Origen de Publicacion: Regional

Condicion de la Noticia: Seguimiento
Medio que Publica:LA LIBERTAD
Tema Estrategico: Planes de mejoramiento y aprendizaje de experiencias exitosas

EDUCAR Y APRENDER A CONVIVIR EN ARMONÍA CON LOS MENORES POR: BENIGNO DÍAZ PEDROZO


    Página Internet
    Editorial

    Es fundamental y es un gran compromiso de educar a los niños para encontrar en ellos una receptividad más adelante. Esto implica que sean unos buenos ciudadanos útiles a la sociedad, es decir, esta educación tiene que iniciarse en la casa, en su cuidado personal, en la mesa; en las visitas, en el barrio, en el colegio, en las reuniones familiares, en el espacio público, en las vacaciones y en general en todos los sitios de la ciudad.

    En el menor se tiene que tener en cuenta un tipo de educación especial que tiene que ver con la ética y valores para que vayan interiorizando estas categorías en sus acciones cotidianas.

    Es pertinente que los padres desde el hogar se conviertan en maestros para guiar el proceso de formación de sus hijos, para que exista una convivencia y una armonía positiva que se refleje en todas partes. Y son ellos los que deben elaborar un manual de convivencia desde su casa que debe contener en otros aspectos los siguientes: saludar en las mañanas dando los buenos días, las buenas noches, además interesarnos por la salud de las personas con quien convivimos, ayudar a nuestros familiares de edad avanzada, mantener una rutina de aseo doméstico como barrer, limpiar, lavar y mantener todo en perfecto orden, no discutir o pelearse delante de personas extrañas o visitantes; ver televisión y escuchar música de forma que no molestemos a las demás personas que conviven con nosotros, si compartimos el cuarto, evitar despertar a la otra persona cuando nos acostamos o nos levantamos.

    En el cuidado personal, el respeto y la estimación que sentimos por nosotros en parte se refleja con nuestro cuidado personal, en el aseo e higiene diario, el cultivo permanente de nuestras facultades intelectuales, el crecimiento a nivel espiritual y humano, el conocimiento de nuestros deberes y derechos como ciudadanos y un adecuado régimen de ejercido y alimentación.

    - Etica y valores
    En la mesa es otro espacio que merece una atención adecuada de mucho respeto y responsabilidad, porque allí pasamos buena parte de nuestra vida alrededor de la mesa. Cuando comemos en nuestra casa, con nuestros amigos, en el colegio, cuando celebramos en asados, restaurantes elegantes e informales, en las cuales debemos sentarnos a una distancia apropiada de la mesa, ni muy lejos, ni muy cerca de ella para poder movernos con naturalidad, usar servilletas, cortar la comida por porciones pequeñas, calcular la cantidad de comida que vamos a consumir.

    En las visitas es otro escenario, donde se deben practicar algunas consideraciones positivas, que por medio de ellas demostramos nuestro interés, los sentimientos de solidaridad que nos inspiran los diferentes sucesos que tienen lugar en la vida de las personas que nos interesan, y los ayudan a estrechar los lazos que nos unen a ellos. Las visitas son expresiones de cariño y cortesía cuando se hacen de manera adecuada. En el barrio, que es el sitio donde vivimos y compartimos con los familiares y comunidad y que lo podemos definir como una forma de comunidad formado por un grupo de familias que comparten un determinado sector de una población o una ciudad. Es importante seguir determinadas normas basadas en el respeto, la tolerancia y el bienestar de todos. En este sector debemos cumplir algunos deberes ciudadanos como: cuidar las instalaciones del barrio como zonas verdes, el salón comunal, el parque, los teléfonos públicos, la iglesia, calles; ser amables y tolerantes con las familias de nuestra comunidad, de razas, de culturas, religión, etc.; avisar a las autoridades los problemas del barrio, pagar oportunamente nuestras obligaciones de administración, preocuparnos por mantener nuestro apartamento o casa en buen estado.

    En el colegio, en la infancia y adolescencia, uno de los lugares que más frecuentamos es el colegio, es allí donde empezamos a experimentar gran cantidad de situaciones nuevas que son definitivas, no solo en nuestra formación académica, sino en nuestro desarrollo personal. El colegio es un verdadero laboratorio de convivencia, allí se refuerzan los valores y los principios éticos de los pequeños ciudadanos. En los colegios existen manuales de convivencia ciudadanos que fomentan en el niño principios de formación ciudadana.

    Los espacios públicos, además de los lugares donde se desarrollan espectáculos al aire libre como estadios, parques de diversiones, calles, andenes, plazas, carreteras, todos ellos debemos cuidarlos.

    A manera de conclusión podemos expresar que en todos estos lugares se pueden realizar procesos educativos que apunten a la formación de un niño, donde la ética y los valores sean los elementos que eduquen a este ciudadano, para encontrar en él una respuesta positiva, que implique vivir en armonía, donde se observe el tipo de enseñanza recibida, para aprender a convivir en armonía en todos estos lugares y sean unos dignos ciudadanos los niños.