Inicio
CVNE
Centro Virtual de Noticias de Educación
PRODUCTOS Y SERVICIOS
Agenda Educativa
Observatorio de medios

Encuentre el monitoreo de las principales noticias sobre educación. leer más...

CVNE
Centro Virtual de Noticias de Educación
Colombia con recurrentes desastres naturales y víctimas invisibles
Actualizado el 15 de Diciembre de 2006

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja presento su Informe Mundial de Desastres. El 2005 fue el año con más emergencias y ayuda humanitaria, pero con más víctimas en la sombra.

El año pasado 1.101.315 personas resultaron afectadas por desastres naturales en Colombia, cifra que duplica el promedio de víctimas en los últimos cinco años. Según la Cruz Roja Colombiana, 231 habitantes perdieron la vida, 663 resultaron heridos, 12.329 familias perdieron la totalidad de sus viviendas y 50.439 más, de forma parcial.

Las cifras, reveladas por la Cruz Roja durante la presentación del Informe Mundial de Desastres, no incluyen las emergencias causadas por el Volcán Galeras. Y aunque en lo corrido del 2006 el número es menor (646.625 afectados), la situación preocupa cuando en Colombia hay 500 mil familias viviendo en zonas de alto riesgo.

Para Walter Cotte, director general de Socorro Regional de la Cruz Roja Colombiana, algunos de los riesgos y emergencias que tienen estas familias "son desconocidos, inexistentes o con soluciones de corto plazo y no concretas".

"Es importante que no abandonemos las victimas que no tienen visibilidad", agregó Cotte durante la entrega del Informe Mundial de Desastres 2006 que este 14 de diciembre presentó la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en el que destaca el aumento de la ayuda humanitaria en el mundo.

El año con más ayuda humanitaria
El 2005 fue el año con más desastres naturales y con el mayor monto de recursos destinados en ayuda humanitaria, superior a cualquier otro año. 17 mil millones de dólares sumaron las donaciones hechas por particulares y gobiernos para atender, entre otras emergencias, las del tsunami en el Océano Indico, el terremoto en Asia meridional y los huracanes en las costas estadounidenses y del Golfo de México.

Pero, a pesar de la gran ayuda humanitaria del 2005, fueron esas 'pequeñas emergencias' las que más se vieron afectadas. La atención mundial que concentraron los desastres más importantes del año pusieron en la sombra aquellos que no fueron ampliamente difundidos por los medios o que a simple vista no tienen tanto impacto.

Es así como mientras en el tsunami de destinaron 1.241 dólares por damnificado, en otras emergencias como la de Nepal (mortalidad materna y neonatal que cobra 25 veces más vidas que un conflicto armado) o Malawi (hambruna), solo se contó con 27 dólares por víctima.

"Tenemos mucha ayuda para algunos desastres, pero poca para otros", aseguró Walter Cotte, que durante la presentación del informe llamó la atención sobre este fenómeno.

Por ejemplo, de nuevo quedó demostrado que la prensa ejerce una influencia importante a la hora no solo de conseguir la ayuda humanita, sino del monto económico de la misma.

"El terremoto de Asia meridional tuvo una cobertura de 86 minutos en los canales de televisión estadounidenses y se recaudaron más de 300 millones de dólares para los beneficiarios. En cambio, Somalia y Cote d'Ivoire no tuvieron cobertura alguna y solo se recaudaron, respectivamente, 53 y 27 dólares por beneficiario", contempla el informe de la Cruz Roja.

Crisis inexistentes
La agencia humanitaria llamó la atención sobre la necesidad de no solo ayudar, sino prevenir aquellas emergencias que aunque se presentan en pequeñas proporciones, al sumarlas, sus efectos son igual o más dramáticos que un desastre de gran magnitud.

La Cruz Roja Colombiana resaltó en Colombia dos ejemplos, para ellos importante. El primero está en la Comunidad de Playita. Allí habita una comunidad indígena conformada por 29 familias Embera Dóvida o Embera, afectadas social, cultural y económicamente por los enfrentamientos en las áreas rurales de Bojayá, en el 2003.

Es el mismo lugar en donde se registraron suicidios de jóvenes de estas comunidades por efectos del conflicto. Allí, según Cotte, aunque la Cruz Roja ha hecho presencia, los proyectos para el desarrollo de esta comunidad son de corto plazo y su vulnerabilidad está presente.

Otra, es la comunidad de Villa de Campo Alegre, en La Guajira. 300 familias, de ellas 700 niños y 1.500 adultos viven en condiciones precarias y de extrema pobreza, muchas de ellas de la etnia Wayuu. Está ubicada al lado de un eje de desarrollo como la Troncal del Caribe y según la Cruz Roja están a la espera de que llegue nueva ayuda humanitaria.

 

Colombia con recurrentes desastres naturales y víctimas invisibles
Nota: El Centro Virtual de Noticias, CVN del Ministerio de Educación Nacional no se hace responsable de esta información. Este contenido corresponde a un boletín de prensa enviado por Universidad Nacional de Colombia - Bogotá

Este sitio web es propiedad del Ministerio de Educación de Colombia; sin embargo, la información que aquí se publica pertenece a diferentes fuentes del sector educativo. Para la reproducción parcial o total de estas piezas periodísticas se recomienda citar a la fuente.