logo Mineducación, Ministerio de Educación Nacional - República de Colombia

Mapa del sitio
 
Facebook   Google+   Twitter   Youtube   RSS   Cvne
Inicio Ministerio La Ministra Normatividad Primera infancia Preescolar, Básica y Media Educación Superior Educación para el trabajo Atención al Ciudadano
 
Buscar
Buscar
Secciones
El ideal educativo del nuevo siglo

Cuando tenemos la oportunidad de conversar con nuestros abuelos, casi siempre terminamos discutiendo sobre las profundas transformaciones del mundo que ellos y su generación han tenido la oportunidad de ver y vivir.

Desde principios del siglo XX hasta el momento, han sucedido dos guerras mundiales, se construyó la bomba atómica y se inició la conquista del espacio. Les tocó la llegada de los primeros automóviles y aviones a las ciudades, la aparición de la televisión y, no hace tanto, la de los computadores, la telefonía celular y los cajeros electrónicos. Todo esto sin mencionar la instauración y la caída del socialismo, el surgimiento de la denominada globalización y la vivencia del conflicto en el país. Los descubrimientos, las nuevas tecnologías, los cambios sociales y políticos han ido transformando, paulatina y radicalmente, las formas de vida de las personas. ¿Qué tipo de educación recibió esa generación en su niñez? ¿Los preparó para los vertiginosos cambios que trajo el siglo pasado?

La reflexión sobre lo que vivieron los abuelos y lo que hemos vivido a lo largo del siglo XX, tal vez es pertinente a la hora de intentar responder sobre cuáles son los conocimientos, las habilidades, los valores y las actitudes que deben desarrollar los niños, niñas y jóvenes que serán los ciudadanos del siglo XXI, y cuáles son, en consecuencia, los retos que se deben asumir en el sistema educativo para la preparación de las nuevas generaciones.

Formación del ciudadano del siglo XXI

Durante el siglo XX la ciencia y la tecnología contribuyeron de manera decisiva a la configuración de una serie de cambios que afectaron el modo de vida de las personas, ampliaron la comprensión del mundo y dieron paso a nuevas formas económicas basadas en el desarrollo del conocimiento.

Reconocer la incidencia de la ciencia y la tecnología en el desenvolvimiento social y económico de las naciones, vuelve prioritaria para el siglo XXI una educación que desarrolle en las personas la capacidad de adquirir y transformar sus conocimientos y destrezas, de potenciar la capacidad de innovar y aplicar los conocimientos en la solución de problemas.

Pero, al mismo tiempo, la educación debe ofrecer herramientas para atender la otra cara del progreso científico y tecnológico: los problemas medio ambientales y las desigualdades sociales.

El horizonte de esta reflexión obliga a pensar sobre cuál es el papel que debe desempeñar la educación en el siglo XXI, para formar ciudadanos competentes, y cómo llevarlo a cabo. Un ejemplo de esto es el trabajo que se adelanta en la UE, haciendo énfasis en la necesidad del aprendizaje permanente y del mejoramiento de las competencias a lo largo de la vida para realizarnos en lo personal, participar en la sociedad y tener éxito en el mundo laboral. ( Ver Ján Figel, sección Otras Miradas )

Formación y competencias

El enfoque de una educación basada en el desarrollo de competencias ha sido una de las estrategias más eficaces para contribuir a enfrentar, desde lo educativo, las exigencias propias del nuevo milenio. Entendidas como los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los valores que se desarrollan en las personas en la interacción con los otros (personas y objetos de conocimiento), son las que les permiten comprender, interactuar y transformar al mundo en el que viven.

Esta noción, que sitúa el aprendizaje en un espacio más amplio que el escolar, concibe la educación como un proceso permanente durante toda la vida y en diferentes espacios vitales. Para el sistema educativo, destaca la importancia de que la función de la escuela debe trascender más allá de dar unos conocimientos hacia el desarrollo de destrezas y habilidades, actitudes y valores que se hagan evidentes en la interacción con otros, en contextos específicos.

Cuando estaba por terminar el siglo XX se publicó La educación encierra un tesoro, informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, presidida por Jacques Delors, según el cual la educación se debe dirigir, de manera prioritaria, al desarrollo de cuatro capacidades básicas: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser.

Aprender a conocer implica que la educación debe estar centrada en lograr que los niños, niñas y jóvenes adquieran los conocimientos propios de las disciplinas, pero que además puedan buscar información, evaluarla críticamente, transformarla, producir nueva información que responda a sus necesidades y contextos. También, que aprendan a valorar la existencia de diferentes tipos de conocimientos, compartir la información, utilizar herramientas conceptuales, actitudinales y tecnológicas para el conocimiento, y desarrollar valores.

