Las escuelas acogedoras para los niños crean oportunidades para en distritos escogidos de Yemen

Jueves, 02 de Diciembre de 2010

Por Sveinn H. Gudmarsson

SANA, Yemen, 2 de diciembre de 2010 - En los países desarrollados se da por sentado que en las escuelas existan ciertas condiciones básicas, como contar con personal docente capacitado y un clima que fomente el bienestar de los alumnos, pero en Yemen, el país más pobre de la región de Oriente Medio y África del Norte, pocas escuelas disfrutaban de esas condiciones elementales hasta hace muy poco tiempo.

>> AUDIO: escuche

Sin embargo, los tiempos están cambiando, al menos en los 11 distritos donde UNICEF ha concentrado sus esfuerzos en materia de educación. Entre las innovaciones que se han introducido en esos distritos figura el concepto de las "escuelas acogedoras para la infancia", 90 de las cuales ya funcionan en cinco gobernaciones del país.

Los principios de las escuelas acogedoras para la infancia son simples. Los ámbitos de educación deben ser seguros y saludables; se debe proteger los derechos de los niños; y se debe prestar atención a lo que estos dicen y opinan. Las escuelas deben contar con personal docente capacitado y equipos y recursos adecuados, como pizarras, artículos de papelería y libros de texto.

Escuelas más limpias, alumnos más felices

En los distritos escogidos de Yemen, UNICEF colabora con las autoridades locales para mantener las condiciones de higiene y seguridad en las escuelas acogedoras para los niños, brinda capacitación docente y garantiza que los educadores cuenten con los recursos necesarios para brindar a los niños y niñas educación de buena calidad.

La escuela Khadeeja Bent Khowailed del distrito de Al-Mokha, en la gobernación de Taiz, constituye un ejemplo de escuela acogedora para los niños exitosa. Su patio de recreo y sus aulas están notablemente limpios, y las paredes están decoradas con imágenes alegres. Más importante aún, sus alumnos y alumnas están felices y en buen estado de salud.

"Me gusta mi escuela", exclama Haditha, una vivaz alumna de sexto grado. "Aquí, todos los días aprendo algo nuevo".

Saneamiento e higiene

Debido a que en las escuelas acogedoras para los niños se hace hincapié en la limpieza general y el buen funcionamiento de las instalaciones sanitarias, se trata de centros especialmente idóneos para la educación de las niñas. En efecto, la asistencia a clases de las adolescentes depende en gran medida de que sus escuelas cuenten con retretes separados para niños y niñas.

En su mayoría, las escuelas acogedoras para los niños también cuentan con clubes de estudiantes dedicados a las cuestiones del agua, saneamiento e higiene. Los integrantes de esas agrupaciones se encargan de que sus escuelas estén limpias y ordenadas, así como de fomentar la higiene y el saneamiento dentro y fuera de la escuela. Los miembros de los clubes de agua, saneamiento e higiene alientan a sus compañeros y compañeras a que se laven las manos con jabón después de ir al baño y aconsejan a sus familias que laven los utensilios que se hayan empleado en la preparación de alimentos.

"Todo esto es muy importante porque protege nuestra salud y nos mantiene a salvo de las enfermedades", explica Gina, de 16 años de edad, que integra el club de agua, saneamiento e higiene de la escuela Amer bin-Alas, que funciona en el distrito de Al-Sabrah, en la gobernación de Ibb.

La matriculación escolar de las niñas

Con el fin de aumentar las tasas de matriculación escolar de las niñas de Yemen, que son más bajas que las de los demás países de la región, UNICEF ha colaborado con las actividades de selección y contratación de maestras en muchas de las escuelas acogedoras para los niños, con resultados significativos.

En 2006, por ejemplo, se contrató a 70 maestras para las escuelas acogedoras para la infancia del distrito de Bait Al-Faqueeh, en la gobernación de Hodeidah. Tres años después, la tasa de matriculación de las niñas se había duplicado, ya que había aumentado del 24% al 48%. En varias gobernaciones de los 11 distritos escogidos se obtuvieron resultados similares.

"En el pasado, las niñas se sentaban al fondo del aula mientras que los niños estaban al frente. Ahora, en la clase hay una fila de niñas, una de niños, otra de niñas, y así sucesivamente", explica Qassim Al-Shathli, Director del Departamento de Educación del distrito de Al-Mokha. "También hemos establecido muy buena comunicación con las familias, y hemos notado profundos cambios con respecto a los niños y niñas. Hoy, los alumnos tienen más oportunidades de aprender y jugar y ha disminuido notablemente el abandono escolar".

Efectos positivos

Al-Shathli añade que el aumento del número de mujeres maestras ha servido también para mejorar los vínculos entre las madres de los alumnos y alumnas y las escuelas de sus hijos.

"En el pasado, las madres rara vez visitaban las escuelas, porque allí sólo había hombres", explica. "Pero ahora las cosas han cambiado. Las madres vienen a la escuela con sus hijos, asisten a los actos y las ceremonias y participan en otras actividades. Muchas madres también están orgullosas de que sus hijas asistan a clases".

Lo más importante, sin embargo, son los efectos positivos para los niños y niñas. Al-Shathli explica que los estudiantes de las escuelas acogedoras para los niños, y en especial las niñas, demuestran más entusiasmo por la educación que los alumnos de las escuelas ordinarias.

Gina, la integrante del club de agua, saneamiento e higiene de la escuela Amer bin-Alas, opina de manera similar. "Hemos comenzado a pensar en el futuro", dice la niña, "porque sabemos que las mujeres que reciben educación crían mejor a sus hijos".

Las escuelas acogedoras para los niños crean oportunidades para en distritos escogidos de Yemen
Unicef

Contacto:

Oficial de Comunicaciones: Sara Franky
Teléfono: 3120090
Dirección: Calle 72 No. 10 - 71 Piso 12
Correo electrónico: sfranky@unicef.org
Sitios web: www.unicef.org y www.unicef.org.co

UNICEF

Nota: El Centro Virtual de Noticias, CVN del Ministerio de Educación Nacional no se hace responsable de esta información. Este contenido corresponde a un boletín de prensa enviado por:

UNICEF