En Sincelejo se está educando para la excelencia
Jueves, 04 de Octubre de 2007Con la modernización del colegio José Ignacio López el sentido de pertenencia ha renacido.


La sistematización es la mejor amiga de la gestión escolar. Así se demuestra en el colegio José Ignacio López, del municipio de Sincelejo (Sucre), donde cada dato, evento, cifra y proceso se encuentra actualizado y ordenado en una base de datos. Esta estrategia ha convertido a la institución en un modelo regional y nacional de gestión escolar.

Hasta hace un par de año, el José Ignacio López sólo ofrecía un programa académico nocturno. Sus profesores no mostraban interés ni compromiso por la institución, los estudiantes dejaban de asistir a clase y los padres de familia no hacían nada para remediar la situación de sus hijos. La infraestructura del colegio, por otro lado, estaba en completo abandono.

Dada esta realidad, las directivas del colegio emprendieron la iniciativa "Proyecto de modernización institucional: hacia una gestión con calidad". Como primer paso, realizaron un diagnóstico integral, que involucraba la evaluación de cada aspecto del colegio, desde su infraestructura hasta su pedagogía y administración.

A partir de esta autoevaluación, las directivas desarrollaron toda una serie de acciones para contrarrestar las deficiencias que la institución presentaba. Para Jorge Sánchez, gerente del proyecto de modernización del colegio, la clave fue retomar el compromiso de toda la comunidad hacia el mejoramiento, y el liderazgo de profesores y directivas dentro de la institución.

El José Ignacio López tiene hoy una cara distinta. Su infraestructura está renovada, con salones pintados y llenos de color. Los estudiantes van a clases con el mayor de los ánimos. Los profesores sienten como suyo el colegio y proponen nuevas formas de enseñanza. "Ahora hay sentido de pertenencia", comenta Sánchez.

Hoy en día, la institución ofrece siete programas educativos de preescolar, primaria, secundaria y media. En este año se graduará la primera promoción de bachilleres de la jornada de la mañana. Así mismo, tiene un sistema de alfabetización para los adultos de la región.

Cuenta también con una sala de informática con 25 computadores actualizados, entregados por los programas Computadores para Educar y Compartel. Y todos sus procesos, desde la contaduría, el inventario y las finanzas, hasta los programas pedagógicos y eventos escolares, están sistematizados en una base de datos que permite prever los recursos, tiempo y actividades pertinentes.

El sistema de evaluación de los estudiantes, por otro lado, ha cambiado para desarrollar las competencias en los niños. Según Sánchez, las evaluaciones, basadas en una lectura y que se desarrollan como las Pruebas de Estado ICFES, obligan al estudiante a poner en práctica ese conocimiento que adquirió en el salón de clase. Los padres de familia, a cambio, reciben un completo informe sobre el desempeño de sus hijos, en donde no se les clasifica con un desempeño Bueno o Insuficiente, sino que se les analiza de forma integral en lo disciplinario y académico. "Es analizar la formación del niño como persona", comenta Sánchez.

Este modelo de gestión escolar, que atraviesa lo directivo, administrativo y financiero, académico y comunitario, ha sido el ejemplo a seguir de varias instituciones educativas. Por eso, tiene su puesto asegurado en el Foro Educativo Nacional de Gestión Educativa 2007, que se está desarrollando en Bogotá entre el 2 y 4 de octubre.

En Sincelejo se está educando para la excelencia, José Ignacio López, Proyecto de modernización institucional: hacia una gestión con calidad