Origen de Publicacion: Nacional
Origen de la Noticia: Bogotá D.C

Condicion de la Noticia: Positiva
Medio que Publica:EL NUEVO SIGLO
Tema Estrategico: Acceso a la educación de la población vulnerable

MUJERES CABEZA DE FAMILIA NO ESTÁN SOLAS por Claudia Rodriguez de Castellanos


    Página 14A
    Opinión

    La Ley 82 de 1993, de la cual fui autora, ha significado un gran avance para las mujeres cabeza de familia, en virtud de haberse convertido en instrumento de desarrollo legal para favorecerlas.

    Sin embargo, estas mujeres continúan experimentando condiciones de desequilibrio en aspectos como salud, empleo y educación.

    En su gran mayoría, las mujeres cabeza de familia sobreviven de manera precaria, debido, entre otros, a la ausencia de instrumentos que permitan cuantificar y cualificar la especificidad de sus necesidades, unido ello, a su bajo nivel educativo y su alejamiento de una economía que las beneficie con herramientas productivas concretas.

    Este hecho evidencia la feminización de la pobreza en cabeza de las jefas de hogar, tema que ha generado debate y polémica ya que son ellas las que acusan mayor atención en razón a la especificidad de sus problemas, que se tornan más vulnerables cuando, además de ser pobres, sólo cuentan con un adulto en capacidad de proveer económicamente.

    Es deber del legislador, propender porque las poblaciones vulnerables sean elevadas, no sólo desde la ley, sino desde los operadores de la misma, en niveles de competitividad y productividad adecuados.

    Por ello, he presentado un proyecto de ley que conlleva fundamentalmente a fortalecer los derechos económicos, sociales y culturales para las mujeres cabeza de familia, reconociendo el surgimiento de la jefatura femenina como factor de preponderancia social a fin de sustraerla del marco de la feminización de la pobreza y transformarla en procesos productivos y competitivos que le generen trabajo, empleabilidad y acceso a líneas de crédito especiales, que las beneficien.

    Esta propuesta va encaminada a apoyar el desarrollo de planes de acción y de incentivos concretos que favorezcan a la mujer cabeza de familia de manera concreta tales como: acceso a programas básicos de educación, brindando prioridad a la mujer cabeza de familia y sus especiales condiciones en nivel de los entes territoriales bajo la dirección del Ministerio de Educación.

    Asimismo, establecer que todo proceso productivo en cuánto a trabajo, empleabilidad y acceso a crédito se refiera, prefiera la vinculación como beneficiarias a las mujeres cabeza de familia.

    Los hogares con jefatura femenina están en constante crecimiento y vulnerabilidad en nuestro país, por ello, extiendo una amplia invitación a estas valientes mujeres y sus organizaciones, para que incidan directamente en la formulación de esta reforma a la ley y reconstruyamos así un escenario económico, social y cultural seguro para ellas y para sus generaciones. *Senadora de la República.