Contenido principal

Actualizado el 18 de agosto de 2017

alcance plan nacional lectura escritura

Alcance

alcance plan nacional lectura escritura

Es fundamental reconocer que un buen número de las interacciones que los sujetos establecen en su vida social están mediados por su participación en la cultura escrita. Por ello, la escuela, en su interés por formar sujetos que estén en condiciones de participar de manera adecuada en las dinámicas de la vida social (en diversos campos como el político, el cultural y el económico), debe generar situaciones que permitan la vinculación de los estudiantes a la diversidad de prácticas de lectura y escritura y que, además, estén en capacidad de reflexionar y aprender sobre éstas. “Garantizar el acceso de toda la población a la cultura escrita (…) es una responsabilidad de toda la sociedad y una tarea prioritaria de la acción del Estado, como vía de inclusión social y de desarrollo de la ciudadanía”[1].

Al reconocer la brecha existente entre las diferentes regiones, municipios y establecimientos educativos con relación al acceso no homogéneo a la lectura y la escritura, se pone de relieve la necesidad de contar con un Plan Nacional de Lectura y Escritura (PNLE) que responda tanto a los contextos generales como a los específicos, en el marco de sus necesidades y sus posibilidades. Por ello, el Plan cuenta con acciones focalizadas y acciones en el ámbito nacional.

Los beneficiarios finales del PNLE son los estudiantes de los establecimientos educativos. Sin embargo, es importante indicar que los docentes, los directivos, las familias, y las autoridades educativas son los agentes a través de los cuales se podrán lograr los objetivos del Plan, por ello se constituyen también en beneficiarios del mismo.


[1] 1 Cerlalc, OEI, Agenda de políticas públicas de lectura, p. 15. Bogotá, 2004.

alcance plan nacional lectura escritura