Por otro lado, y de manera indisociable a la anterior, se requiere que los estudiantes aprendan a hacer, es decir, que desarrollen las destrezas y habilidades necesarias para usar la información y los conocimientos que han adquirido, en la resolución de problemas, en la construcción de objetos, en el desarrollo de proyectos individuales y colectivos que respondan a las demandas y retos del contexto en el que viven. Esto exige construir una institución educativa que sea percibida como interesante y útil por los niños, las niñas, los jóvenes y sus familias.

Las dos competencias generales, aprender a conocer y aprender a hacer en contexto, no pueden pensarse aisladas de aprender a vivir juntos (aprender a vivir con otros) y aprender a ser. La institución educativa debe brindar herramientas y oportunidades para que los estudiantes aprendan a vivir juntos, a construir consensos, a resolver los conflictos de manera concertada, a escuchar y a negociar con quien piensa de manera distinta, a reconocer la diferencia en un mundo multicultural.
La noción de aprender a vivir con otros implica, igualmente, considerar a quienes viven lejos geográficamente e incluso a los que no han nacido. La idea del desarrollo sustentable, por ejemplo, se basa en poder pensar las repercusiones de nuestras acciones en una sociedad global y para las generaciones futuras.

Finalmente, aprender a ser plantea como reto de la educación el ofrecer a niños., niñas y jóvenes todas las oportunidades posibles para el descubrimiento y la experimentación artística, estética, deportiva, científica, cultural, social, de tal forma que les permita conocerse a sí mismos, reconocer sus potencialidades, descubrir qué desean, permitiéndoles soñar y sentirse parte del mundo. En últimas, debe permitirles el aprender a ser felices.

Proyectos y programas

El Ministerio de Educación Nacional viene adelantando diferentes proyectos para acercar cada vez más la escuela a esta visión de competencias, en el marco de la pertinencia educativa para la innovación, la competitividad y la paz. De esta forma, se acoge lo manifestado por miles de colombianos que intervinieron en las propuestas y decisiones del Plan Decenal 2006-2016.

Ahora bien, ser competitivo también significa desarrollar competencias específicas con miras al proyecto de vida y las oportunidades laborales. En esa dirección, el "Programa de articulación educativa de la educación media con la educación laboral y el mundo del trabajo" constituye el modo de acercar el proyecto de vida de los jóvenes a las necesidades de desarrollo del país. El programa se ejecuta a través de dos estrategias de articulación con el Sena y en alianza con instituciones de educación superior.

A la fecha se han articulado con el Sena 2.473 establecimientos educativos, beneficiando a 294.035 estudiantes de todo el país. Asimismo, mediante el fondo creado para promover la articulación de la educación media con la educación superior se han beneficiado 8.838 estudiantes de los grados 10° y 11°, en 208 instituciones de educación media articuladas con 31 instituciones de educación superior a través de 110 programas técnicos profesionales.

Por otra parte, el mundo de hoy, interconectado y sin fronteras, exige el desarrollo de la competencia comunicativa en una segunda lengua. Así se amplía la cultura, el conocimiento y las posibilidades de educación, entre otros aspectos. Tener acceso a otra lengua multiplica las posibilidades de acceder al conocimiento, brinda mayor capacidad de entender los fenómenos que están sucediendo en otras partes del mundo y sensibiliza en materia cultural sobre diferentes cosmovisiones. La Revolución Educativa impulsa el bilingüismo en todas las instituciones educativas públicas y privadas del país, de modo que los estudiantes tengan un mejor conocimiento del inglés a fin de desempeñarse con solvencia en un mundo que así lo demanda.

El "Programa Nacional de Bilingüismo" ha establecido estrategias de formación para docentes de inglés en servicio y mejorar sus competencias comunicativas. Con el fin de conocer los niveles de lengua de los docentes y vincularlos en procesos de formación, 12.780 de los 15.000 docentes de inglés del sector oficial han sido evaluados. De ellos, 2.518 docentes han sido formados en nivel B1 de inglés y 3.520 en el nivel B2, para un total de 6.038 docentes formados. Igualmente, la oferta de formación virtual en inglés para docentes se ha fortalecido por medio de dos cursos virtuales, con 487 docentes matriculados. Se tienen publicados más de 800 contenidos en el Portal Colombia Aprende ( www.colombiaaprende.edu.co ), para el aprendizaje y la enseñanza del inglés como lengua extranjera. Adicionalmente, 400.000 estudiantes adelantan cursos virtuales en el Sena en todo el país.

