolas en toda Antioquia, que representan alrededor de 9 millones 500 mil aves, de ese total el 55 % produce pollo de engorde y el 45 % restante corresponde a gallinas ponedoras.

Debido a este panorama, se realizó una investigación para determinar la circulación de Micoplasma gallisepticum en las producciones avícolas de Antioquia en la que se muestreó el 60 % de las granjas tanto de ponedoras como de engorde.

"Se tomaron muestras de las tráqueas de las aves, por medio de unos hisopos (un instrumento utilizado para tal fin) que fueron llevadas a los laboratorios de la UN y se estudió la presencia del ADN de micoplasma", explicó el docente.
Además de la toma de muestras, los investigadores también realizaron encuestas sobre lo que hacían los productores para controlar el micoplasma.

La encuesta epidemiológica evidenció que cerca del 53 % de los productores de pollo de engorde hacían choques antiplásmicos, es decir que medicaban el alimento para las aves como prevención y un alto porcentaje también lo hace en sistemas de producción de huevo de mesa.

"En ninguna de las granjas muestreadas para pollos de engorde se encontró la presencia de ADN para micoplasma, lo que quiere decir que las enfermedades respiratorias que están dando en pollo pueden ser cualquier otra", precisó.

En cuanto a las gallinas ponedoras el panorama fue distinto: el 17 % de este sistema de producción, que fueron 54 granjas, tenía presencia de DNA para micoplasma.

Por eso la recomendación que arrojó el estudio fue que se tratara la enfermedad por medio de la vacuna, que puede ser con una bacteria viva o muerta y que se puede aplicar en distintos casos como explicó el profesor.

"En gallinas ponedoras se debería vacunar con la bacteria viva cuando hay síntomas y muerta cuando no hay sintomatología pero hay un diagnóstico positivo de circulación de micoplasma en la granja", explicó Albeiro López Herrera.
Decisión del productor

"Si no hay vacunación y el micoplasma entra al sistema de producción, este se difunde muy rápido y casi todos los animales se afectan. Y eso se refleja en el alto costo que acarrea la medicación de los alimentos por lo menos durante ochos días para controlar la bacteria. Pero algunos animales quedan como portadores", agregó López Herrera.

Por eso, la decisión está en el productor porque los costos pueden ser tan bajos con la sola aplicación de dosis de las vacunas que cuestan entre 150 y 200 pesos por animal. O tan altos, como realizar un lote de alimento medicado para 50 mil aves que puede llegar a costar entre 2 y 3 millones de pesos diariamente.

Cuidado con la micoplasmosis aviar en gallinas ponedoras, universidad nacional, cvne,
Universidad Nacional de Colombia - Medellín

Contacto

Rector:
Ignacio Mantilla Prada

Jefe de Comunicaciones
Doris Gómez

prensa_med@unal.edu.co
uncomunicaciones@unal.edu.co

Teléfono: (4) 4309565
Dirección: Calle 59A No 63 - 20
Medellín.

Página web:
www.medellin.unal.edu.co

Universidad Nacional de Colombia - Medellín , contacto un medellin

Nota: El Centro Virtual de Noticias, CVN del Ministerio de Educación Nacional no se hace responsable de esta información. Este contenido corresponde a un boletín de prensa enviado por:

Universidad Nacional de Colombia - Medellín