09-jun-2010

Familias en Acción

Familias en Acción

Familias en Acción

Familias en Acción es parte de una estrategia que contribuye a cumplir dos de las metas fijadas por el Gobierno para este cuatrienio: reducir la deserción escolar al 5 por ciento y alcanzar coberturas universales en la educación básica.

El programa brinda apoyo directo a la canasta familiar, mediante la entrega de subsidios en educación condicionados a la asistencia regular al colegio. Así, logra que los padres de familia tengan una motivación adicional para apoyar a sus hijos para que continúen con su vida académica.

¿Quiénes se han beneficiado?

Las siguientes tabla presenta el número de estudiantes de 7 a 17 años beneficiados hasta diciembre del 2009 con subsidios educativos del programa Familias en Acción:

Básica Primaria:

Sisben 1 Desplaz. Total
1'190.175 227.298 1'417.473


Básica Secundaria y Media

Sisben 1 Desplaz. Total
1'313.348 190.799 1'504.147

Total Educación

Sisben 1 Desplaz. Total
2'503.523 418.097 2'921.620

Fuente: SIGOB-Base de datos con beneficiarios del programa Familias en Acción. Datos acumulados a diciembre de 2009.

Es importante resaltar que cuando inició el programa en 2002 se beneficiaron 507.062 estudiantes en esos rangos de edad. El número de beneficiarios en estos ocho años aumentó un 476 por ciento.

¿Qué papel cumple el Ministerio de Educación en el programa Familias en Acción?

En este aspecto, el Ministerio de Educación Nacional viene trabajando en el fortalecimiento de los siguientes puntos:
1. Revisión de los sistemas de información para monitorear la población que sea beneficiada por el programa.
2. Gestión, con las secretarías de educación, de las entidades territoriales certificadas. Dicha gestión busca promover el trabajo permanente con los rectores y directivos de los colegios en los cuales se atiende a esta población. El objetivo es garantizar la asistencia regular de los estudiantes beneficiados por el programa Familias en Acción e identificar y atender las alertas de deserción que puedan presentarse con los beneficiados.
3. Institucionalización en los territorios del apoyo que ofrecen las personas encargadas del programa en cada municipio, al identificar la población en edad escolar, joven y adulta iletrada por fuera del sistema, reconocer los posibles beneficiarios del programa en riesgo de desertar y detectar las necesidades educativas en los municipios a partir del trabajo permanente con colegios y comunidades y su conocimiento de la zona.

Se espera que estas necesidades sean informadas a los secretarios responsables de la atención educativa en el respectivo municipio para que sean consideradas dentro del plan educativo territorial.

Familias en Acción