logo Mineducación, Ministerio de Educación Nacional - República de Colombia

Mapa del sitio
 
Facebook   Google+   Twitter   Youtube   RSS   Cvne
Inicio Ministerio La Ministra Normatividad Primera infancia Preescolar, Básica y Media Educación Superior Educación para el trabajo Atención al Ciudadano
 
Buscar
Buscar
Secciones
Pertinencia e identidad, norte para la integración

Diálogo sobre la integración institucional con Francisco Cajiao*, experto en el tema educativo que se ha desempeñado como maestro y rector.

Al Tablero: Hablemos de la integración institucional...

Francisco Cajiao: Bien. Para mí las fusiones son buenas cuando respetan una identidad institucional que se ha ido construyendo en la escuela a lo largo de los años. Es fundamental que los niños y los maestros se sientan dueños, parte de la institución. El sentido de pertenencia es esencial para construir identidades. Las fusiones también son buenas si la gente se propone hacerlas de manera concertada, si se logran fusionar niveles de calidad, en cuanto se produce una integración cultural; cuando hay un manejo pedagógico que se traduce en: "Ahora somos más solidarios, más amigos; vamos a llevar a los niños a la escuela rural para que estén todo el día con los grandes y se fabriquen unos proyectos de hermanos mayores, vamos a las reuniones con los demás profesores del colegio y eso nos ayuda; (la integración) nos permite usar unas canchas a las cuales anteriormente no teníamos acceso, pues no había esas facilidades en la escuela chiquita". Pedagógicamente pienso que la integración es buena si se hace un proceso. Asimismo llamo la atención sobre la necesidad de respetar las direcciones académicas y pedagógicas que resultan adecuadas para las condiciones del lugar.

Ahora, si la fusión se hace por una orden administrativa perentoria, me atrevería a decir que es mala. Es repartir a los niños movilizándolos de una escuela a otra sin ningún tipo de consideración, simplemente para cumplir unas metas de eficiencia

A.T. Igualmente al padre se le debe garantizar la tranquilidad de que su hijo termine quinto y pueda pasar a grado sexto....

F.C. Sí. El sistema, para que lo sea, debe tener un mecanismo que asegure a los niños poder cursar toda su escolaridad. Hay que garantizar las continuidades. Pienso que es bueno que se hagan esos conglomerados a los que he llamado Sistemas Locales de Educación, que no equivalen necesariamente a las fusiones, sino que buscan más las cooperaciones.

A.T. Usted dice que se debe mirar la fusión desde la parte pedagógica y no sólo desde el concepto. En el mismo concepto de la integración hay una serie de acciones pedagógicas que tienen que ver con un Proyecto Educativo Institucional que le permita al sistema superar la alta repitencia. La tarea no sólo es, pues, mantener al niño de grado cero a grado undécimo sino ofrecerle un proyecto educativo articulado.

F.C. Hay que escarbar bien cuáles son las motivaciones centrales de una fusión. Se ha hecho énfasis en lo administrativo, en la eficiencia administrativa y en la reducción de la planta de personal y de costos. No creo que sea positivo fusionar una institución con un PEI basado en Escuela Nueva con otra institución que no lo tiene. Fortalezcamos aquellas integraciones que han funcionado bien. Ahora, porque unas funcionan bien no se puede pretender que ocurra lo mismo en todas. Uno no puede tomar la parte por el todo.

A.T. En el ejercicio de la práctica cotidiana se llega a instituciones, a escuelas muy pequeñas con un nivel de desarrollo muy bajo, en donde la integración ha sido la tabla de salvación. Entonces es posible decir que la integración permite a la institución ser más fuerte integrada que sola...

F.C. Hay que verle las oportunidades a la integración y también aprender a modular. Repito. Si el criterio que guía la fusión es esencialmente pedagógico, tiene una ventaja: da tiempo para que madure y entonces la integración ya no se hace exclusivamente entre escuelas. Conozco programas que tratan de integrar instituciones también con el entorno. Esa es la construcción de identidad. Al fusionar con el criterio de que hay que mostrar resultados, entendido como reducción de gastos, se atropella a mucha gente, a gente débil.

A.T. Con la fusión también se buscan unas condiciones mínimas que le permitan a las instituciones educativas funcionar mejor. Algunas, que ya cumplían con esto, se han dejado tal cual. En Bogotá, por ejemplo, 163 instituciones no se tocaron...

F.C. La modulación es el criterio. El asunto es cómo se pone en práctica y qué tipo de recomendaciones hay para esa puesta en práctica. No hay que olvidar que Bogotá, antes de iniciar las fusiones, tenía un camino recorrido. Es indispensable hacer bien el diagnóstico pues un mal diagnóstico produce un mal remedio.

A.T. La necesidad de una organización administrativa también es uno de los principios que permea la integración...