Con la implementación del "Programa de Uso y apropiación de MTIC", se ha respondido a la necesidad de fortalecer el manejo y conocimiento en este campo para responder a las exigencias globales y de país. Con su estrategia de formación, se ha logrado que el 67% de los docentes tenga una formación básica en las tecnologías y el 32% en su uso pedagógico en el aula de clase.

El Portal Educativo Colombia Aprende se ha convertido en el principal punto de encuentro virtual de la comunidad educativa y registra un promedio de un millón de visitas mensuales. Como herramienta educativa, el Portal cuenta con más de 25.000 contenidos educativos y objetos de aprendizaje para todas las áreas del conocimiento y todos los niveles; tiene espacios de colaboración para el desarrollo de proyectos pedagógicos y para la participación en redes y comunidades de aprendizaje, con herramientas para el diseño de modelos didácticos para innovar en el aula, bancos de mejores prácticas innovadoras para el desarrollo de competencias, y aulas virtuales para la formación permanente. Igualmente con el programa de MTIC se han consolidado redes de educación Básica y Superior, que buscan acceder al conocimiento y la información que ofrece el mundo globalizado. En Renata están conectadas 85 instituciones de educación superior.

En conectividad el Ministerio de Educación, en asocio con el Ministerio de Comunicaciones, las secretarias de Educación está trabajando en el proyecto de Conexión Total, con el que se espera que en 2009, el 79% de la matricula de educación básica tenga acceso a computadores con conectividad a internet.

Otro esfuerzo en formación es el que se lleva a cabo con los docentes en cuanto a didácticas que promuevan el desarrollo de competencias, a través de proyectos como: Historia Hoy: aprendiendo con el bicentenario; Expediciones Botánicas siglo XXI, y el Concurso nacional de cuento, entre otros, en donde se conjugan con proyectos locales, regionales y nacionales. De manera directa se ha llegado a más de 116.000 docentes y directivos docentes.

En cuanto a la educación superior y con el fin de apoyar la formación para la innovación y la competitividad, se ha puesto especial atención a la oferta educativa regional. Con los programas técnicos y tecnológicos por ciclos y los programas virtuales se ha ampliado la oferta y el acceso a una educación de calidad en las diferentes instituciones de educación superior.

En estos cuatro años se han creado 199 programas, resultado de 36 alianzas entre las instituciones de educación superior y las de educación media, el sector productivo y 25 gobiernos departamentales y municipales. Se ha generado una oferta educativa técnica-profesional y tecnológica acorde con las necesidades productivas del país; asegurando ambientes de aprendizaje de calidad; con capacidad de innovación y con impacto directo sobre el desarrollo de sectores considerados estratégicos.

Estos esfuerzos han sido complementados y orientados a través de la valiosa información que hoy le ofrece al sistema educativo, el Observatorio Laboral para la Educación. (Ver sección Por Colombia). Otros temas son: internacionalización en los procesos de docencia, investigación y extensión en las IES. En reconocimiento mutuo de títulos se tienen a la fecha acuerdos con Argentina y México, y para 2009 se negocia con Chile y España; un tema adicional es el eslabonamiento y apoyo de la investigación a lo largo del sistema educativo.

Todos estos cambios y esfuerzos representan una manera de ofrecer al país y a sus ciudadanos una educación pertinente para los desafíos de la sociedad del siglo XXI.

El ideal educativo del nuevo siglo, altablero,
Página Principal
Altablero No. 52, SEPTIEMBRE - OCTUBRE 2009
De Coyuntura
El ideal educativo del nuevo siglo
Pertinencia de la educación: ¿pertinente con qué?
Colombia AprendeICFESAnticorrupcion HomeColombia es PasiónTextos EscolaresGobierno en LíneaComputadores para EducarAudiencias PúblicasCentro Virtual de NoticiasICETEX

Contáctenos . Línea gratuita fuera de Bogotá: 01 - 8000 - 910122. Línea gratuita Bogotá +57 (1) 2220206. Conmutador: +57 (1) 2222800. Fax: +57 (1) 2224953 . Chat de atención al ciudadano . Lunes a viernes de 8:30 a.m. a 9:30 a.m. Dirección Ministerio de Educación: Calle 43 No. 57 - 14. Centro Administrativo Nacional, CAN, Bogotá. Horario de atención: Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. NIT 899999001-7. Términos y condiciones de uso . Código Postal para la República de Colombia: 111321