Origen de Publicacion: Nacional
Origen de la Noticia: Bogotá D.C

Condicion de la Noticia: Seguimiento
Medio que Publica:EL TIEMPO
Tema Estrategico: Sector educativo

SOLO 160 JARDINES ESTÁN EN VÍAS DE LEGALIZACIÓN



    Página 1-7
    Bogotá

    Mientras que el proceso para registrar, controlar y certificar a los jardines infantiles de la ciudad cojea, tres niños han muerto este año en estos centros de educación no formal. Autoridades piden denunciar.

    Los jardines infantiles de la ciudad tienen plazo hasta el 11 de julio para registrase ante el Distrito y presentar una autoevaluación en campos como cualificación de su personal, infraestructura, tipo de programas educativos, etc. Todo como primer paso para obtener una certificación distrital que les permita funcionar legalmente en Bogotá.

    Sin embargo, de los más de 3.000 jardines infantiles que se calcula hay en Bogotá, a la fecha solo 160 de estos centros se han acercado a la Secretaría Distrital de Acción Social (SDAS) para cumplir con la obligación de iniciar este proceso de 'certificación'.

    Esto significa que el grueso de los jardines infantiles de la ciudad está a punto de quedar en la ilegalidad, y lo que es peor, sin que expertos de la SDAS les hagan una visita de control para saber si pueden prestar el servicio con garantías de seguridad, calidad y bienestar suficientes para los niños que reciben.

    En julio del año pasado, el Concejo de Bogotá aprobó una estricta y detallada reglamentación para los jardines infantiles de la ciudad.

    Un marco normativo cuya meta principal es darle garantías a los miles de padres trabajadores que cada día deben dejar a sus hijos en estos lugares.

    La concejal Gilma Jiménez, una de las ponentes del decreto para reglamentar estas instituciones, dijo: "los resultados del proceso son bastante regulares".

    Nadie sabe cuántos son
    Nadie sabe a ciencia cierta cuántos jardines infantiles funcionan en Bogotá. Un registro parcial de la Personería y la SDAS habla de 3.454.

    Y en Bogotá, según datos que maneja la SDAS, hay 670.000 menores entre los 0 y 5 años. Niños que, según Jiménez, necesitan "urgentemente que se les garantice su seguridad en todos los aspectos".

    En lo que va corrido del año tres menores han perdido la vida en jardines infantiles de la ciudad: Mariana Novoa, de 2 años, que se ahogó en la piscina del jardín Froggies; un menor que falleció porque, al parecer se ahogó con la leche de su tetero, y otro, en un jardín de Ciudad Bolívar, que se cayó de un camarote. Aunque, según la historia clínica, no murió del golpe sino de una infección pulmonar contraída con anterioridad.

    En este aspecto, otro ente preocupado por la falta de legislación y por la demora en el trámite de legalización es la Personería Distrital.

    Ruth Montoya, personera Delegada del Sector Social, manfiesta que las quejas que se reciben en la institución sobre jardines infantiles van desde que los niños, por falta de espacio, deben comer al lado de los baños, hasta casos más dramáticos, como el de los cuatro menores del jardín Traviesitos que llegaron a un centro hospitalario, en diferentes días, con señales de intento de estrangulación (tres) y uno con una cortada en el cuello de 10,6 centímetros de largo por dos de profundidad.

    Según Montoya, "el jardín infantil se cerró y hasta donde hemos podido establecer, sus propietarios no han abierto otro centro".

    Y mientras la ciudad pone orden en este tema, Olga Isaza, secretaria de Acción Social, pide "denunciar a la más mínima irregularidad". Finalmente, la vida de los niños está en juego.

    Para los papás
    Antes de ingresar a su hijo a un jardín infantil, recuerde:
    Busque varias opciones y solicite a sus directivas toda la documentación del establecimiento: licencia de funcionamiento y de Cámara de Comercio, así como certificados de entidades como Bomberos y Alcaldía Menor.

    Para mayor seguridad, visite el Cadel de su localidad y cerciórese de que allí se tenga conocimiento sobre el jardín infantil que ha escogido para su hijo.

    Recorra el lugar. Mire los salones, los baños (que estén separados los que usan los menores y los de los adultos), el patio, la escalera (o rampa), la cocina (si tiene servicio de alimentación), las ventanas y las columnas. Verifique los juegos del patio (si los hay). Nada sobra en la seguridad para su hijo.

    Pida la documentación sobre la profesora o profesor que estará a cargo de su niño, como recomendaciones y diplomas. Es muy importante, además, que le tenga confianza a esa persona.

    ¿Qué deben tener los jardines?
    No pueden estar ubicados en sitios de riesgo, como cerca de grandes avenidas.

    Los espacios deben tener dos metros cuadrados por cada niño que se atienda.

    La edificación en la que funcione deberá tener un patio interior o estar cerca de un parque o zona verde para recreo.

    Las escaleras deberán tener pasamanos y protección de acceso.
    Es preferible que haya rampas.

    Niños de párvulos, prejardin y jardín deberán estar siempre en el primer piso.

    Por cada 20 niños deberá haber un licenciado en pedagogía infantil, licenciado en preescolar o un tecnólogo en preescolar.

    Por lo menos una persona que trabaje en el jardín deberá hacer un curso de primeros auxilios.

    El Jardín deberá estar en contacto con la alcaldía local, hospitales, estación de policía y bomberos de su zona.

    167.500 niños entre los 0 y los 5 años son atendidos diariamente en los 240 jardines del SDAS y los 198 del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

    72 los jardines infantiles de la Secretaría Distrital de Acción Social que en este momento se encuentran en adecuación de sus instalaciones para cumplir con las normas del decreto.