F.C. Esa es una opción, una de muchas posibilidades. Por ejemplo, uno podría pensar en que existan centros administrativos locales, como unidades administradoras que manejen escuelas independientes. Poner como regla general y universal fusionar administrativamente, es decir, que 10 se vuelvan 1, no es la solución. Estoy de acuerdo en que exista un colegio que tenga varios locales, siempre y cuando este hecho se realice con un proceso pedagógico.

A.T.: Desde el punto de vista de la integración institucional, ¿qué recomendaría para que las instituciones mejoren administrativamente?

FC: Un colegio tiene dos grandes componentes, de gestión humana y de gestión administrativa. El primero implica educar a los niños; se habla de un gerente educador y eso significa que debe tener en cuenta la convivencia, el respeto, la amistad, el desarrollo de los valores y que los niños, además, aprendan. El segundo componente es el de gestión administrativa, que conlleva el manejo del curso, la infraestructura, su mantenimiento, el control de gastos... Pienso que para ciertos sitios es preferible tener una unidad administradora central. Por ejemplo, una ciudad pequeña como Girón, en donde hay una oficina de apoyo administrativo para ocho colegios que son independientes académicamente. Incluso voy más lejos: esas unidades administrativas pueden ser manejadas por la empresa privada; es la administración con unos buenos criterios de gestión, sin necesidad de privatizar las instituciones como tales.

A.T. En un proceso de integración, ¿qué haría usted para fortalecer la comunidad académica?

F.C. Primero necesito que los profesores se sientan valorados. El aprendizaje implica un vínculo organizacional, que la gente esté bien en un buen clima organizacional.

A.T. Suponga que usted acepta ser cabeza de una integración institucional y que le dicen: "Trabajemos sobre estos cuatro puntos: gestión administrativa, gestión académica, gestión con la comunidad y gestión directiva". A su juicio, ¿cuál sería el más relevante?

F.C. El último, que comprende los otros tres. La gestión directiva implica que se tiene que trabajar con la comunidad, la administración y la academia.

A.T. O sea, que el rector tiene que asumir esa comprensión de los tres temas...

F.C. Si uno admite que existe lo comunitario, lo administrativo y lo académico, el rector tiene que asumir un nivel de comprensión.

A.T. Pensando a futuro, ¿cuál es para usted el papel más importante que debería jugar la integración?

F.C. El fortalecimiento de la comunidad académica; son prioritarios los fortalecimientos académico, institucional y humano.

AT: Hay que fomentar el diálogo entre lo pedagógico y lo administrativo...

FC: En general, el mundo educativo está segmentado, incluso en su lenguaje: los administradores hablan un idioma que no entienden los maestros y viceversa. Muchos administradores públicos desconocen el impacto que puede causar una medida administrativa en un proceso de aprendizaje, porque no han tenido experiencia como maestros, y tampoco es fácil para muchos docentes comprender ciertas decisiones administrativas por carecer de responsabilidades en este campo.

A.T. ¿Qué otras sugerencias tiene para el proceso de integración?

F.C. Se necesita investigación para medir los efectos de la integración; mirar cómo se interpreta la norma de la fusión; analizar qué tan conveniente es la mezcla de niños con adolescentes; hacer un buen diagnóstico, observar variantes. Explicar la manera pedagógica de hacer las cosas. Argumentar. Hablar de instituciones y también de personas. Lo principal es que el niño esté contento en la escuela, porque un niño contento aprende más. Es buena una fusión que contribuye a que los maestros puedan reunirse a trabajar mejor con los niños, a que las universidades lleguen para elevar promedios, a que los vecinos se interesen en apoyar al colegio.... Busquemos el intercambio de experiencias, la integración de las escuelas a la comunidad. Una escuela tiene identidad porque está constituida sobre el concepto de comunidad educativa. El mundo contemporáneo requiere cada vez más una construcción de conocimiento compartido.

* Durante más de 25 años, Francisco Cajiao ha trabajado en varias instituciones como las Universidades Pedagógica y Distrital. Actualmente es uno de los columnistas más leídos en el paí

Pertinencia e identidad, norte para la integración
Página Principal
Altablero No. 21, JUNIO 2003
Debate
Pertinencia e identidad, norte para la integración
Colombia AprendeICFESAnticorrupcion HomeColombia es PasiónTextos EscolaresGobierno en LíneaComputadores para EducarAudiencias PúblicasCentro Virtual de NoticiasICETEX

Contáctenos . Línea gratuita fuera de Bogotá: 01 - 8000 - 910122. Línea gratuita Bogotá +57 (1) 2220206. Conmutador: +57 (1) 2222800. Fax: +57 (1) 2224953 . Chat de atención al ciudadano . Lunes a viernes de 8:30 a.m. a 9:30 a.m. Dirección Ministerio de Educación: Calle 43 No. 57 - 14. Centro Administrativo Nacional, CAN, Bogotá. Horario de atención: Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. NIT 899999001-7. Términos y condiciones de uso . Código Postal para la República de Colombia: 111321