No.55 - Miércoles, 24 de octubre, 2007
Voces
"Educación disminuye probabilidades de pobreza”


Simone Cecchini, oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social, CEPAL

Durante el panel Política Pública: La Educación como base para la competitividad, en el marco del Seminario Internacional Pertinencia de la Educación: La Educación para la Competitividad, que se desarrolla hasta el jueves 25 de octubre en la Universidad Externado de Colombia, Simone Cecchini, oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, expresó que los mayores niveles de educación contribuyen a elevar los índices de productividad y éstos, a su vez, a aumentar la competitividad de las personas y los países, disminuyendo los niveles de pobreza y desigualdad.

Cecchini resaltó cómo vinculación del sector productivo a la academia contribuye a disminuir los índices de pobreza y desigualdad. Para lograrlo recomienda fomentar los programas técnicos y tecnológicos e iniciar la formación superior desde la educación media, ya esto facilita una aproximación a los entornos laborales.

"Es importante articular la academia con el sector productivo; es necesario que los estudiantes tengan la esperanza de que cuando se gradúen encuentren posibilidades de trabajo. Por eso es fundamental que las empresas trabajen en compañía de la educación", señaló Simone Cecchini.

El panelista llamó la atención sobre la necesidad de educar para aprender a trabajar en equipo y desempeñarse como profesionales autónomos, temas que a los que no se les da la trascendencia debida.

Los países de América Latina y el Caribe han invertido recursos financieros en la universalización de la primaria, logrando un aumento en la cobertura del 8% durante este año, a diferencia de 2002, que aumentó un 5%. Aunque se ha registrado mejoría en estos índices, Cecchini advierte que aún están lejos de lograr una cobertura satisfactoria. El oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social de la CEPAL recomendó a los países en vía de desarrollo centrar todos los esfuerzos en aumentar la cobertura de la educación básica y media, para tener los cimientos de una formación en educación superior

Así mismo, señaló que América Latina ha realizado esfuerzos por aumentar la cobertura en educación superior, pero todavía subsisten tasas de matrículas del 29%, a diferencia de los países desarrollados, en donde se ubica alrededor del 70%.

Finalmente, puntualizó que la calidad de vida tiene una relación directa con los niveles de formación. Una persona debe tener entre 10 y 14 años de educación formal si se quiere evitar que un país caiga en la pobreza.

“La educación disminuye las probabilidades de pobreza”