Diseño y creatividad arquitectónica en medio de la complejidad cultural de Puerto Merizalde

Viernes, 19 de Diciembre de 2008

Don Pedro Molina ha vivido durante muchos años cerca del río Naya, "corazón" de Puerto Merizalde, un puerto fluvial del Pacífico a 80 kilómetros de Buenaventura, principal puerto marítimo sobre el Pacífico colombiano.

A merced de la lluvia y el verano, como pudo, Don Pedro levantó su casa sobre las huellas lejanas que un día dejó la quebrada La Tola, que divide al pueblo, al cambiar abruptamente su cauce.

Sus gruesas y agrietadas manos denotan el trabajo del campo, denotan la piel oscura y cansada de quien ha sobrevivido en un mundo donde no existe el agua potable, los víveres son escasos y las basuras se acumulan de manera lenta y amenazante bajo los pilotes o vergonzantes en la parte posterior de las casas.

Entre sus calles de polvo y barro, corren felices y orgullosos los niños y niñas para ir al colegio, la actividad más importante del día, cuidando mucho de su mejor pinta, el uniforme.

Don Pedro recuerda que hace unos años, Puerto Merizalde tuvo la oportunidad de tener acueducto propio, sin embargo, para sus habitantes era inconcebible pagar por el agua que llegaba a sus casas, siendo un recurso que caía gratuitamente del cielo en las épocas de lluvia y que podían tomar libremente del río.

Llegar al Puerto es muy complicado, reconoce Don Pedro, pues sólo tiene acceso fluvial. Por otra parte, no existe un plano topográfico del lugar, lo más cercano a ello son los planos del acueducto que diseñó en el 2005 el Centro Internacional de Abastecimiento y Remoción de Agua, CINARA, de la Universidad del Valle.

En este contexto, Viviana Rodríguez y José Landázuri, estudiantes de último semestre de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Valle, en el "Taller de Vivienda Social" realizaron el trabajo de investigación "Prototipos de vivienda para la recuperación y desarrollo de aldeas mayores del Litoral Pacífico: Puerto Merizalde en Buenaventura". Esta investigación fue liderada por la profesora y arquitecta Gilma Mosquera, experta en la Región del Pacífico, y obtuvo el Tercer Premio Corona de Arquitectura 2007-2008.

"Nuestro trabajo inició sobre una base hipotética, sin conocer el terreno. Así que tomamos información de diferentes fuentes y realizamos la interpretación de los planos obtenidos. El testimonio de Daimer Arroyo de la CVC de Buenaventura, oriundo de Puerto Merizalde, fue muy importante pues también tuvimos acceso al Plan de Manejo de Recursos Naturales del Río Naya."

Para el diseño, los estudiantes tomaron en cuenta la condición de zona rural de Puerto Merizalde, respetando el diseño de la vivienda del Pacífico en el que los espacios amplios son importantes y las escaleras, por ejemplo, hacen parte de la fachada. También se pensó en dar solución a la problemática ambiental sobre el mal manejo de los desechos sólidos y el agua.

Así, la propuesta arquitectónica consiste en una Vivienda de Interés Social autosostenible conformada por un módulo de saneamiento básico, donde se concentran las zonas húmedas (baño, lavadero y cocina), sobre el cual se ubica el tanque de almacenamiento de aguas lluvias para el consumo familiar, captadas a través de la cubierta.

También está destinada un área social o múltiple donde la distribución de sus espacios garantiza la iluminación y ventilación cruzada que se refuerzan en segundo piso con el volumen de la cubierta.

Las aguas residuales se vierten en la parte baja de la casa a manera de poso séptico. Este módulo está diseñado para cada dos viviendas pero sus servicios son independientes.

Aunque el prototipo de vivienda es diseñado para clima húmedo tropical y es adaptable a diferentes sistemas constructivos y a diferentes topografías, el material de construcción propuesto tanto para los pisos como para las paredes es la madera plástica, tecnología innovadora que se produce desde el reciclaje de desechos domésticos.

Para los techos, escogieron láminas de zinc que es el material más propicio para recoger las aguas lluvias sin deteriorarse.

Un sueño.

"Puerto Merizalde podría tener su propia planta de procesamiento de madera plástica. Se generaría empleo, se estaría dando solución a un problema ambiental grave que tiene la zona y se produciría un material de construcción. México tiene una experiencia muy positiva en la producción de madera plástica para construcción de vivienda que podría aplicarse en nuestro país."

Como toda vivienda de interés social, se entrega lo básico y cada familia va buscando su crecimiento hacia la parte de atrás de la casa como lo propone el diseño unifamiliar y de dos pisos. Cada vivienda está diseñada para una familia de seis personas.

El conjunto habitacional propone también brindar una solución a las viviendas que se encuentran en zonas inundables de alto riesgo y que deben reubicarse pues se encuentran a las orillas de la quebrada La Tola.

"Consideramos que en Puerto Merizalde no se vive, se sobrevive. Vemos a un pueblo olvidado, un pueblo anfibio cuyos habitantes se acomodan pasivamente a lo que les ofrezca la naturaleza. Vemos un pueblo estancado pero también con un potencial importante para salir adelante. Pensamos que se pueden hacer muchas cosas allá, se necesitan recursos, se necesita una verdadera mirada regional sobre esta zona de Colombia".

Diseño y creatividad arquitectónica en medio de la complejidad cultural de Puerto Merizalde
Universidad del Valle

Contacto

Rector: Iván Enrique Ramos Calderón

Oficina de Prensa
Jaime Humberto Canaval Erazo
jaime.canaval@correounivalle.edu.co
agenda@correounivalle.edu.co

Teléfono: (2) 3342401
3212100 Ext. 2220
Dirección: Calle 13 No 100 - 00
Ciudad Universitaria Meléndez
Cali.

Página web: www.univalle.edu.co

Contacto Universidad del Valle, datos de contacto,

Nota: El Centro Virtual de Noticias, CVN del Ministerio de Educación Nacional no se hace responsable de esta información. Este contenido corresponde a un boletín de prensa enviado por:

Universidad del Valle