Origen de Publicacion: Nacional
Origen de la Noticia: Bogotá D.C

Condicion de la Noticia: Alerta
Medio que Publica:EL ESPECTADOR
Tema Estrategico: Observatorio del mercado laboral
GOBIERNO SORTEARÁ CUPOS PARA MÉDICOS RURALES

Página Internet
Universidades

El nerviosismo y preocupación ya comenzó a recorrer los pasillos de las facultades de medicina del país. El exceso de egresados y los limitados cupos para realizar el año rural, requisito indispensable para ejercer la profesión médica, produjeron al fin un colapso que el Gobierno se vio obligado a resolver. Al menos temporalmente.

Este año, los 3.700 estudiantes que se graduarán como médicos tendrán que participar en un sorteo, al estilo baloto, en el que sólo habrá premio para 2.800.

Quienes salgan favorecidos en la rifa podrán llevar a cabo su práctica rural en algún rincón del país, con un salario respetable y la posibilidad de enfrentarse solos a la atención de pacientes y poner en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo de una exigente carrera de seis años.

Los que no obtengan un cupo, se saltarán este paso de su formación y recibirán la tarjeta profesional. El Gobierno se compromete a obviar este requisito que hasta ahora era indispensable y necesario para probarse como médico competente.

"No hay plazas suficientes para tantos egresados", dijo Juan Carlos Trujillo, representante del Ministerio de la Protección Social en el Consejo Nacional Coordinador del Servicio Social Obligatorio, organismo reunido en junio pasado para darle una solución a la problemática de las plazas.

"Esta iniciativa del Ministerio se creó para buscar estrategias que les permitiera a los médicos continuar con su ejercicio profesional y no bloquear el desarrollo de su carrera", explicó Trujillo.

Aunque el sorteo parece ser la respuesta a un difícil problema para las facultades de medicina, la medida ya despertó un fuerte debate: ¿Es en realidad una solución al problema de las plazas rurales o sólo una manera de ocultar la sobreoferta de médicos?

Para Paola Ortiz, médica general y presidenta a nivel nacional de Acome (Asociación Colombiana Médica Estudiantil), el problema principal radica en que se ha incrementado tanto el número de egresados, que esto está afectando no sólo las oportunidades para realizar el rural, sino también la calidad de los médicos por el bajo nivel de exigencia en las facultades.

"A partir de la creación de la Ley 30 se les dio mucho más autonomía a las facultades y a las universidades en Colombia; esta autonomía permitió que cualquier persona jurídica pudiera crear una facultad y casi ninguna está acreditada", explica Paola Ortiz.

Los miembros de la Asociación Colombiana Médica Estudiantil creen que tanto el Ministerio de Educación como el de Protección Social deben articularse e instaurar una medida para controlar la cantidad de estudiantes y buscar una solución real y no limitarse a realizar sorteos.

Si bien el sorteo resuelve algunos vicios que por años se presentaron en la asignación de plazas rurales, como el de "las palancas" necesarias para conseguir un cupo, esta modalidad crea una nueva incertidumbre: ¿qué se pierde en la formación del médico sin el año rural?

"Se está atentando contra la calidad del profesional aumentando las facultades de medicina y disminuyendo la calidad académica", opinó Carlos Pinzón, estudiante de pregrado en medicina de la Universidad del Rosario.

"El sorteo del rural no es justo, ya que es como una lotería y lo que está en juego es la primera práctica laboral. El rural es muy importante como experiencia y como retribución a los años de estudio para que uno se lo gane como si fuera una lotería", plantea Jorge Gómez, estudiante de medicina de la Universidad Javeriana.

Lo cierto es que el próximo 6 de octubre, 3.700 estudiantes de medicina tendrán que confiar su destino a un sorteo en las Secretarías de Salud.

 

GOBIERNO SORTEARÁ CUPOS PARA MÉDICOS RURALES